Verano 2022

Tendencia: SUP Yoga, tablas y agua para una práctica milenaria

La práctica comenzó a verse en la costa en el verano 2021 y en el 2022 se convirtió en la sensación.

Ticky yoga en sus clases de SUP Yoga. Foto: Cortesía
Ticky yoga en sus clases de SUP Yoga. Foto: Cortesía Thomas Finsterbusch (@elniniocamo)

La pandemia tuvo un efecto transformador para muchas personas y la yogui Mariana Vega, más conocida por su nombre de redes Ticky Yoga, descubrió el SUP Yoga o el yoga practicado sobre una tabla de remo.

“Hace muchos años tengo una tabla de stand up paddle (SUP) y durante la pandemia viví a orillas de una laguna y el remar se convirtió en parte de mi vida diaria. De a poco fui probando posiciones de yoga y finalmente fui a Brasil a formarme en SUP Yoga”, explicó la instructora a El País.

Hoy sus clases ya están consolidadas y sus grupos tienen hasta lista de espera. Sin ir más lejos, la clase que dio ayer en Portezuelo fue un éxito.
“Empecé el verano pasado y había menos personas y no se animaban tanto. Este verano es como que explotó y llegamos a tener grupos de hasta 30 personas; están todas súper entusiasmadas”, detalló.

Las clases no tienen un día, horario o lugar fijos y según Ticky eso es parte del espíritu de la práctica. “Me gusta ir cambiando de lugar y de paisaje. Me gusta probar sitios nuevos y otras corrientes, para no caer en la monotonía. Hacer la práctica en un lugar en el que estamos por primera vez todas le da un ingrediente especial”, aseguró.

En lo que va de 2022 el SUP Yoga de Ticky pasó por la Playa Mansa, Portezuelo y la desembocadura del Arroyo Maldonado, junto al puente de La Barra.

La experiencia.

Cada una de las alumnas tiene una tabla a la que se sube y rema hasta el sitio elegido para anclarse. Completado este paso, empieza la clase.

“Solo el hecho de subirse a la tabla y remar es muy importante. Además, el agua genera una conexión totalmente diferente”, confesó Ticky.

La instructora destacó que ya formó una especie de “tribu” y que esta tiene una “energía especial”. Ya pasaron por sus clases figuras como Meri Deal, Vanina Escudero, Maru Botana, Claudia Fernández, entre otras.

En sus clases hay llantos, risas y, sobre todo, emoción. “El agua representa las emociones; entonces, cuando estamos en el agua toda lo emoción empieza a moverse y circular. Seguramente alguna vez te pasó que estabas triste y te metiste al mar y algo cambió. Es una práctica muy espiritual, pasa algo muy profundo con lo que la gente se emociona muchísimo”, remarcó.

Para realizar SUP Yoga no se necesita experiencia, ya que, según Ticky, el remo “es muy intuitivo” y pararse arriba de la tabla es sencillo. “Sí hay que tener precauciones respecto a las condiciones climáticas. Si estamos bien de viento y meteorología no importa si nunca hiciste yoga o paddle”, sostuvo en diálogo con El País.

Además, dijo que aunque es mejor saber nadar, no es excluyente porque se hace en lo llano y con un guardavidas.

Ticky yoga en sus clases de SUP Yoga. Foto: Cortesía
Ticky yoga en sus clases de SUP Yoga. Foto: Cortesía Thomas Finsterbusch (@elniniocamo)

Los beneficios físicos

La instructora de recalcó que la práctica de SUP Yoga implica un ejercicio físico importante por distintas razones.

“Desarrollás mucha fuerza porque al ser una superficie inestable tenemos que activar muchos músculos que lo que haríamos en una práctica de yoga tradicional con un mat”, señaló.

Por otro lado, explicó que el remo ayuda a trabajar los músculos del tren superior del cuerpo. Además, dijo que las posturas de yoga también son desafiantes y al sumar la tabla aporta un nuevo nivel de trabajo.

Ticky destacó que a pesar de todo eso, es fundamental comprender que no se espera la perfección.

Las tablas las proporciona el equipo de SUP Yoga y la indumentaria es ropa de playa, aunque se pueden incorporar lycras o trajes de surf para la práctica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados