CIENCIA

Para qué servían los pequeños brazos del tiranosaurio rex

El propósito de sus brazos, que apenas alcanzaban el metro de largo, ha sido un misterio durante mucho tiempo.

Foto: AFP
Foto: AFP

Estos últimos años no han sido los mejores para el tiranosaurio rex. Estudios han concluido que no era capaz de correr a gran velocidad y que emitía un ruido similar al de las palomas. La imagen que tenía de rey de los dinosaurios se está desvaneciendo. Sin embargo, una nueva investigación busca reivindicarlo y resolver un gran misterio.

Un tiranosaurio rex adulto tenía unos 12 metros de longitud, pesaba unas 6 toneladas y poseía un cráneo de 1,4 metros. Pero sus brazos apenas llegaban al metro de largo. ¿Por qué eran tan pequeños? ¿Tenían algún propósito específico? Estas han sido preguntas que los investigadores se han hecho por años, y la respuesta va acorde con la naturaleza del depredador: eran armas.

De acuerdo a Steven Stanley, paleontólogo de la Universidad de Hawái (EE.UU.), el tiranosaurio rex utilizaba sus pequeños brazos para cortar una y otra vez a su presa acorralada; es decir, era una arma de corto alcance, empleada cuando tenía a su víctima a un metro de distancia.

"Sus extremidades anteriores cortas y fuertes, y sus grandes garras habrían permitido que el tiranosaurio rex, ya sea montado en la espalda de una víctima o agarrándola con sus mandíbulas, infligiera cuatro cortes de un metro o más de largo y varios centímetros de profundidad en pocos segundos", detalla Stanley, que presentó su hipótesis durante la conferencia anual de la Sociedad Geológica de América. "Y podría haberlo repetido varias veces en rápida sucesión", agrega.

Huesos fuertes y un gran coracoides, hueso emparejado en el hombro que ayuda a controlar el movimiento del brazo, habrían permitido que los brazos se muevan en varias direcciones con rapidez y precisión, ideal para cortar, sostiene el experto.

Además, las dos únicas garras que poseía en cada extremidad habrían ayudado a ejercer hasta un 50% más de presión en los cortes y ataques. Cabe resaltar que usualmente los terópodos -familia a la que pertenece el tiranosaurio rex- poseía tres garras.

Pero no todos opinan igual que Stanley. A Jakob Vinther, paleobiólogo de la Universidad de Bristol (Reino Unido), le "parece ilógico utilizar brazos tan pequeños para cortar".

El experto se inclina a la idea de que los brazos servían para tareas secundarias, como sostener a la pareja durante el proceso de apareamiento. Sin embargo, Stanley no cree eso, pues indica que las garras podían dañar a la hembra.

Thomas Holtz, experto en tiranosaurios rex de la Universidad de Maryland en College Park, se opone también a esta hipótesis afirmando que prácticamente este dinosaurio tenía que haber empujado su pecho contra el costado de la víctima para poder realizar un ataque exitoso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)