SEPA QUIÉNES RODEAN AL REFUGIADO SIRIO

Quién es quién en el entorno de Jihad Diyab

Militante radical de Adeom es vocera de “grupo de apoyo”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Una veintena de personas asisten habitualmente a las vigilias en apoyo a Diyab. Foto: M. Bonjour

Desde que volvió a Uruguay desde Venezuela, el refugiado sirio Jihad Diyab fue rodeado por un grupo de militantes sindicales o de organizaciones vinculadas a los derechos humanos.

El autodenominado "grupo de apoyo" nombró a dos portavoces. Una de ellas es Ana Claudia de León, integrante de una organización de derechos humanos, que tiene llave del apartamento en el que está Diyab y que le abre la puerta a los visitantes. La activista dijo a El País que el grupo se organizó de manera tal que Diyab nunca esté solo y que el argentino-estadounidense Andrés Conteris, que duerme en el apartamento, pueda salir cuando así lo necesita (en determinado momento de ayer Diyab estuvo acompañado por al menos cinco personas en su apartamento). Una treintena de personas participa en las vigilias diarias por Diyab en las que no se ha visto hasta ahora a dirigentes del Pit-Cnt que fue el anfitrión de los refugiados cuando éstos llegaron a Uruguay en 2014.

La otra portavoz es Alejandra de Bittencourt, integrante del sindicato municipal (Adeom). La sindicalista fue oradora de un acto alternativo por el Día de los Trabajadores el 1° de mayo de 2011 en el que pidió "un sindicalismo alternativo" y "nueva formas de protesta", además de reivindicar la anulación de la Ley de Caducidad. En 2013, fue sancionada con 45 días de suspensión sin goce de sueldo por problemas de relacionamiento con otros funcionarios en la biblioteca "Francisco Schinca", dependiente del Departamento de Cultura, en la que se desempeñaba.

En agosto de 2015, Bittencurt fue una activa protagonista de la protesta que terminó en los incidentes entre policías y manifestantes en la sede del Codicen tras lo que escribió en Facebook: "Gente, para publicar el comunicado de Adeom sobre la represión en el Codicen y la posterior oleada de represión que criminaliza la protesta".

La militante fue la encargada de informar el lunes que Diyab rompió su huelga de hambre seca y tomó mate.

En las vigilias también participan el exsindicalista de UTU, Andrés Olivetti e Irma Leites, referentes de la organización Plenaria Memoria y Justicia. También se ha visto a Nora Fernández Espino, una militante en favor de la causa palestina.

Quien está día y noche con Diyab es Conteris quien ayer dijo a El País que se quedará con él hasta que se solucione la situación planteada con el refugiado porque "es un compromiso". Conteris tiene nacionalidad argentino-estadounidense y es sobrino del escritor uruguayo Hiber Conteris quien se exilió durante la dictadura y que ayer habló largamente con el activista sobre la situación de Diyab.

No es la primera vez que Conteris viene a Uruguay a acompañar a Diyab a quien considera su amigo. Ya se quedó una semana en Caracas tratando de verlo, cuando el gobierno venezolano lo tuvo incomunicado durante un mes.

Antes, en Uruguay había acompañado a Diyab en una protesta en la que éste vistió el mameluco naranja que utilizó durante los 12 años que estuvo encerrado en Guantánamo y durante la cual fue atado para reproducir las condiciones en las que era alimentado a la fuerza.

Este entorno genera algún recelo en Christian Mirza, el interlocutor del gobierno con los seis excautivos de Guantánamo que están en Uruguay y en Jon Eisenberg, un abogado que trabaja en California y que representaba a Diyab en el juicio para que el gobierno estadounidense exhiba las imágenes del sirio siendo alimentado a la fuerza. La última vez que Diyab habló con él fue el 31 de agosto cuando le advirtió que seguiría su huelga de hambre para pedir salir de Uruguay.

El 5 de junio, Diyab le había pedido a Eisenberg que lo representara en el juicio contra el gobierno estadounidense y el abogado presentó una carta a la administración de Barack Obama reiterando el pedido de que se divulguen las filmaciones.

Vázquez: milagros no se pueden hacer.

El presidente Tabaré Vázquez dijo que el canciller Rodolfo Nin Novoa se quedará un día más en Nueva York para realizar gestiones ante el Departamento de Estado de Estados Unidos en procura de que algún país acepte recibir al refugiado sirio. "Este tema, que no es fácil, no depende del gobierno uruguayo. Se está haciendo todo lo posible, pero reitero lo que hemos dicho en más de una oportunidad: si los países a los que el ciudadano sirio quiere ir no lo reciben, no podemos hacer nada", dijo el presidente en Nueva York. Para Vázquez, el hecho de que el sirio, haya vuelto a hidratarse "distiende un poco la situación".

"Se hace lo que se puede. Milagros no hay posibilidad de hacer, por lo menos de nuestra parte", concluyó el presidente.

Diyab decidió en la noche del lunes que durante esta semana se hidratará para que el gobierno tenga tiempo de seguir buscando un país al que enviarlo para reunirse con su familia (su esposa está en Turquía y ha dicho que no quiere venir a Uruguay). Médicos de ASSE están monitoreando su situación. Por el momento, no tiene intención de suspender su huelga de hambre de sólidos que comenzó hace alrededor de un mes.

Los activistas que están con Diyab no quieren hablar sobre las tratativas que el gobierno está llevando adelante para que algún país acepte recibirlo. Éste pretendía asistir al casamiento de una de sus tres hijas que ya tuvo lugar. No ve a su familia desde 2002.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)