GÉNERO

¿Por qué tan pocas mujeres ganan los Nobel de ciencia?

Este año, ninguna científica fue premiada a pesar de los esfuerzos por más diversidad de la Real Academia de Ciencias de Suecia

Donna Strickland
En 2018, Donna Strickland se convirtió en la primera mujer en recibir un Nobel de Física en 55 años

Los premios Nobel de medicina, química y física de 2019 fueron, como en la mayoría de las veces, para hombres. Esto fue a pesar de los pasos que la Real Academia de Ciencias de Suecia tomó el año pasado para ser más inclusiva en sus reconocimientos. Todavía, una mujer ganadora de un Nobel es una rareza y esto plantea preguntas sobre la exclusión de las mujeres en la comunidad científica.

Las mujeres galardonadas están subrepresentadas en todas las categorías del Premio Nobel, especialmente cuando se considera su participación en estas áreas. A nivel mundial, todavía representan menos de un tercio de la fuerza laboral científica, pero eso es mucho más que el 3% reconocido por los Nobel.

En 2018, el secretario general de la academia, Göran K. Hansson, envió una carta a los científicos pidiéndoles que tengan en cuenta la geografía y el género en sus nominaciones. Pero los esfuerzos para diversificar a los ganadores del Nobel parecen ser lentos y hay una larga historia que superar: de los más de 600 premios Nobel que se han otorgado en las ciencias, solo 20 han sido para mujeres.

Algunas otras categorías, como paz y literatura, son más diversas, porque se consideran más “aceptables” para las mujeres. No obstante, solo 15 de los 116 reconocidos con el Nobel de Literatura son mujeres. La última fue la escritora polaca Olga Tokarczuk. En el caso del Nobel de la Paz, el que se entrega hoy, de 133 personas galardonadas, 17 han sido mujeres.

Olga Tokarczuk
La escritora polaca Olga Tokarczuk recibió el jueves el premio Nobel de Literatura 2018

Hansson le dijo a la revista Nature que no podía hacer más para aumentar la diversidad. “Es importante recordar que el Premio Nobel se otorga por descubrimientos e inventos”, señaló en la conferencia de prensa de 2018 para anunciar al ganador del Premio Nobel de Física, “y quienes lo reciben han hecho importantes contribuciones a la humanidad y es por eso que consiguen el premio”.

En esa conferencia de prensa, la canadiense Donna Strickland fue nombrada ganadora. Se convirtió en la primera mujer en recibir un Nobel de Física en 55 años. Pareció sorprendida cuando una le dijo que era la tercera mujer en ganar un Nobel en esa disciplina. La primera fue Marie Curie (1903) y se le entregó por “los extraordinarios servicios que ha prestado por sus investigaciones conjuntas sobre los fenómenos de radiación descubiertos por el profesor Henri Becquerel”. Sesenta años después fue el turno de Maria Goeppert Mayer “por sus descubrimientos sobre la estructura nuclear de la carcasa”.

En química, solo fueron premiadas cinco mujeres entre 181. Otra vez aparece Marie Curie como la primera mujer en recibir un Nobel en esta categoría. Fue en 1911 por el descubrimiento de los elementos radio y polonio, por el aislamiento del radio y el estudio de la naturaleza y los compuestos de este elemento. En 1935 se destacó el trabajo de Irène Joliot-Curie, hija de Marie Curie, “en reconocimiento de su síntesis de nuevos elementos radiactivos”. En 1964, el Premio Nobel de Química fue para Dorothy Crowfoot Hodgkin “por sus determinaciones por técnicas de rayos X de las estructuras de importantes sustancias bioquímicas”. Después de 45 años fue el momento de Ada E. Yonath “por los estudios de la estructura y función del ribosoma”. El año pasado le tocó a France H. Arnold, pionera en métodos de evolución dirigida que puedan crear sistemas biológicos útiles.

Marie Curie
Marie Curie. Foto: Wikimedia Commons

En Medicina, 12 mujeres han recibido este premio entre las 219 personas destacadas. La primera fue Gerty Theresa Cori (1947) por su descubrimiento de la conversión catalítica del glucógeno; 20 años después, fue Rosalyn Yalow “por el desarrollo de radioinmunoensayos de hormonas peptídicas”. El 2009 rompió todas las tendencias: Elizabeth H. Blackburn y Carol W. Greider fueron elegidas por su aporte en el “descubrimiento de cómo los cromosomas están protegidos por los telómeros y la enzima telomerasa”. La última en recibir este galardón fue Tu Youyou hace cuatro años. Ella es la descubridora de una nueva terapia contra la malaria.

De todas las disciplinas, economía es la que tiene el menor porcentaje de mujeres. De 81 premiados, solo una fue mujer: Elinor Ostrom, quien se destacó “por su análisis de la gobernanza económica, especialmente los bienes comunes”.

No hay forma de saber quién ha sido nominado para un Nobel; los nombres se mantienen confidenciales por 50 años. Entonces, en esa conferencia de prensa de 2018, un periodista preguntó solo por el porcentaje: ¿cuántas mujeres se encontraban entre el número total de nominadas? Hansson dijo que no sabía. “Es un pequeño porcentaje seguro”, respondió.

Y agregó: “Y es por eso que estamos tomando medidas para alentar más nominaciones. Porque no queremos perder a nadie”.

Su colega de la academia, la profesora de física Olga Botner, agregó que el porcentaje es pequeño porque hace unas décadas, había muchas menos mujeres en ciencia. “El número ha aumentado constantemente a lo largo de los años, pero el número de nominaciones refleja más bien los porcentajes como si fueran, por ejemplo, dos o tres décadas atrás en el tiempo”, explicó.

¿Pero es así? Liselotte Jauffred, profesora asociada de física en el Instituto Niels Bohr de la Universidad de Copenhague, utilizó datos históricos y modelos para descubrir si el menor número de mujeres en los campos científicos explica totalmente el bajo número de mujeres ganadoras del Premio Nobel. Publicó un artículo al respecto en octubre pasado. Los resultados, dice Jauffred, son claros: aunque hay menos mujeres en las ciencias a lo largo de la historia, las mujeres están subrepresentadas entre los ganadores del Premio Nobel. “Con un 95% de probabilidad, hay un sesgo contra las mujeres”, afirmó.

Hay muchos ejemplos de mujeres que parecen haber merecido el Premio Nobel como Lise Meitner, la física austriaca que descubrió la fisión nuclear, pero cuyo compañero de equipo, Otto Hahn, fue el que recibió el Nobel por su trabajo en el año 1944.

La Academia Sueca no puede dar Nobel a aquellos que podrían haber sido pasados por alto; sus propias reglas no permiten conceder premios póstumos.

Cuando Strickland ganó el Nobel de Física el año pasado, todavía era profesora asociada en la Universidad de Waterloo en Ontario, Canadá, a pesar de sus logros. Estudios recientes sugieren que las mujeres han ganado más premios de ciencias, pero esos premios a menudo pagan menos, tienen un estatus más bajo y tienen que ver con la enseñanza, no con la investigación (Agencias).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)