Filtración mostró contratos de gobiernos por servicios de espionaje

Los gobiernos de la región potencian su capacidad de espiar

La filtración de millones de correos electrónicos y documentos de la empresa italiana Hacking Team, proveedora de un polémico sistema de vigilancia de redes sociales y dispositivos personales (celulares, computadoras, etc.), puso al descubierto la avidez de los gobiernos de la región por potenciar su capacidad de espionaje.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La empresa italiana fue inflitrada por Wikileaks y su información divulgada.

Los documentos, revelados por WikiLeaks esta semana, demuestran que al menos seis países del continente tienen contratos con dicha empresa por el usufructo de servicios del programa Galileo.

El País informó el viernes que en mayo de 2014, un año después de haber comprado El Guardián (otro sistema de vigilancia electrónica) el gobierno de José Mujica también se interesó en el software y los representantes de Hacking Team mantuvieron en Uruguay dos encuentros con el entonces Coordinador de Inteligencia del Estado, Ramón Bonilla, y el actual director nacional de Policía, Julio Guarteche. En ambos casos, los jerarcas concurrieron a la reunión con sus asesores más directos y elogiaron la presentación del sistema, según quedó al descubierto en uno de los correos electrónicos divulgados y perteneciente a un ejecutivo de Hacking Team.

No obstante, si bien la política del Ministerio del Interior es no divulgar la compra de este tipo de sistemas porque los considera "estratégicos" y los adquiere de manera secreta y reservada, El País confirmó que después de la presentación no se activó ninguna negociación por Galileo.

Las fuentes señalaron que además de El Guardián, que ya está en funcionamiento, el Ministerio del Interior compró otros equipos para fortalecer la protección de su red de datos, mientras que en el próximo presupuesto quinquenal se prevén rubros para actualizar y potenciar las tareas de Inteligencia, aunque los planes en este sentido se manejan bajo estricta confidencialidad.

La filtración de los correos reveló que Hacking Team tiene contratos con seis países de América Latina que usufructúan la tecnología de espionaje que ofrece la empresa.

Son clientes de Hacking Team Chile, Colombia, Ecuador, Honduras, México y Panamá. En el caso de México, se identificaron hasta 14 contratos individuales con la compañía, por parte del gobierno federal y los gobiernos estaduales, algunos de ellos sin facultades legales para la intervención de comunicaciones privadas.

Hacking Team ha sido señalada por la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) como una de las cinco empresas consideradas como los "enemigos de Internet", debido a que su tecnología ha sido utilizada para espiar a internautas en el mundo.

El escándalo Hacking Team no involucró a Argentina, aunque en las últimas horas ese país ha reestructurado su agencia de Inteligencia, dotándola de nuevos marcos y cometidos. Entre otros aspectos que han generado polémica, se encuentra la nueva potestad de espiar empresas y bancos para "prevenir corridas y golpes de mercado" o intentos de desabastecimiento que vulneren el orden democrático.

En Uruguay la puesta en marcha de El Guardián generó polémica y la reacción crítica de la oposición y de organizaciones sociales vinculadas a la protección de datos personales. En Brasil, el Guardián es usado por la Policía y Fiscalías de diversos estados. A diferencia de Uruguay, donde la compra se hizo bajo reserva y cobró notoriedad a través de la prensa, en diversos estados brasileños la adquisición y los contratos se hicieron públicos, e incluso se invitó a la prensa para las jornadas de capacitación de los operadores policiales y judiciales encargados del sistema. Sin embargo, el uso de El Guardián no estuvo exento de crítica y polémica. Una comisión investigadora trató de determinar si el programa era utilizado para fines personales por fiscales de ese país.

Por otra parte, el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, dijo semanas atrás que todo el tráfico de internet de América Latina es espiado por Estados Unidos. La confirmación de que la agencia estadounidense NSA espió a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, generó un fuerte conflicto internacional entre ambos países.

SABER MÁS

Bonilla: "La presentación fue muy interesante, debemos actualizarnos".


El excoordinador de Inteligencia del Estado, Ramón Bonilla, confirmó a El País que en mayo de 2014 recibió, junto a otros dos militares, a ejecutivos de la empresa Hacking Team que llegaron para ofrecer su programa de espionaje Galileo. "Yo estaba en Inteligencia y nos querían vender sus productos. Presupuesto no había pero era de orden escuchar a la gente que nos pidió la reunión. Cuando los vendedores escuchan que hay una intención de comprar tal o cual cosa, los proveedores se acercan y hacen sus ofertas, es algo usual.

Hace poco la empresa Indra también hizo una oferta sobre equipamiento de vigilancia y los derivamos al Ministerio del Interior", contó Bonilla a El País. Señaló que la presentación de Galileo fue "muy interesante" y consideró que ese tipo de sistema "ayuda mucho a las tareas de vigilancia" en un mundo donde "el crimen organizado se mueve a mucha velocidad". "Todo lo que se tiene rápidamente se convierte en obsoleto, por eso debemos actualizarnos y saber lo que ofrece el mercado", indicó. Los programas de vigilancia que ofrece la empresa italiana son objeto de polémica por lo agresivos e invasivos, al tiempo que podrían ser utilizados sin estar sujetos a protocolos, controles o auditorías externas ya que el producto se jacta de "no dejar rastro" en los dispositivos que vigila.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)