SEGURIDAD VIAL

Manejo en pista versus manejo en calle: los consejos del campeón nacional de karting

Andres de Araujo explica las diferencias entre la conducción deportiva y de calle y porqué no deben mezclarse

Andrés de Araujo
Andrés de Araujo, campeón nacional de karting

Andrés de Araujo pisa el acelerador hasta alcanzar los 200 kilómetros por hora. Toma las curvas con velocidad. Sabe cómo cambiar la presión del auto para que “se vaya poniendo de a poco” y conseguir la máxima potencia.

Claro. De Araujo no es un conductor cualquiera. Es el campeón nacional de karting. Y también enseña que el manejo deportivo y el manejo de calle no deben entreverarse nunca.

“La calle tiene un montón de chicanas permanentes; en una pista hay menos sorpresas”, dijo en diálogo con El País.

La principal diferencia es esta: en el tránsito se busca (o debería buscarse) la movilidad segura; en un autódromo se “busca la máxima performance”, es decir, “ser más rápidos que todos” para llegar a la meta.

De Araujo, quien ha hecho parte de su carrera deportiva en Argentina, da charlas sobre seguridad vial para distinguir ambos modos de conducción. “Es más peligroso irse de Montevideo a Punta del Este que correr una carrera”, apuntó.

Esto se debe a que en una pista no hay distracciones: todos los vehículos se mueven hacia el mismo lado, están conducidos por profesionales, los motores y todos los elementos están en perfecto estado y han sido revisados hasta el último minuto y las medidas de seguridad son extremas (por ejemplo, el cinturón de seguridad es de seis puntas y el piloto usa casco, entre otras).

“En la calle o en la ruta tenés conductores que van a lugares distintos en diferentes sentidos, no sabés cómo utilizan sus autos, hay peatones y otros obstáculos que pueden cruzarse”, recordó.

Andrés de Araujo
Andrés de Araujo

Un circuito, por ejemplo, está diseñado para minimizar los golpes si los vehículos se salen de la pista; en la calle, esta situación puede significar un grave accidente para el conductor, pasajeros y peatones. Y hay que ejercer permanente lo que se conoce como “lectura del tráfico”: cumplimiento de las señales, conocimiento de las reglas de tránsito y buen comportamiento.
Por ejemplo, hay que evitar ir detrás de vehículos viejos y de vehículos altos porque no dejan ver lo que está más adelante. O un clásico olvido: revisar la presión. Circular con la presión baja o con las gomas de los neumáticos desgastadas o deterioradas, aumenta el riesgo de reventón y la distancia de frenado.

En resumen, por más que circule a 200 kilómetros por hora o más (depende del autódromo), el piloto no tiene este tipo de sorpresas.

Otra diferencia: en una pista los competidores pueden ir cerca unos de otros; en la calle es fundamental mantener la distancia para tener tiempo de reacción y poder frenar suavemente.

“Lo que buscamos es desplazarnos de la mejor manera en la calle; en la pista buscamos la mejor performance y andar lo más rápido posible. Nosotros buscamos frenar más corto cuando llegamos a la curva para acelerar por más tiempo y doblar rápido, todo lo contrario a lo que buscamos en la calle. Allí hay que tener la máxima adherencia y mantener la distancia”, explicó.

De Araujo añadió: “Cuando uno utiliza el auto para andar rápido, se desgasta: las pastillas de freno, las cubiertas y más; se trabaja mucho en suspensión y alineación para que tenga más agarre en el piso, lo que varía según el circuito y el clima. En un auto de calle se tiene un set up básico y uno tiende a que tenga el menor desgaste posible y que sea más económico”.

Mundial de karting fue suspendido por COVID-19.

La primera vez que Andrés de Araujo pisó un autódromo fue a los 7 años. Con su padre y su abuelo siempre veía las carreras de Fórmula 1 los domingos de mañana. Así lo explicó: “El sonido, el momento de la largada, la tensión, esa adrenalina me enloqueció”.

Empezó a competir a los 10 años en karting en distintas categorías. Lo hizo entre 1995 y 2004. Luego participó del automovilismo argentino. Regresó a Uruguay en 2018.

Ahora es el último campeón uruguayo de karting. Esto le significó la clasificación para correr el mundial en Portugal, pero el evento fue suspendido por la pandemia de coronavirus. Ahora debe conseguir el bicampeonato para viajar al torneo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados