MATERIAL PARA LA JUSTICIA

Temen que investigadoras bloqueen labor legislativa

En el Frente advierten por el mal uso de las comisiones parlamentarias.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
En mayo se votará en Diputados una nueva comisión investigadora. Foto: F. Ponzetto

Son cinco las comisiones investigadoras parlamentarias que se habilitaron en lo que va del mandato del presidente Tabaré Váz-quez. La pérdida de las mayorías del oficialismo alentó más solicitudes de parte de la oposición y en la bancada frenteamplista temen que la sobrecarga de tareas termine por bloquear el trabajo legislativo.

En la Cámara de Diputados hay tres investigadoras funcionando. La última en instalarse fue la del financiamiento de los partidos políticos, solicitada primero por el Movimiento de Participación Popular (MPP) ante la posible vinculación de Francisco Sanabria —procesado con prisión por estafa y libramiento de cheques sin fondos— con la ingeniería financiera del Partido Colorado. A pedido de la oposición se agregaron también otras empresas: Fripur S.A., Aire Fresco, Cutcsa y la agencia La Diez, estas vinculadas al oficialismo.

Las otras dos investigadoras que funcionan en Diputados son la del archivo Castiglioni, que a pedido del Frente Amplio se conformó para indagar el espionaje militar en democracia, y la de la planta regasificadora planteada por la oposición.

En Senadores se habilitaron otras dos investigadoras. La primera aprobada por unanimidad fue la de Ancap — que terminó con una denuncia judicial de toda la oposición sobre la gestión de Daniel Martínez y Raúl Sendic— y la otra fue pedida por el Frente para analizar la trata de personas. A eso se agrega el trabajo de una comisión con fines legislativos sobre los Panamá Papers.

Además, en Diputados está a punto de votarse otra investigadora para indagar casos de posible corrupción en la Administración de los Servicios de Salud del Estado, a impulso del diputado de Unidad Popular Eduardo Rubio. Tras el alejamiento del diputado Gonzalo Mujica del oficialismo, la oposición cuenta con los votos para habilitar esta nueva instancia.

No hay manera de frenar esta ola de investigadoras, reconocieron a El País legisladores de izquierda. El tema preocupa a tal punto que el diputado Carlos Varela (Asamblea Uruguay), manifestó su temor de que se termine por bloquear la actividad legislativa del Parlamento. "Me parece que tanto el Frente Amplio, como la oposición, tienen que empezar a conducirse ante esta nueva realidad. El Frente tiene que asumir que no tiene la mayoría y la oposición tiene que lidiar con los 50 votos que nunca supo tener", explicó el diputado.

A su entender, la aprobación de múltiples comisiones investigadoras puede llegar a "agotar los recursos humanos" afectando la "calidad y cantidad" del trabajo parlamentario. Según dijo, eso podría incluso "llevar al Parlamento a un hipotético bloqueo". Varela aclaró que la oposición "está en su legítimo derecho" de solicitar una investigadora, pero indicó que eso no quita que se analice la forma de trabajo a futuro entre todos los partidos políticos. "En algún momento hay que tender puentes para conversar sobre esto y no se trata de coartar a nadie su legítimo derecho", aclaró el legislador.

El presidente de la Cámara de Diputados, José Carlos Mahía (Asamblea Uruguay) dijo a El País que "el exceso de las comisiones investigadoras, más los llamados a sala pueden enlentecer y bloquear el funcionamiento legislativo. Lo cual es un riesgo altamente probable".

El legislador opinó que esta paralización se produciría porque son los mismos legisladores los que integran estas comisiones y eso lleva a tener una mayor cantidad de trabajo. "Espero que por las investigadoras no se desatiendan otras actividades centrales de comisiones del Parlamento como las de Salud, Educación o Hacienda y Vivienda", explicó.

Mahía dijo que como presidente de la Cámara estará observando lo que sucede y de ser necesario podría llegar a proponer una "reflexión conjunta" con los coordinadores de bancada de todos los partidos.

Para el diputado Felipe Carballo (Lista 711) con la instalación de tantas comisiones investigadoras "se corre el foco del trabajo parlamentario". "Una cosa son dos investigadoras y otra es hacer una gimnasia con lo de las comisiones".

Carballo señaló que en el Parlamento hay cinco investigadoras trabajando y tienen entre cinco y 12 legisladores cada una. "Estamos destinando un conjunto enorme de legisladores que tienen que trabajar en función de un tema. Lo que se ha hecho ha sido un mal uso de las comisiones investigadoras", afirmó. Para decir esto se basa en que la mayoría de los temas por los que se definieron las comisiones ya están en la Justicia.

"El otro riesgo es que se le va sacando credibilidad a las investigadoras. Se desgasta la herramienta y a los legisladores", concluyó Carballo.

Intentos fallidos.

En el Senado, tras la comisión investigadora sobre la gestión de Ancap, se conformó en 2016 una comisión preinvestigadora sobre la situación de la corrupción en Uruguay a partir de los hechos judiciales supervinientes al fin de los gobiernos K en Argentina y del Partido de los Trabajadores en Brasil. Fue a iniciativa del senador colorado Pedro Bordaberry, pero fracasó.

Otra comisión que corrió la misma suerte fue una tramitada por el diputado nacionalista Jaime Trobo sobre los negocios privados con Venezuela. En una tensa sesión, el oficialismo bloqueó la investigadora que también tenía relación con la que se formó este año por la financiación de los partidos.

"Aprender a convivir".

El coordinador de bancada del Frente Amplio Jorge Pozzi (Nuevo Espacio) alertó en la pasada Mesa Política que la coalición "no tiene votos para parar las investigadoras" propuestas por los partidos de la oposición.

En la última investigadora que se propuso por el Cambio Nelson sobre el financiamiento de los partidos políticos, el Frente Amplio no tendrá la mayoría de los integrantes y tampoco al presidente de la comisión.

Fuentes frenteamplistas dijeron que Pozzi afirmó en la Mesa Política, en relación a esta situación, que se deberá "aprender a convivir" con esta realidad porque nada indica que esto cambie a corto plazo. El mayor desafío es la aprobación de la Rendición de Cuentas que ingresará al Parlamento antes del 30 de junio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)