PERFIL

Elon Musk: la vida del hombre más rico del mundo

El reconocido empresario y emprendedor Elon Musk encabeza la lista de millonarios; no obstante, no espera morir con dinero.

Elon Musk. Foto: archivo
Elon Musk. Foto: archivo

Elon Musk, el controvertido y enigmático empresario que dirige SpaceX y Tesla (entre otras empresas), superó al fundador de Amazon, Jeff Bezos, y obtuvo el título de la persona más rica del mundo, según Bloomberg. Este le llega después de 32 años en Estados Unidos, país al que llegó con “solo US$ 2.000, una mochila y una valija llena de libros”. De origen sudafricano, reconoció el hito en un tweet, señalando “qué extraño” y “bueno, ahora de vuelta al trabajo”.

Más de una vez ha dicho que se considera un ingeniero en lugar de un inversionista y que lo que lo despierta por la mañana es el deseo de resolver problemas técnicos y hacer el mundo (y el espacio) un lugar mejor. ¿Y cómo? Con autos ecológicos, colonización de Marte, trenes súper rápidos en túneles de vacío, servicio de internet satelital global e inteligencia artificial integrada al cerebro humano.

Un aumento del 6% en las acciones de Tesla elevó el valor de las acciones y opciones de su CEO en US$ 10 mil millones, llevando su patrimonio neto a aproximadamente US$ 191 mil millones. Amazon, en cambio, tuvo un “modesto” aumento: menos del 2% (US$ 3 mil millones), por lo que su director ejecutivo se quedó con US$ 187 mil millones. El fundador de Microsoft Bill Gates ocupa ahora un distante tercer lugar con US$ 132 mil millones.

Si bien la rivalidad del dúo en la lista de ricos es nueva, los hombres han estado compitiendo durante años en el espacio, dado que Bezos también dirige la startup de exploración espacial Blue Origin.

Es más, conocido por sus diatribas en Twitter, en 2018 lo criticó acusándolo de “imitador”.

El título de persona más rica del mundo no es lo que hace que el título de Musk sea intrigante. Es la velocidad con la que lo alcanzó. Hace apenas un año, Musk no picaba en la lista de los más ricos del mundo (su fortuna era inferior a los $ 30 mil millones), pero este año, Musk se vio impulsado por unos US$ 150.000 millones gracias al vertiginoso precio de las acciones de Tesla.

Si bien las acciones han tenido una tendencia al alza en 2020, después de solo una década como empresa que cotiza en bolsa, Tesla se convirtió en el fabricante de automóviles más valioso del mundo por valor de mercado, superando las valoraciones de Ford, GM, VW Group y Toyota. La capitalización de mercado de Tesla es ahora de US$ 757.000 millones.
Curiosamente, el magnate, de 49 años, terminó el 2020 deshaciéndose de todas las casas que tenía a su nombre. En diciembre cerró un acuerdo de más de US$ 60 millones con el empresario Ardie Tavangarian, para venderle en lote las cuatro últimas viviendas que poseía en Los Ángeles.

De esta manera cumplió la promesa con la que sorprendió a sus seguidores el pasado mes de mayo en su cuenta de Twitter: “Voy a vender casi todas mis propiedades físicas. No seré dueño de ninguna casa”, anunciaba Musk.
Tras poner a la venta todas sus casas en Los Ángeles, Musk y su pareja, la cantante Grimes (32), se trasladaron a vivir a Texas, donde el empresario anunció que establecería todos sus negocios, criticando duramente al estado de California.

El traslado a Texas es conveniente para Musk, dado que estado de la estrella solitaria es uno de los nueve estados que no tienen un impuesto sobre la renta estatal. California, en cambio, tiene el impuesto sobre la renta más alto de todo el país.

Inspiración para Tony Stark.

Se refieren a él como la inspiración de la vida real para la interpretación de Robert Downey Jr. de Tony Stark para la saga de Iron Man. Lo cierto es que Musk tiene en su haber muchas excentricidades y polémicas. Por ejemplo, en un correo electrónico que creyó extraoficial, Musk le dijo a BuzzFeed News que uno de los buzos que habían rescatado a los pequeños atrapados en una cueva tailandesa en julio de 2018 era un “violador de niños”. El buzo había cuestionado el plan improvisado de Musk para liberarlos.

Tiempo después, durante una entrevista con el conductor de podcasts Joe Rogan, Musk fumó marihuana y habló en detalle acerca de lo que considera las posibilidades apocalípticas de la inteligencia artificial.

A principios de 2020 dijo que el pánico suscitado por el SARS-CoV-2 era “tonto” y describió las órdenes de quedarse en casa como “encarcelamiento forzoso”, remarcando que eran “fascistas” y una violación de los derechos constitucionales.

En un informe de The New York Times, se asegura que, a pesar de todos sus defectos, Musk ha tenido desde hace mucho ese tipo de genio. En 2006 publicó un “plan maestro” para Tesla que parece una aventura digna del Coyote y el Correcaminos: “1) Fabricar un auto deportivo. 2) Utilizar ese dinero para crear un auto asequible. 3) Usar ese dinero para producir un auto aún más asequible. Mientras se hace lo anterior, también proporcionar opciones de generación de energía eléctrica con cero emisiones de carbono. Guardar el secreto”.

De esta manera, la personalidad de Musk se ha convertido en un elemento clave, no solo de las marcas de sus varias empresas, sino de sus modelos de negocio.

Uno de sus más grandes sueños.

Musk no espera morir siendo multimillonario ni millonario ni rico. Dijo que cree que la mayor parte de su dinero se gastará en la construcción de una base en Marte, uno de sus más grandes sueños.

Fundó SpaceX porque se sentía frustrado porque el programa espacial de Estados Unidos no era más ambicioso. “Seguía esperando que avanzáramos más allá de la Tierra y que pusiéramos una persona en Marte, tuviéramos una base en la Luna y tuviéramos, ya sabes, vuelos muy frecuentes a la órbita”, comentó una vez a la cadena BBC.

Cuando eso no sucedió, se le ocurrió la idea de la “Misión Mars Oasis”, que tenía como objetivo enviar un pequeño invernadero al planeta rojo. La idea era que la gente volviera a entusiasmarse con el espacio y persuadir al gobierno para que aumentara el presupuesto de la NASA. Así se dio cuenta que la tecnología espacial era mucho más cara de lo necesario y creó los cohetes reutilizables.

Y aunque hace poco explotó en un ejercicio de aterrizaje un prototipo de la nave Starship SN8, destinada a llegar al planeta rojo, Musk tuiteó: “¡Marte, allá vamos!”Aunque otros hayan visto el incidente como un fracaso, para el magnate es un paso más cerca para su primera misión tripulada prevista para 2024.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error