SALUD

A cierta edad muere más gente por fracturas  de cadera por año que por cualquier cáncer

Alrededor de un tercio de los afectados fallece en el primer año tras la fractura. Si bien el 75% de quienes se fracturan son mujeres, mueren más hombres. Es un tema muy costoso para el país.

fracturas de cadera
Casi la totalidad de las fracturas de cadera terminan en una operación, son raras las que no. 

Uruguay gasta unos US$ 20 millones por año en las fracturas de cadera. Este número se desprende del trabajo Análisis Epidemiológico Multicéntrico de las Fracturas de Cadera en Uruguay: Importancia de un Registro Nacional, monografía realizada por estudiantes de Medicina de la Universidad de la República (Udelar).

La cifra llama la atención tanto como la cantidad de personas que se ven afectadas por estas fracturas y la mortalidad que conlleva: 30% de los fracturados al año.

“No es un detalle menor. Hay más gente muerta con diagnóstico de fractura de cadera al año que con diagnóstico de cualquier cáncer. Todos tendemos a menospreciar lo que es una fractura de cadera; sin embargo, a determinada edad mata más que un cáncer de mama, que un cáncer de útero, que un cáncer de próstata”, señaló a El País el doctor Rogelio Rey, profesor agregado de la Clínica de Ortopedia y Traumatología de la Facultad de Medicina de la Udelar y uno de los participantes del estudio mencionado.

La muerte no tiene por qué responder directamente a la fractura de cadera, pero esta última dispara una serie de problemas que sí pueden causarla.

“Entre el 15% y el 20% de los pacientes con fractura de cadera se reoperan por alguna causa. También pueden hacer trombosis, infartar, presentar deterioro cognitivo como demencia o delirio post operatorio, post fractura… muchas complicaciones vinculadas que, de hecho, se denominan enfermedad fracturaria. Empieza con la fractura y después aparece una catarata de problemas vinculados”, detalló Rey.

fracturas de cadera

Se fracturan más mujeres, pero mueren más hombres

Después de los 50 años el riesgo de fractura de cadera se duplica cada 5-7 años. Solo menos de la tercera parte de los fracturados de cadera se recupera sin secuelas importantes, un tercio sobrevive con secuelas que afectan seriamente su calidad de vida y el resto fallece en el primer año tras la fractura.

El 75% de los fracturados es del sexo femenino. “Increíblemente, aunque las mujeres se fracturan más, los hombres se mueren más. En principio no responde a nada especial”, señaló el traumatólogo Rogelio Rey.

El promedio de edad es de 80 años. El 80% de las fracturas se da en domicilio y en zona urbana. “Hay que buscar mecanismos para que los viejitos no se caigan en sus casas, como evitar alfombras o promover el uso de calzado adecuado”, recomendó.

Altos costos para el país.

El Fondo Nacional de Recursos (FNR) calcula que cada paciente con fractura de cadera tiene un costo de US$ 3.100, incluyendo el implante y dos días de internación. Eso es lo que le paga al centro en el cual se interviene el paciente.

“En el trabajo que hicimos vimos que el mínimo de internación era de siete días y el máximo 11 días. Entonces el costo promedio ya no serían US$ 3.100 sino US$ 4.420. En Uruguay se registran unas 3 mil fracturas de cadera por año, por lo que estaríamos hablando de entre US$ 13 millones o US$ 14 millones anuales para pacientes no complicados”, estimó.

La cifra trepa a US$ 20 millones por año si aparecen complicaciones y, por ejemplo, si en lugar de de una internación de 11 días, los pacientes están un mes.

“A eso hay que agregar la fisioterapia, las tomografías si se necesitan, la resonancia magnética, múltiples placas, las eventuales discapacidades permanentes o transitorias derivadas”, enumeró el especialista.

Todo esto sin tener en cuenta a dónde vuelve el paciente fracturado. “Si nunca más regresa a su domicilio, si va a una casa de salud; o sea que no solo está el tema económico, sino también el social”, advirtió Rey.

Hay que tener presente que las fracturas de cadera son casi siempre quirúrgicas, es raro que no terminen en una operación.

“Todas las cirugías son con el objetivo de que el paciente se rehabilite lo más precozmente posible, salga de su cama rápidamente y que empiece a caminar lo antes posible”, acotó.

No todos retornan a su vida previa por más que sea el objetivo final. “El paciente que no caminaba con bastón puede llegar a necesitarlo y el que lo usaba a veces termina caminando con andador o puede no caminar más y requerir una silla de ruedas. Los pacientes añosos caen algún escalón en su capacidad funcional. Se intenta que con la cirugía y la rehabilitación precoz no lo hagan, pero no siempre se logra”, apuntó Rey.

En el estudio se evaluó lo que ocurre en cuatro centros de salud: una institución privada grande de Montevideo, una pública de la capital y dos del interior del país.

fracturas de cadera

Un registro que es único en América Latina

Hace más de 40 años que el FNR cuenta con un Registro de Artroplastias (prótesis de rodilla) y prótesis de cadera único en Latinoamérica. “El trabajo es de 1.700 prótesis en pacientes menores de 55 años, valuados entre 6 y 17 años. Incluye a todos los cirujanos del país, todos los centros, todos los pacientes”, detalló Rey.

“El FNR ya registra el 40% de las fracturas a las que se les coloca prótesis, entonces lo único que tendría que hacer es incluir dentro del registro las fracturas a las que no se les hace prótesis para tener un registro total. Eso facilitaría mucho las cosas y es lo que estamos peleando con el FNR y con el Ministerio de Salud Pública”, agregó.

Los datos sobre prótesis están porque los pacientes las solicitan al FNR, mientras que es más difícil que le lleguen los datos de aquellos que no las necesitan. “A eso es a lo que tenemos que apostar”, destacó.

Hacia un Registro Nacional.

El estudio, que será publicado en la revista de la Facultad de Medicina probablemente a inicios de 2022, plantea la importancia que tiene contar con un Registro Nacional de fracturas de cadera y cómo planificarlo.

Rey explicó que los datos de todas las enfermedades se envían al Ministerio de Salud Pública. “Cuando vamos a la realidad, los datos de fracturas de cadera no sirven para nada o son poco útiles cuando uno quiere ver qué pasó, que implante usa la persona, cuál falló, por qué falló”, indicó.

Lo que proponen con este trabajo “es tratar de estimular la creación de un Registro Nacional de Fracturas de Cadera porque lo que se gasta en ellas justifica que lo haya. Nos parece que es importante que se le dé un impulso nacional”, acotó el especialista.

Añadió que no hay muchos registros de este tipo a nivel mundial; serían menos de una docena.

“En el protocolo que hicimos para elaborar el registro está el saber si el paciente tiene diagnóstico de osteoporosis o si tuvo antes una fractura de puño, de columna o de hombro, porque si tuvo una fractura previa puede hacerse tratamiento de la osteoporosis eventualmente y eso puede disminuir el riesgo de fractura de cadera”, señaló a El País.

Precisamente, contar con un registro podría ayudar a saber cosas que hoy se desconocen, como por ejemplo si tratar la osteoporosis disminuye el número de fracturas. “Eso es algo ya más difícil de comprobar”, admitió Rey.

fracturas de cadera

Tratamiento: Prótesis o fijación con placas o tornillos

Las fracturas de cadera se tratan con prótesis o con lo que se llama fijación con osteosíntesis, que consiste en la colocación de clavos, placas o tornillos. “Para que la gente lo entienda le digo que haga de cuenta que la cadera es como si fuera el cuerpo humano. Las fracturas del cuello del fémur serían como si se fracturara el pescuezo. La cabeza queda sin irrigación, hay que tirarla a la basura y colocar una prótesis. Cuando la fractura agarra a los hombros, mantiene a la cabeza con irrigación, entonces no se coloca una prótesis sino clavos, placas o tornillos”, explicó el traumatólogo Rogelio Rey.

Más o menos el porcentaje es de entre 30% y 40% de colocación de prótesis y alrededor de un 60% de no prótesis.

Según el Fondo Nacional de Recursos, el costo del tratamiento quirúrgico asciende a US$ 3.100 por paciente, incluyendo el implante y dos días de internación. El trabajo realizado por los estudiantes de Medicina de la Udelar arrojó que la internación promedio está entre los 7 y los 11 días, por lo que el costo por paciente aumentaría a US$ 4.420.

Si a eso le sumamos que los pacientes pueden complicarse y necesitar otras prestaciones y que ocurren unas 3 mil fracturas de cadera por año, el Uruguay estaría gastando unos US$ 20 millones anuales en tratamientos para este problema.

fracturas de cadera
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error