OMS

Tapabocas: por qué no se recomienda su uso para prevenir contagio de coronavirus

Solo sería necesario usarlas en caso de presentar los síntomas y no como medida de prevención.

Persona usando tapabocas en Montevideo. Foto: Darwin Borrelli
Persona usando tapabocas en Montevideo. Foto: Darwin Borrelli

El avance del coronavirus Covid-19 en el mundo generó alerta en la Organización Mundial de la Salud (OMS) que solicitó a toda la población que mantenga una buena higiene en las manos, uso del alcohol en gel y otras medidas preventivas, pero ninguna incluye el uso de tapabocas.

De hecho, la OMS emitió un comunicado para informar que las personas que no tienen los síntomas respiratorios "no requieren una máscara médica, ya que no hay evidencia disponible sobre su utilidad para proteger a personas no enfermas".

Dicho en otras palabras: solo sería necesario usarlas en caso de presentar los síntomas y no como medida de prevención. 

El comunicado se emitió debido al "miedo infundado" en las personas que, en un intento de protección, decidieron hacer uso de los tapabocas. Sin embargo la OMS indicó que, al contrario, "pueden generar el efecto contrario al deseado". 

Un anuncio similar fue realizado a finales de febrero por parte del director de Salud de Estados Unidos, Jerome M. Adams, a través de su cuenta de Twitter. "En serio, gente, ¡dejen de comprar barbijos!". 

"No son efectivos para evitar que el público general se contagie de coronavirus pero, si los proveedores de atención sanitaria no pueden no pueden conseguirlos para atender a los pacientes enfermos, eso los pone en peligro a ellos y a las comunidades", agregó.

"La mejor manera de protegerse y proteger a su comunidad es con acciones preventivas cotidianas, como quedarse en casa cuando está enfermo y lavarse las manos con agua y jabón, para ayudar a retrasar la propagación de enfermedades respiratorias", indicó.

Incremento en las ventas.

La venta de tapabocas aumentó en varias partes del mundo, incluyendo a Uruguay, donde las farmacias en promedio vendieron en tres días la misma cantidad que la que se suele comercializar en un mes entero.

Esto implica que en el país las ventas crecieron un 10% y se dieron con todos los tipos de tapabocas: desde el tradicional que es simplemente una tela que son de un solo uso hasta las que tiene una válvula incorporada. 

La diferencia entre ambas son marcadas: por un lado las de tela, que son más económicas, protegen en un solo sentido es decir que solo retiene las partículas de quien las usa y en general es utilizada para prevenir la propagación de resfríos y gripe.

Las que tienen una válvula, llamadas N95 o FFP2, tienen una protección en doble sentido con un filtro de aire para quien las usa. En total filtra al menos un 95% de las partículas en suspensión. Esta mascarilla está pensada para el personal de la salud.

Máscaras de protección. Foto: AFP
Máscaras de protección. Foto: AFP

Escasez de mascarillas en el mundo.

Varios países intentan controlar las reservas de máscaras y material de protección, indispensables para el personal sanitario que lucha contra la epidemia de coronavirus.

"No podemos detener la covid-19 [la enfermedad provocada por el coronavirus] sin proteger a los trabajadores sanitarios", dijo el director general de la OMS Tedros Adhanom Ghebreyesus a la prensa en Ginebra (Suiza).

Tedros dijo que la OMS había enviado más de medio millón de kits de material de protección a 27 países pero advirtió que "los suministros se están agotando rápidamente".

La falta de equipamiento en China provocó el contagio de miles de trabajadores sanitarios y la muerte de varias decenas de ellos, lo que está llevando a reutilizar plantas de fabricación de pañales, chaquetas y teléfonos móviles para fabricar máscaras y trajes de protección.

En Seúl (Corea del Sur), al menos 500 personas hacían cola en un supermercado el miércoles para comprar máscaras y el presidente surcoreano Moon Jae-in pidió disculpas por la escasez.

Corea del Sur fabrica diez millones de máscaras al día y el gobierno ordenó a los fabricantes a entregar la mitad de su producción a oficinas de correos, farmacias y cooperativas agrícolas para venderlas a un precio fijo reducido, con un máximo de cinco por persona.

El virus infectó a más de 5.600 personas y mató a 32 en Corea del Sur, donde hay más nuevos casos diarios que en China.

Pekín anunció el miércoles 38 nuevos fallecimientos pero solo 119 casos nuevos, la cifra más baja desde enero. La mayoría de las infecciones son en Hubei, la provincia del centro del país en cuya capital, Wuhan, apareció el coronavirus en diciembre.

En Indonesia la policía confiscó 600.000 máscaras en un almacén en la región de Yakarta, la capital, después de que se confirmaran los primeros casos en el país.

Alemania y Rusia decidieron prohibir la exportación de material médico para asegurarse que su personal sanitario puede cuidar a los enfermos.
En Italia, Luigi D'Angelo, director del departamento de protección civil, dijo a la AFP que el país, donde no se fabrican máscaras, iba a importar 800.000 de Sudáfrica pero que necesita al menos otros 10 millones.

En Francia, donde robaron 2.000 máscaras de un hospital, el presidente Emmanuel Macron anunció el martes que su gobierno requisará la producción para reservarla al personal sanitario y a los enfermos.

En China, un responsable del ministerio de Industria pidió a su vez a las empresas de material de protección que aumenten su producción y exporten porque la demanda en Hubei ya está cubierta.

En el plano económico, las organizaciones internacionales intentan frenar el impacto de la epidemia de coronavirus.

La reserva federal estadounidense recortó por sorpresa el martes sus tasas de interés de referencia en 0,5 puntos básicos para apoyar la economía pero los mercados no reaccionaron y el Dow Jones terminó perdiendo casi un 3%.

Con información de AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error