VIRUS DE ORIGEN CHINO

Llega la paranoia a Uruguay: la venta de tapabocas crece 10 veces

La principal cadena de farmacias agotó todo el stock y se duplicó el precio.

Insumo: China es el principal proveedor de tapabocas, pero el virus limitó las entregas. Eso disparó el precio: se duplicó en un mes. Foto: Archivo El País
Insumo: China es el principal proveedor de tapabocas, pero el virus limitó las entregas. Eso disparó el precio: se duplicó en un mes. Foto: Archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El coronavirus mata menos que una gripe cualquiera, al menos así se viene comportando fuera de China.

De cada 300 infectados, solo dos fallecen (una letalidad del 0,7%, como dicen los infectólogos). Pero, por más evidencia científica, la propagación de una cepa nueva, con potencialidad de pandemia y para la que no existe un antiviral específico, genera pavor. Un temor que cruzó el océano más rápido que la infección y ya está en Uruguay.

Las farmacias uruguayas, en promedio, vendieron en tres días la cantidad de tapabocas que suelen comercializar en un mes entero: significa que las ventas crecieron 10 veces. Y entre esas “apresuradas” adquisiciones cabe de todo: las mascarillas más caras, esas de válvulas, y las más baratas de tela y un solo uso.

Máscaras de protección. Foto: AFP
Máscaras de protección. Foto: AFP

Estas “corridas” en busca de un tapabocas “por las dudas” llevaron a que Farmashop, la cadena que cuenta con el 10% de las farmacias del país, agotase el stock y haya tenido que recurrir a nuevos proveedores en Argentina y Brasil.

Sucede que China es el principal provisor de este insumo médico. Como el gigante asiático retrasó -y en algunos casos cortó- las entregas, la faltante del producto empezó a notarse. Bajo la ley de oferta-demanda que gobierna el mercado, el precio se disparó: se duplicó en un mes.

En la farmacia de Zelmar Michelini y Soriano, en pleno Centro de Montevideo, se dio este diálogo previo a los feriados de Carnaval:

-¿Le quedan tapabocas? -preguntó una señora de unos 60 años.

-No, se nos agotaron -respondió el vendedor.

-¿Ya? Quería comprar un par antes de que suban de precio.

Quiere decir que al “por las dudas”, a las donaciones que envían desde Uruguay a China y a las previsiones médicas, se agrega el “para ahorrar”. Y eso, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), puede ser contraproducente.

El organismo emitió un comunicado en el que anunció que las personas sin síntomas respiratorios “no requieren una máscara médica, ya que no hay evidencia disponible sobre su utilidad para proteger a personas no enfermas”.

Incluso en el caso de un afectado, el tapabocas no evita ser contagiado. La propia OMS comunicó que la infección está siendo mayormente por las partículas que salen de las vías respiratorias, cuando se está a menos de un metro de distancia, y el contacto.

La paranoia (no el trastorno médico, sino el miedo infundado) puede generar el efecto contrario al deseado. Desde el Ministerio de Salud se explicó que el uso innecesario de un tapabocas puede llevar a que la persona se sienta “segura” y deje de lado otras medidas de higiene tan o más importantes: como un continuo lavado de manos por al menos 20 segundos (tiempo que se demora en cantar Que los cumplas feliz).

Gestos simples para protegerse de un virus. Foto: AFP
Gestos simples para protegerse de un virus. Foto: AFP

Cuestión de cercanía

Hay una regla no escrita que dice que un muerto en China no vale lo mismo que uno en Italia, mucho menos que uno en Argentina, en mi país, en mi barrio, en mi familia. Por supuesto que no se refiere al importe de una vida humana como tal, sino al valor sentimental que se acrecienta acorde se percibe a un hecho más cercano.

Esta teoría explica por qué a medida que el coronavirus (Covid-19) se va acercando a la población uruguaya, más reacción genera.

No se trata solo de una distancia geográfica, sino también de comunidades más cercanas y más conectadas (como los casos de infectados en España e Italia). Marita, una uruguaya residente en Milán, contó ayer a El País: “Nos están aislando, no hay clases, teatros ni museos. Y la gente está vaciando los supermercados”.

Pero ayer ocurrieron dos hechos que acercaron el fenómeno: se confirmó el primer enfermo en Barcelona (ciudad en la que viven unos 6.000 uruguayos); y más tarde en otras ciudades españolas. Anoche, además, Brasil anunció el primer análisis positivo a un ciudadano que llegó del norte de Italia, aunque las autoridades aclararon que aún debe ser realizado un nuevo análisis para la confirmación definitiva.

Argentina y Paraguay anunciaron controles especiales para pasajeros que provienen de Europa. Los aviones que salen de Italia deberán aterrizar en una plataforma especial en suelo argentino. Incluso a los pasajeros se les exigirá una declaración jurada en la que aseguran que no han sentido síntomas.

Ezeiza tiene dos vuelos diarios que conectan a Buenos Aires con Italia (país en el que ya se registraron 11 muertos).

Pero Paraguay, con menos conectividad, ha seguido una política similar: amplió la lista de viajeros de países a ser controlados (Corea del Sur, Singapur, Tailandia, Japón, Italia e Irán, además del territorio de Hong Kong, y con esto se busca “aumentar el nivel de seguridad de la población”).

Uruguay, hasta el momento, mantiene el cumplimiento del protocolo internacional.

El Ministerio de Salud dispone de termómetros infrarrojos (esas pistolas que toman la temperatura en la frente y que habían sido compradas durante la pandemia de AH1N1, en 2009). Pero por el momento no serán usados. De hecho, hay epidemiólogos que sostienen que es “innecesario” medir la fiebre al ingreso al país, cuando una persona puede estar incubando el virus sin síntomas, o puede haberse tomado un antitérmico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados