Naturaleza

Recorrer las Sierras del Este es una realidad de la mano de Ambá

La organización sin fines de lucro Ambá, inauguró un centro de visitantes, su primer sendero y se prepara para reintroducir especies extintas.

El ingreso al Sendero de las Nubes de Ambá Foto: Darwin Borrelli
El ingreso al Sendero de las Nubes de Ambá Foto: Darwin Borrelli

Cuando se piensa en las sierras, la mayoría de los uruguayos identifica esa zona con Minas (Lavalleja) o con la Sierra de las Ánimas. Sin embargo, en la zona noreste de Maldonado y en el centro de Rocha, las Sierras del Este albergan una importante cantidad de cerros que son el hábitat de animales nativos del monte y de la quebrada.

A menos de 10 kilómetros de la ciudad de Rocha, tomando por la ruta 109 al norte (una calle sinuosa y en su mayoría sin asfaltar), se llega al Centro de Regeneración de la organización civil sin fines de lucro Ambá.

Desde hace cinco años, la organización trabaja con los dueños de los campos de la cuenca del arroyo Rocha para concientizar sobre la necesidad de proteger, preservar y regenerar los ecosistemas nativos del lugar. Ambá suma cada año nuevos proyectos y más territorio de influencia: ya son 4.000 las hectáreas de campo –de propiedad privada– que brindan el espacio para que el equipo multidisciplinario lleve adelante el trabajo de conservación y regeneración.

Además, con el apoyo de empresas que quieren reducir su huella de carbono y neutralizar sus emisiones como Love, Beauty and Planet (Unilever), la organización suma nuevas iniciativas como la reforestación y conservación de más hectáreas de monte o la creación de nuevos espacios para la vegetación nativa.

Novedades 

Para el Día Mundial del Medio ambiente (5 de junio), Ambá inauguró su Centro de Visitantes al que llamó “Kristine Tompkins”, en honor a la líder de la Fundación Tompkins y el proyecto Rewilding Argentina. En el mes de julio, se inauguró su primer recorrido abierto al público: el Sendero de las Nubes.

Maximiliano Costa, coordinador de Ambá, explicó a El País que el sendero recorre una extensión de 5 kilómetros en un campo lindero al Centro de Regeneración que hasta ahora estaba en condiciones de semiabandono.

“Asociar un sendero al centro de regeneración siempre fue una de las patas del proyecto. La idea es lograr que sean varios, que tengan diferentes niveles de dificultad y apunten a varios públicos”, apuntó el coordinador de la organización durante la visita.

Y agregó: “Es un sendero de dificultad bastante baja, es muy familiar; no te digo que se pueda venir con un carrito, pero probablemente si podés cubrir la mayor parte”.

Se trata de un paseo con vistas panorámicas, que permite admirar la Sierra de Rocha (también conocida como India Dormida), la Laguna de Rocha en el horizonte, observar las quebradas y montes de la zona, observar la fauna salvaje y llegar hasta una tapera de 200 años de antigüedad que corona uno de los picos.

“El otro día con un visitante me crucé con un Guazuvirá; además se ven muchos rapaces como cuervos”, contó.

Las vistas panorámicas del Sendero de las Nubes Foto: Darwin Borrelli
Las vistas panorámicas del Sendero de las Nubes Foto: Darwin Borrelli

Por ahora se trata de un paseo guiado (evalúan convertirlo en autoguiado en el futuro), cuyo costo es de $ 380 para mayores de 12 años y es gratis para los menores. Los grupos salen los sábados y domingos.

Si bien es un sendero que no atraviesa mucho monte, se aconseja usar pantalones gruesos para evitar pincharse. Además, es recomendable recorrerlo con botas de lluvia, llevar gorro y protector solar (ya que gran parte es al sol).

Sin embargo, el recorrido puede ser ventoso y hasta frío, por lo que también es aconsejable equiparse con camperas o alguna bufanda.
Próximamente el recorrido ofrecerá una propuesta novedosa y diferente: un recorrido nocturno. “En septiembre, si el tiempo nos acompaña, lanzaremos el Sendero de las Nubes nocturno. Es una experiencia bien diferente, nosotros viviendo acá lo sentimos: los sonidos y la conexión con la naturaleza y el monte es diferente”, concluyó Costa.

Caballos salvajes en el Sendero de las Nubes de Ambá Foto: Darwin Borrelli
Caballos salvajes en el Sendero de las Nubes de Ambá Foto: Darwin Borrelli

Rewilding: recuperar las especies perdidas

Junto a la tapera que fue reconstruida para que voluntarios y el guardaparques de Ambá puedan quedarse, hay un corral que tiene más de 200 años. Se trata de un círculo de piedras apiladas. Ese picadero, que ahora alberga un nuevo corral, será el primer lugar donde las piaras de pecaríes harán su cuarentena.

Este año, Ambá lanzó el proyecto de Rewilding Uruguay: con el apoyo de la fundación Rewilding Argentina. La organización se propuso reinsertar al pecarí, un cerdo autóctono del Uruguay que lleva más de 100 años extinto en el país a causa de la actividad ganadera y la explotación de sus cueros. El objetivo, explicó Costa, es trabajar para reintroducirlos en las Sierras del Este a través de la reproducción de animales que se encuentran en cautiverio. Para ello, se trabajó en protocolos muy estrictos con el Ministerio de Ambiente y se continúa trabajando con la dirección de ambiente del departamento de Rocha.

Además, Ambá trabaja con las poblaciones de venado de campo y de tatú peludo para comprender cómo se encuentran desde el punto de vista ecosistémico y terminar con la caza furtiva.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error