COMIENZA A SER CERTEZA

Para Londres, fue una bomba

El Gobierno británico suspendió los vuelos en la zona y envió su equipo de expertos allíHay al menos 40 muertos, y tres sobrevivientes, sin confirmar todavía.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dolor: los familiares de las 224 víctimas del vuelo. Foto: Reuters.

El Gobierno británico anunció ayer que se han retrasado los vuelos hacia el Reino Unido procedentes de la ciudad egipcia de Sharm el Sheij ante la sospecha de que el avión ruso que se estrelló el sábado con 224 personas a bordo fuese derribado por un "artefacto explosivo".

"Mientras la investigación sigue en marcha no podemos decir categóricamente por qué se estrelló la aeronave rusa, pero a medida que ha ido saliendo información a la luz nos hemos ido sintiendo más preocupados por la posibilidad de que el avión fuera derribado por un artefacto explosivo", señaló un portavoz de Downing Street (sede del gobierno).

Como "medida de precaución" ante ese escenario, Londres ha dispuesto que los vuelos hacia el Reino Unido procedentes de Sharm el Shaij, el aeropuerto de donde partió el Airbus A-321 siniestrado, sean "retrasados esta noche".

Eso permitirá a un equipo británico de "expertos en aviación", que ya se dirigió hacia la ciudad egipcia, "evaluar las medidas de seguridad en el aeropuerto e identificar cualquier acción que sea necesaria".

La residencia y despacho oficial del primer ministro británico, David Cameron, indicó asimismo que el jefe del Gobierno se reunirá en las próximas horas con el comité de emergencias Cobra para evaluar la situación.

Duda persiste.

Egipto ha descartado la hipótesis de un ataque terrorista, mientras que el director nacional de Inteligencia de Estados Unidos, James Clapper, dijo hace dos días que no hay ninguna "evidencia directa" de terrorismo en la catástrofe aérea.

Con todo, la rama egipcia del grupo terrorista Estado Islámico (EI) insistió ayer en su reivindicación del derribo del avión ruso, aunque no ofreció detalles sobre cómo se hizo.

Las investigaciones para determinar las causas del siniestro continúan en marcha, mientras en paralelo siguen los trabajos de identificación de las víctimas, después de que los cadáveres de los 217 pasajeros y siete tripulantes que viajaban en el aparato con destino a San Petesburgo hayan sido trasladados a la ciudad rusa.

Los equipos de rescate rusos han anunciado que ampliarán hasta 40 kilómetros cuadrados el perímetro de búsqueda de restos del desastre en la península del Sinaí.

"Se cree que fue una explosión pero no está claro de qué tipo. Se lleva a cabo un análisis de la arena en el sitio donde cayó el avión para intentar determinar si fue una bomba", dijo dijo una fuente vinculada a los equipos egipcios que llevan adelante la investigación.

"Hay investigaciones forenses en marcha en el lugar. Eso ayudará a determinar la causa, ver si se hallan rastros de explosivos", agregó.

El ministerio de Aviación del país dijo más temprano que la grabadora de voz de la cabina del avión estaba parcialmente dañada pero que se había extraído información de la caja negra y se estaba analizando.

En tanto, el ala egipcia del grupo insurgente Estado Islámico minimizó ayer en un mensaje de audio las dudas sobre su responsabilidad en el derribo del avión sobre la Península del Sinaí, y destacó que cuando sea momento le informará al mundo cómo llevó adelante el ataque.

El Airbus A321M se estrelló el sábado poco después de partir desde el centro turístico de Sharm al-Sheikh, en el Mar Rojo, en un vuelo que se dirigía a la ciudad de San Petersburgo.

La filial egipcia del EI Provincia del Sinaí dijo en un comunicado ese día que había derribado el avión "en respuesta a los ataques aéreos rusos que mataron a cientos de musulmanes en Siria", lo que fue descartado por autoridades rusas y egipcias.

Sin embargo, hasta ahora se había pensado en un ataque externo por medio de misiles de largo alcance. La posibilidad de que haya sido un artefacto explosivo a bordo del avión el que lo haya hecho estallar en vuelo, como ahora cree Londres, reavivaría con fuerza la hipótesis del atentado terrorista.

Una caja negra está muy dañada

El equipo que investiga la caída del avión ruso en Sinaí anunció que "la CVR (Cockpit Voice Recorder), una de las dos llamadas cajas negras, la que registra las voces en la cabina, "está parcialmente dañada y que tomará mucho trabajo obtener datos de ese aparato". Los expertos añadieron que están "tratando de obtener información de la otra caja negra", la FDR (Flight Data Recorder), que tiene los datos de navegación y parámetros técnicos del vuelo. "Esos datos deberemos someterlos a un análisis detallado", agregaron los especialistas, insinuando que será necesario tiempo para extraer conclusiones, confirmar si efectivamente la aeronave estalló en vuelo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)