Encuentran el fósil de la serpiente pitón más antigua del mundo

Un equipo paleontólogos identificó a una pitón a partir de un fósil de hace 47 millones de años en Alemania

Fósil de la serpiente pitón más antigua del mundo. Foto: Instituto Senckenberg
Fósil de la serpiente pitón más antigua del mundo. Foto: Instituto Senckenberg

Un equipo internacional de paleontólogos identificó a la serpiente pitón más antigua del mundo a partir de un fósil de hace 47 millones de años que fue recuperado del sitio arqueológico Messel Pit, cerca de la ciudad de Darmstadt en Alemania.

Los restos de la serpiente pitón más primitiva del planeta pertenecen a un ejemplar que tenía una longitud de poco más de un metro. La investigación detallada de la nueva especie fue realizada por los doctores Krister Smith, del Instituto de Investigación Senckenberg; y Hussam Zaher, de la Universidad de San Paulo en Brasil; y publicada en la revista Biology Letters.

Según los investigadores, el fósil "completamente preservado" de la especie denominada Messelopython freyi fue hallado cerca de un lago antiguo y ayudará a comprender el lugar de origen de las pitones.

"Conforme a nuestros hallazgos, estas serpientes ya existían en Europa en la época del Eoceno, hace más de 47 millones de años. Y nuestros análisis rastrean su historia evolutiva hasta el Viejo Continente", afirmó Zaher.

Sin embargo, la presencia de pitones y otras grandes serpientes constrictoras en el continente europeo se interrumpió por millones de años. "Los fósiles de esta familia de ofidios no volvieron a aparecer hasta el Mioceno, entre 23 y 5 millones de años atrás", aseguró Smith.

Y desaparecieron nuevamente al cambiar la temperatura del planeta. "A medida que el clima global comenzó a enfriarse nuevamente después del Mioceno, las pitones desaparecieron una vez más de Europa", explicó Smith.

Otro descubrimiento de los científicos fue la convivencia en el mismo ecosistema durante el Eoceno de estas pitones primitivas y sus parientes muy similares, las boas, que en la actualidad se encuentran geográficamente muy separadas.

"Sin embargo, en Messel, tanto Messelopython freyi como boas primitivas como Eoconstrictor fischeri vivían juntas en el mismo ecosistema. Por lo tanto, tenemos que revisar la tesis de que estos dos grupos de serpientes competían entre sí, haciendo imposible que compartieran el mismo hábitat", señaló Smith.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error