MEDIDA DEL EJECUTIVO

Gobierno decretó la esencialidad en ASSE

Sindicato desocupaba centros y adoptará nuevas medidas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Funcionarios de Salud Pública ocuparon ayer el Centro de Salud Ciudad de la Costa. Foto: M. Bonjour

Es el tercer decreto de esencialidad que firma el gobierno del presidente Tabaré Vázquez. Esta vez, la medida se adoptó porque los funcionarios de Salud Pública llegaron a ocupar cinco centros de salud como medida de protesta por reclamos salariales luego de dos días de negociación que no prosperaron en la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra).

Mientras tanto, la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP), que desocupó todos los centros de salud, ya resolvió en asamblea una serie de medidas "totalmente innovadoras". Ayer los funcionarios mantuvieron ocupadas las oficinas de la Red de Atención de Primarias (RAP), el Patronato del Psicópata, el Centro de Salud de Ciudad de la Costa, el Hospital de Ojos del Centro Hospitalario Gustavo Saint Bois y el Instituto Nacional del Cáncer (INCA).

En una conferencia convocada anoche, el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, anunció la firma del decreto de esencialidad "en relación a todas las unidades asistenciales y servicios de apoyo de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) y el Patronato del Psicópata.

Murro dijo que "no fue un día agradable" dado el intenso trabajo realizado; "en la tarde llegó la notificación del Ministerio de Salud Pública y de ASSE para proceder a la esencialidad". El secretario de Estado indicó que se priorizó la atención a los usuarios de la salud y que "tenemos la tranquilidad de haber promovido los ámbitos de negociación". Por otro lado, Murro destacó que existe un convenio vigente con los funcionarios de Salud Pública hasta el 31 de diciembre de 2017. El ministro lamentó no haber llegado a un acuerdo con los funcionarios: "la esencialidad es lo sustancial para asegurarle la atención a los pacientes. Este es un gobierno de diálogo y negociación", dijo.

El martes tuvo lugar la segunda mesa de negociación de la semana entre ASSE y la FFSP luego de que el viernes el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, amenazara con decretar la esencialidad, situación que no prosperó gracias a la intervención del Pit-Cnt que permitió no solo destrabar la esencialidad, sino la coordinación de una mesa de negociación para el lunes.

Los funcionarios reclaman que el aumento de 62 millones de pesos contemplado en la Rendición de Cuentas no comprende a la totalidad de los trabajadores sino solo a 3.000 funcionarios que están regidos bajo el régimen de nocturnidad. Otro de los reclamos es la simplificación de los renglones de los recibos de sueldo, situación que según consideran los funcionarios los beneficiaría al momento de jubilarse.

Murro dijo que los funcionarios de ASSE lograron varios avances como los 62 millones de pesos contemplados en la Rendición que aprobó la Cámara de Diputados. "Había incluso otras propuestas arriba de la mesa que los trabajadores no las consideraron, ni siquiera el plazo de 48 horas para negociar", enfatizó el ministro.

La FFSP se retiró anteayer de la mesa de negociación con ASSE y representantes del Pit-Cnt y del Ministerio de Trabajo luego de no acordar una moción propuesta por la central obrera y la Dinatra. La misma pretendía dar un plazo de 48 horas para la reflexión y revisión de las diferentes posiciones. Al ser consultado por un posible corte de rutas como medida alternativa ya aprobada por el sindicato, Murro indicó que "veremos qué es lo que sucede, apelamos a la razonabilidad y al diálogo". Agregó que "lamento firmar esta resolución, lo hago con la tranquilidad de haber cumplido con todos los pasos previos".

El martes tras la mesa de negociación, el director de Relaciones Laborales de ASSE, Roberto Rovira dijo que los representantes de la FFSP "se retiraron de la reunión" al rechazar la propuesta. El jerarca agregó que muchos de los reclamos están comprendidos en el marco de la Rendición de Cuentas "y no vamos a interferir".

Sindicato activará nueva "medida histórica".

La Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP) desocupó en la noche de ayer los centros de salud en los que se dispusieron medidas que afectaron a los usuarios.

La secretaria nacional de Montevideo de la FFSP, Silvia Machado, dijo a El País que se "innovará en una nueva medida a cargo de los 11 dirigentes nacionales" del sindicato. Machado indicó que la resolución será "histórica" y descartó que los funcionarios se encadenen o corten rutas.

La dirigente sostuvo que la decisión del gobierno de decretar la esencialidad "es totalmente inmadura y le da la espalda al pueblo y a los trabajadores que apostaron al cambio". A la lista de centros ocupados se agregó ayer el Instituto Nacional del Cáncer (INCA) donde su director permaneció encerrado en su despacho toda la tarde, según informó Subrayado. A su vez, la FFSP mantuvo las ocupaciones en la policlínica del Centro de Salud de Ciudad de la Costa en Canelones donde asistió una delegación del Ministerio de Salud Pública para evaluar las condiciones asistenciales. En menos de 60 minutos El País confirmó al menos cinco casos en los que usuarios (niños, adultos y adultos mayores) se presentaron a la puerta de emergencia del centro a retirar medicamentos y el personal no se los entregó.

La FFSP ocupó el centro y no abrió las puertas de la policlínica. Según indicaron vecinos a El País, es el único centro asistencial de salud pública en Solymar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)