en el sector privado, esa omisión se reduce al 6% de mujeres

ASSE admite fallas en el control de embarazadas

El 65% incumplió con los controles obstétricos exigidos por Salud Pública.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Del 50% de las que consumieron alcohol durante el embarazo, 13% lo hizo en niveles elevados. Foto: AFP.

El 68% de los niños de hasta un año de edad que se atienden en la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) no están correctamente controlados, y el 65% de las mujeres embarazadas no cumplen con todos los controles exigidos antes del parto. El organismo —presidido por Susana Muñiz— explica estos números por la "vulnerabilidad social" de los usuarios a los que atiende en todo el país.

En el sector mutual el control de embarazadas alcanza el 94,5% y los niños que cumplen con los 10 controles exigidos en su primer año de vida representan el 96,5%. La "brecha" entre ASSE y los privados llevó a que el senador nacionalista Javier García enviara un pedido de informes al organismo estatal pidiendo explicaciones ante un fenómeno "preocupante".

"La vulnerabilidad social de los usuarios de ASSE determina una dificultad para que los individuos y las familias consideren importante la prevención de salud y lo establezcan como prioridad", respondió el organismo a un pedido de informes de García al que accedió El País.

La respuesta al pedido de informes advierte que 3 de cada 10 usuarios de ASSE se encuentran por debajo de la línea de pobreza, es decir 391.049 personas. "Es un valor sensiblemente mayor a lo que ocurre en el sector mutual donde solo 1 de cada 25 afiliados se encuentran por debajo de la línea de pobreza", agrega el informe.

En total hay 1.303.498 personas que se atienden en ASSE, de las cuales 823.522 tienen entre 15 y 64 años y 278.0454 son menores de 15 años. Solo el 30% de los usuarios (398.239) eligieron a ASSE como prestador de salud por Fonasa. La mitad de los usuarios de ASSE mayores de 24 años alcanzó como máximo nivel educativo la enseñanza primaria completa o incompleta.

El control de embarazadas en ASSE es "bajo", reconoce el organismo. Solo el 35% de las mujeres (6.776 en 17.435 usuarias) se realizaron cinco controles obstétricos, incluyendo el odontológico, antes de los seis meses de embarazo, y los exámenes de VIH y VDRL en el primer y tercer trimestre, de acuerdo a datos del año 2014.

En tanto, apenas el 32% de los niños de un año fueron correctamente controlados (certificado de vacunación, salud bucal, determinación de hemoglobina en el 8° y 12° mes de vida y control de desarrollo en el 4° mes de vida). Esto significa que 4.104 niños se realizaron todos los controles —incluida la ecografía de cadera— en un total de 19.950.

Según ASSE, las cifras tienen "limitaciones propias" porque los sistemas de registro aún no permiten dar reportes centralizados sobre la actividad asistencial. "La realidad a nivel local indica que estos niños son conocidos por la unidad asistencial de referencia, pero no es posible la captura de datos asociados a cada niño", acotan.

En el caso de la ecografía de cadera, ASSE asegura que "hay un subregistro" y dificultades "de horas disponibles" para la realización de la misma. "Hay que destacar la escasez de recursos humanos capacitados para la realización de dicho estudio, con especial énfasis en la escasez en el interior del país, donde predominan los usuarios de los hospitales públicos", explican las autoridades de ASSE.

Medidas.

Los bajos cumplimientos de las metas asistenciales en el primer año del niño y en el caso de las mujeres embarazadas son temas de "permanente evaluación" por parte de ASSE, señala el texto de la respuesta al pedido de informe enviado a García.

Como estrategia para mejorar la captación de las embarazadas, ASSE informó que estableció una red de coordinación con otras instituciones territoriales (centros educativos y recreativos) donde se realizan tareas de promoción de salud. En ese marco se creó la "tarjeta de gestante" o "tarjeta rosada" a través de la cual se detecta entre otras situaciones, cuando una mujer falta a un control para poder llamarla telefónicamente o realizarle una visita domiciliaria. En tanto, otra estrategia para superar los obstáculos que impiden la captación precoz de las embarazadas es la creación del rol de la "partera comunitaria", las cuales trabajan en lugares donde las mujeres habitualmente concurren, como por ejemplo las escuelas y centros de educación inicial.

Las llamadas "salas de encuentro" funcionan a través del convenio ASSE-CAIF y son un espacio para la preparación de la paternidad, aunque se invita a todas las mujeres, las que concurren "son las menos vulnerables" desde el punto de vista social, aseguran.

En tanto, para la captación y seguimiento del niño —hasta los 36 meses de edad— la estrategia que se implementa es el "Programa Aduana". Cuando un niño falta a un control, el referente del programa se contacta con la familia para conocer el motivo de la inasistencia.

Alarmante.

El senador García cuestionó el argumento utilizado por ASSE para justificar el bajo control de niños recién nacidos y embarazadas. "Si ser pobre es un impedimento para tener niveles de asistencia como la gente, me parece que no es propio para alguien que debe administrar recursos públicos", opinó.

Sobre las diferencias entre el sector público y mutual, García enfatizó en que "son peores aún de los que pensaba y por lo tanto queda cuestionada la equidad en la eficiencia del sistema de salud".

"La verdad que los números son pobrísimos, que solo 1 de cada 3 niños tenga los controles adecuados es muy poco. El calificativo adecuado es alarmante", sostuvo García. Además, el legislador lamentó que no se logren cumplir metas asistenciales que no requieren ninguna inversión tecnológica.

Bajo control de violencia doméstica.

Apenas en 4% de las usuarias adolescentes de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) se realizó una pesquisa de violencia doméstica en el año 2014, de acuerdo a los datos proporcionados por el organismo al senador nacionalista Javier García. Es decir que se pesquisó por este tema solo a 13.639 de 344.432 adolescentes que se atienden en los hospitales públicos.

Actualmente, ASSE cuenta con 48 espacios adolescentes funcionando en el primer nivel de atención donde trabajan 43 agentes socio-educativos que procuran mejorar los hábitos de salud de los adolescentes. Así como el "acompañamiento" de adolescentes bajo una "situación de vulnerabilidad específica". En tanto, el sector público dispone de más de 100 médicos de referencia para la atención de los adolescentes en todo el país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)