Publicidad

EnRaíz: una exposición de 200 personas de todas partes de Montevideo que convive con Blanes y Figari

Las obras, hechas con gente común, salen de los talleres que brinda el programa Esquinas de la Cultura.

Compartir esta noticia
Exposición talleres blanes.jpg
Exposición EnRaíz en el Museo Blanes
Foto: Esquinas de la Cultura

Unacasa quinta del siglo XIX, un museo que lleva el nombre de uno de los artistas más importantes de la historia del Uruguay, una institución que guarda 1.600 piezas de pintores y artistas de todos los tiempos, un claustro rodeado por columnas, esculturas y una fuente. Un sábado de noviembre a las cuatro de la tarde. Un cielo celeste y abierto. El sol que atraviesa una claraboya. Una inauguración. El final de un proceso. El comienzo de otro. Una muestra con 181 obras diferentes. 200 artistas. 400 personas reunidas. Una mujer que se saca una foto delante de una pieza de madera. Una niña que señala un dibujo. Alguien que da la bienvenida. Alguien que agradece. Un grupo de 30 personas que hacen un espectáculo de percusión dirigidos por Nicolás Arnicho. El sonido que envuelve el aire. La tarde que empieza a caer. Y en el medio de todo eso, Milton Almeida, 59 años, con las esculturas en madera que hizo en el taller de tallado al que va desde hace cuatro años -unas piezas lisas y perfectas con formas de animales y de mujer- pensando en que ese es un momento importante, especial, algo que nunca imaginó.

“Es la tercera muestra que hacemos, pero esta inauguración fue especial, había mucha gente. Todos los años sacamos conclusiones para mejorar en la próxima muestra. La verdad es que para nosotros tener la oportunidad de exponer en el Blanes es algo muy importante”, dice Milton, diez días después de que su obra se esté exponiendo en uno de los museos más importantes del Uruguay. “Estar en el Blanes es algo que no puedo describir. Es como ser parte del taller. Cada vez que llega el día de taller estamos contentos, es una alegría. La madera es un material hermoso, noble, es lindo de sentir”.

La muestra se llama EnRaíz, y está en el Museo de Bellas Artes Juan Manuel Blanes hasta el próximo domingo 26 de noviembre. No se trata de una exposición como cualquier otra. Los talleres de los que habla Milton son los que brinda, durante todo el año, Esquinas de la Cultura, el programa de la Intendencia de Montevideo que busca descentralizar la cultura en distintos barrios y zonas de la capital. Las 181 obras expuestas salieron de esos talleres.

“EnRaíz surge el año pasado por el deseo que tienen los participantes de los talleres artísticos que brinda Esquinas de la Cultura en varios espacios culturales distribuidos por diferentes barrios, de demostrar los procesos que hacen”, cuenta Manuel Rivoir, gestor que forma parte del programa.

“Los museos son lugares para todos y todas, más allá de que para artistas profesionales sea una casa, está bueno que cualquier persona tenga acceso a ellos. Pensamos en el Blanes porque, más allá de la buena relación que tenemos con la dirección, dentro del circuito de museos, es el que está más alejado del centro de la ciudad, es accesible, está sobre una avenida. Y nosotros buscamos eso: descentralizar, descongestionar”.

Ahora, y hasta el próximo domingo 26, en un mismo espacio conviven obras deJuan Manuel Blanes, de Pedro Figari, de Milton, de Karen, de Juan, de Víctor, de Wilma y de 195 personas más de distintas partes de Montevideo.

Además de piezas talladas en madera de los dos talleres -uno en el Parque de los Fogones, en Nuevo París, y otro en el Castillo Idiarte Borda, en Colón- hay esculturas hechas con materiales sacados del río por niños y niñas de la Casa de la Cultura Zona 3 del Mercado Modelo, retratos y autorretratos en pintura sobre cartón que hicieron niños del Anfiteatro Rincón del Cerro y el Espacio Cultural “La Placita” Villa Centauro, y retratos hechos en carbonilla por participantes del taller de dibujo de la Escuela Esquinera, que funciona en el barrio La Blanqueada.

El próximo fin de semana, para cerrar la exposición EnRaíz, habrá dos intervenciones en el claustro del museo, donde está la muestra. El sábado 25, el taller Juego, danza y tambor -que se da en la Casa de la Cultura Zona 3- hará una muestra de tambores, canto y candombe a las cinco de la tarde. Al otro día, a las cinco menos cuarto, se presentará la obra de teatro comunitario Trapos sucios, a cargo del taller del Centro Cultural Oeste, del Cerro.

Exposición talleres blanes 2.jpg
Exposición EnRaiz en el Museo Blanes.
Foto: Esquinas de la cultura

Hacer que suceda

Descentralizar la cultura, dice Manuel Rivoir, no significa solamente la circulación de productos, hacer que el teatro y la música y la pintura lleguen a lugares o a personas que en general no tienen acceso. Se trata, también, de darles espacios y herramientas para que sean ellas mismas las creadoras de productos culturales.

“La realidad de Montevideo es que, en general, el circuito cultural está centralizado. Si uno observa el mapa de museos, de salas de teatro, de galerías, están por el Centro, por Cordón, por Ciudad Vieja”, explica.

En eso se basa Esquinas de la Cultura: en expandir, en generar espacios para que el arte suceda en cualquier lugar de la ciudad.

El programa empezó con una carpa que giraba por los barrios llevando diferentes propuestas. Ahora, funciona en base a dos pilares.

Por un lado, los talleres gratuitos que suceden en espacios culturales barriales. Abarcan desde tango, danza contemporánea, teatro, tallado, dibujo, pintura, hasta percusión y música. La mayoría de esos centros son administrados de forma voluntaria por vecinos. Por otro lado, una red de coordinadores y gestores que se reparten el territorio para acompañar el trabajo de esos centros.

“Es importante que estos talleres existan”, dice Manuel. “No solo para que las personas tengan acceso a espacios artísticos, sino porque la manifestación artística permite encontrarse, expresarse, imaginar otros mundos posibles. Y eso es necesario”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Cultura

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad