Publicidad

EJERCICIO

Estos son los 4 errores más comunes que no permiten bajar la panza aunque hagas abdominales

Tener los abdominales marcados es la ambición de muchas personas, pero hay ciertas equivocaciones frecuentes que lo impiden.

Compartir esta noticia
Ejercicio físico, abdominales. Foto: Unsplash

Tonificar el abdomen, disminuir la panza, reducir el riesgo de enfermedades metabólicas, lucir un físico similar al de figuras como Cristiano Ronaldo o Jennifer Lopez. Estas son algunas de las motivaciones que se repiten en los consultorios de los médicos deportólogos o en conversaciones con unentrenador físico en el gimnasio respecto del ideal abdominal que se busca alcanzar.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, los interesados se motivan con conseguir unos abdominales perfectos y, con el tiempo, se dan cuenta de que pasan los días y las sesiones de ejercicio y no ven resultados: la zona no se aplana y tampoco disminuye la panza. ¿Las causas? Esta es la pregunta del millón, muchas personas no logran entender por qué la rutina de ejercicios abdominales no tiene el efecto deseado.

No obstante, según explica Santiago Kweitel, médico pediatra, deportólogo y director de la Diplomatura en Medicina Deportiva Pediátrica de la Universidad Favaloro, el que no se defina esta zona del abdomen no tiene que ver con un problema en particular, sino con una multiplicidad de factores.

El profesional destaca que hay ciertas equivocaciones que se repiten en el momento de hacer ejercicios para trabajar los abdominales y que es necesario conocerlos para evitar errores a futuro y poder lograr los objetivos deseados.

Errores más comunes al hacer abdominales

1. Hacer siempre ejercicios que involucren el psoas ilíaco

Uno de los errores más frecuentes es hacer siempre ejercicios que involucren el psoas ilíaco: ejercicios que impliquen la exigencia de esta parte del cuerpo son los abdominales bisagra o “en V” y aquellos que son movimientos y elevación de piernas.

“Hipertrofiar este músculo por demás puede traer cambios posturales porque es el encargado de motivar movimientos como caminar/correr y flexionar la cadera”, explica el profesor de educación físca, Luciano Aguilera.

El experto añade que una alternativa es variar los movimientos y poner las rodillas a 90° en distintos ejercicios abdominales para bloquear el psoas y lograr trabajar el resto de músculos que componen el abdomen.

2. Hacer rotaciones con el tronco en los ejercicios de oblicuos

Otro error es hacer rotaciones con el tronco en los ejercicios de oblicuos. “Cuando trabajamos los oblicuos hay que evitar a toda costa que las rotaciones partan del tronco”, dice Aguilera. Esto se recomienda porque la columna no está preparada para hacer giros en sí y se puede dañar con algún mal movimiento.

Para prevenir esta equivocación, los expertos recomiendan hacer ejercicios de tipo mountain climbers cruzando levemente las piernas y procurando que el tronco se mantenga lo más derecho posible o que su movimiento sea mínimo.

3. Creer que hay más efectividad si se hacen cientos de abdominales

Suele creerse que hay más efectividad si se hacen cientos de abdominales, pero “tener los abdominales perfectos no ocurre solo haciendo estos ejercicios, sino que hay que agregarle otros elementos como el entrenamiento cardio, el de fuerza y, sin lugar a dudas, tener una alimentación saludable”, enfatiza Kweitel.

Según el profesional, hacer todas esas cosas en conjunto puede hacer que el abdomen llegue a lucirse más plano. “No te podés poner como objetivo tener el físico o la plancha de abdominales de un deportista de elite porque la población en general no es atleta de alto rendimiento y después cuando se dan cuenta de esto aparece una gran frustración por no alcanzar ese objetivo irreal”, sostiene.

4. Bajar o subir demasiado la cadera al hacer ‘plank’

Además, bajar o subir demasiado la cadera al hacer ‘plank’ no es recomendable.

Al hacer el ejercicio de plancha hay que evitar que se caiga la cadera hacia el piso y también procurar no levantarla por demás, “la cadera tiene que estar a la misma línea de todo el cuerpo”, enfatiza Aguilera. Si este ejercicio se hace de manera incorrecta se puede producir una excesiva curvatura lumbar o una mala retroversión de la cadera que puede desencadenar en lesión.

Ambos profesionales coinciden en que si se busca reducir la grasa abdominal es clave reducir los niveles de cortisol —llamada la hormona del estrés— ya que cuanto más cortisol hay, más aumenta el almacenamiento de grasa en el organismo. Además, recomiendan controlar que la ingesta de carbohidratos y azúcares sea baja, sumado a un plan de alimentación saludable.

Por último, para mantenerse sano y conseguir resultados efectivos, hay que ser constante y acompañar los ejercicios abdominales con sesiones de entrenamiento de alta intensidad que hagan trabajar todo el cuerpo.

¿Para qué sirven los abdominales?

Los abdominales son importantes porque son músculos posturales y sin su adecuado trabajo/tratamiento puede producirse el aumento de la curvatura de la columna a nivel lumbar —denominado hiperlordosis— que se aleja de los índices normales de la postura de esta parte del cuerpo, explica el profesor de Educación Física, Luciano Aguilera.

En la misma línea, añade que estos músculos acompañan la mayoría de los gestos que las personas hacen en el día a día, participan en simples movimientos como estornudar, toser, levantar objetos, orinar, sentarse y levantarse. Por ende, no solo son relevantes por cuestiones estéticas como el popular “bajar la panza” o conseguir tener “abdominales de acero”, sino que también son elementales en lo que respecta a la salud general de una persona y a su movilidad diaria.

Por Victoria Vera Ziccardi / GDA

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

fitness

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad