UNA MEDIDA QUE TRAE POLÉMICA

Unión Europea: etiquetado "hará más difícil" exportar a Uruguay

Considera que decreto es negativo para el comercio.

Decreto que establece etiquetado de alimentos ya está pronto. Foto: archivo El País
Foto: archivo El País

La Unión Europea entiende que el decreto que tiene pronto el Poder Ejecutivo para etiquetar los envoltorios de los alimentos con sellos octogonales para informar al consumidor sobre las cantidades de grasas, grasas saturadas, sodio y azúcares, "tendrá un impacto negativo en el comercio internacional". Para la comunidad, la medida "hará más difícil el negocio alimentario europeo para la exportación de productos a Uruguay".

La medida del gobierno busca disminuir la prevalencia de las enfermedades no transmisibles en Uruguay a partir de la implementación de un sistema de información que permita a los consumidores distinguir los alimentos potencialmente perjudiciales para la salud.

En un comunicado, la Unión Europea estima que "la medida en Uruguay se aplica sin distinción a los productores nacionales y extranjeros, y que el impacto será particularmente fuerte para los operadores extranjeros que tendrían que adaptarse a sus prácticas de producción".

Es que en Uruguay el sistema que se plantea es el de sellos octogonales negros con letras blancas, pero en Inglaterra se utiliza el sistema de pilas policromáticas con los tres colores del semáforo —verde, amarillo y rojo. La Unión Europea reconoce la relación entre la salud y la dieta, y por ese motivo decide adoptar "un enfoque diferente para permitir a los consumidores adoptar una decisión informada, por lo que se adopta el reglamento sobre el suministro de información alimentaria a consumidores", que entró en vigor a fines de 2016.

A su vez, la comunidad europea manifestó que "no está convencida de la efectividad del enfoque elegido por Uruguay para abordar las ingestas dietéticas que no están en línea con las recomendaciones del sistema de etiqueta de advertencia obligatoria". Considera que "este sistema propuesto de etiquetas de advertencia obligatoria puede interpretarse como un sistema de declaraciones nutricionales negativas, resaltando solo los aspectos negativos de los elementos nutricionales importantes definidos de los alimentos".

Cambio.

Mientras tanto, la industria alimentaria parece bajar el tono y no rechazar como antes la totalidad del decreto que ya está pronto para ser firmado por el presidente Tabaré Vázquez. Desde la Cámara de Industria Alimentria (Ciali), se indicó a El País que "se está bastante conforme ahora con lo que se presentó por parte del gobierno". Si bien aún el decreto no fue firmado, Presidencia envió a la cámara un borrador del mismo que propone que la implementación sea de forma gradual. Se informó que en ningún momento se planteó la solicitud de una audiencia con Presidencia de la República por el tema.

Ayer, el subsecretario de Salud Pública, Jorge Quian, dijo que no entiende las críticas hacia el decreto: "No es una prohibición de comprar, sino que es una información útil para el ciudadano", explicó. "¿Cuál es el problema que un alimento tenga información sobre sal o grasas?", se preguntó Quian. El subsecretario sostuvo que "hay un grupo de trabajo en el MSP que recibe las opiniones de los diversos integrantes de la sociedad preocupados por el tema".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)