ALEJANDRO CID

Efecto económico del silencio

La actitud optimista ayuda a enfrentar situaciones socioeconómicas difíciles. Y la meditación está asociada positivamente al optimismo. En poblaciones vulnerables se hace especialmente interesante estudiar la interrelación entre optimismo, meditación y resiliencia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Filosofía oriental ayuda en las oficinas.

En 2015, encuestamos al 10% de los hogares de Lascano, departamento de Rocha. Las encuestas recogían información sobre desempleo, salud, educación, religión, y tenían un módulo especial destinado a medir el optimismo a través del Life Orientation Test Revised (LOT-R). Los resultados de este estudio los dimos a conocer recientemente en el documento de trabajo Spiritual Practices and Dispositional Optimism in an Underprivileged Population.

Encontramos que las personas que destinaban tiempo a meditar —sean o no creyentes— u a orar mostraban un optimismo 15% mayor que el resto, medido por el índice LOT-R.

La literatura científica señala que el optimismo tiene un rol importante para enfrentar situaciones socioeconómicas difíciles. Nuestros resultados sugieren que la meditación puede jugar un rol en la resiliencia frente a la adversidad (catástrofes naturales, shocks económicos negativos, etc.).

Lascano en desventaja.

Los investigadores Michael Sheier y Charles Carver definen, en la revista Health Psychology, lo que se entiende como "tendencia al optimismo": expectativa generalizada de resultados futuros positivos. Lascano brinda un contexto interesante para estudiar este fenómeno social por las dificultades socioeconómicas que atraviesa y el rol clave que puede jugar el optimismo para enfrentar esa situación.

De acuerdo al Censo de 2011, Lascano cuenta con 7.645 personas, que viven en 2.830 hogares. El 50% de los que trabajan sólo han logrado concluir la educación primaria. Las mujeres tienen una tasa de desempleo muy por encima de la de los hombres. Más de un 3% de la población se declara como analfabeta (el doble en comparación a Uruguay).

La literatura científica internacional muestra que las personas que viven en contextos socioeconómicos desventajosos son más propensas a sufrir sentimientos de ansiedad, depresión y neurosis. La participación en prácticas de espiritualidad (como la meditación y la oración contemplativa) —también conocida como mindfulness— puede ayudar a enfrentar mejor el stress que causa la adversidad.

Canales.

¿Cómo se explica que la meditación pueda promover el optimismo? La persona que medita adquiere perspectiva para juzgar los acontecimientos. Gana en serenidad para estudiar los problemas e identificar los medios con los que se cuenta para superarlos.

Pamela Reis —East Carolina University— encuentra que la meditación aumenta el optimismo de las mujeres que están esperando familia. Sarah Bowen —Pacific University— estudia los efectos de la meditación entre los encarcelados y encuentra efectos positivos sobre el optimismo, al mismo tiempo que disminuyen los problemas psiquiátricos. Lynn OConnor —The Wright Institute, Berkeley— observa que los que meditan y están orientados hacia ayudar a los demás, tienen menos depresión y neurosis.

Resultados.

Nuestro estudio en Lascano encuentra que aquellas personas que meditan u oran presentan un optimismo 15% mayor en la escala de LOT-R. Otros resultados interesantes son:

Los que no meditan ni asignan algo de tiempo a orar, a medida que pasan los años, experimentan una caída en su optimismo. No es el caso de los que meditan u oran: el optimismo no decrece con los años de vida.

En Lascano existen tanto creyentes como no creyentes que muestran ciertas prácticas contemplativas, pero los creyentes que meditan presentan mayores niveles de optimismo.

La meditación y la oración están asociados a mayor optimismo, tanto en el caso de las mujeres como para los hombres.

Para cada una de las diferentes categorías de salud que declara tener un individuo ("mala salud", "salud regular", "buena salud", "excelente salud"), si la persona medita u ora se observa un mayor optimismo.

Janice Perlman, en su estudio sobre las favelas de Rio, señala que la esperanza y las aspiraciones altas para el futuro serían los mecanismos por los que muchas familias pudieron enfrentan los obstáculos en las favelas y salir adelante. Y los números muestran que la meditación está estrechamente asociada al optimismo.

En términos futbolísticos sería: tener un tiempo cada día para parar la pelota, levantar la cabeza y estudiar el partido. Conocidas empresas envían a sus gerentes a hacer unos días de retiro: creyentes y no creyentes se ejercitan en el silencio. Otros —con y sin religión— comienzan cada mañana con unos minutos de meditación: quién soy, de dónde vengo, a dónde voy. Parece valioso contar con unos espacios de silencio exterior cada día. Lo que encontramos en Lascano así lo atestigua.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)