TENDENCIAS

Los días lindos llenan la ciudad de bicicletas: estos son los precios y variedades que hay

Con la llegada del calor y la presencia del sol, la gente sale a pedalear como recreación, ejercicio o transporte.

Bicicletas
Cada vez son más los uruguayos que apelan a la bicicleta con distintos fines. Foto: archivo El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La gente reacciona inmediatamente al clima: en cuanto hay días lindos, incluso en otoño o invierno, empieza a moverse, sale y pedalea”. Lo que dice Pablo Acquarone, encargado del local de bicicletas Bicimundo, es fácilmente constatable si uno circula por la rambla en esta época del año. Hay un claro aumento de gente andando en bicicleta como paseo o como ejercicio de preparación para el verano.

“La bicicleta es un medio útil para todas las edades. Es bastante seguro, no genera impacto como correr y es una actividad física saludable”, señaló Santiago Aldao, docente de ciclismo, spinning y triatlón. Con treinta minutos, unas dos o tres veces por semana, alcanza si se está buscando hacer ejercicio, pero todo depende de la edad de la persona, del tipo de actividad que viene haciendo y de si compensa con otro ejercicio físico.

Aldao aclaró que ciclistas hay todo el año, lo que cambia es el tipo de ciclista. “Por lo general, los que compiten y entrenan, lo hacen todo el año. Cuando son ciclistas más recreativos, el frío, el viento, la lluvia y los días más cortos les dan pereza”, apuntó.

Pero aún para los que ponen al estado del tiempo como excusa, hay soluciones. Los que compiten, cuentan con un rodillo sobre el cual colocan la bicicleta y así se entrenan dentro de su casa. Los que simplemente disfrutan de pedalear apelan a clases de spinning.

Y a todos ellos se suman los que cada vez más usan a la bicicleta como medio de transporte, por ser económica y ágil. “Lo que está faltando son ciclovías. En comparación con años anteriores, hay muchísimas más, pero sería más práctico que hubiera más. Descongestionaría las calles y además fomentaría la actividad física, con lo que habría menos enfermedades cardiovasculares, que es en lo que se gasta más dinero en salud”, destacó Aldao.

Lo que no puede faltar en el ciclista y en la bicicleta

No importa en qué terreno se utilice la bicicleta ni con qué fin, siempre hay una serie de consejos que hay que seguir para pedalear tranquilo.
Según el profesor de ciclismo Santiago Aldao, “el uso del casco es fundamental, tanto para andar por la calle como por la vereda. En cualquier caída, si te golpeás la cabeza, el casco te salva. Además, en el verano cumple la función de gorro para protegerse del sol. En caso de no usar casco, es bueno usar gorro”.
Es opcional el uso de guantes (sirven para las caídas) o lentes (protegen del sol y de los objetos que se puedan levantar del asfalto por el viento o por el pasaje de autos).
También hay que vestir ropa de colores llamativos y, en epócas en las que el sol es más fuerte, con protección UV. En este último caso, se aconseja no pedalear entre las 11 y las 16 horas.
Hay que salir siempre con agua para hidratarse.
En cuanto a la bicicleta, si se circula de noche se debe llevar luces rojas atrás y blancas adelante. Cumplir con las normas de tránsito es otro factor clave y no es en vano recordarlo porque hay ciclistas que creen que por andar en bicicleta pueden ignorarlas.

Gran variedad.

A diferentes ciclistas, diferentes bicicletas. Hoy en el mercado encontramos modelos para todas las necesidades.

“Lo primero que te pide la gente es que la bici sea liviana y lo segundo que sea barata. El término barato no es igual para todo el mundo, hay gente para la que una bici de US$ 300 es barata y otra a la que le parece extremadamente cara”, explicó Acquarone.

El encargado de Bicimundo dijo que lo que más se mueve hoy son las bicicletas urbanas o híbridas básicas (mezcla de paseo y deportivas), que son aquellas que suelen tener siete cambios y son de aluminio. “Antes la bici de paseo era prácticamente sin cambios, hoy los tiene como una bici de montaña o de carrera”, detalló.

Por lo general rondan los US$ 300 y pueden llegar a los US$ 600 si cuentan con mayor equipamiento, cambios o suspensión. “Tenemos marcas importadas que exceden los US$ 600, incluso hemos tenido bicicletas urbanas de marca alemana de hasta US$ 1.300 y la gente las consume. Es gente que viaja, ve una bici en Europa o en Estados Unidos, y luego quiere replicarlo acá porque le gustó el estilo”, apuntó Acquarone.

Como profesor de ciclismo, para circular por la rambla Aldao recomienda la bicicleta híbrida. “Tiene una rueda intermedia, que no es ni tan gruesa ni tan fina, y la posición es más cómoda. Son ideales para la ciudad”, dijo y agregó que la bicicleta de montaña también sirve. Está ultima se usa más para andar en la sierra, el campo o los balnearios.

Y después está la bicicleta de carretera, que se usa más para la competencia. “Es mucho más ágil y no tiene amortiguación, lo que hace que el terreno ideal para andar en ella sea el asfalto”, acotó Aldao. Aclaró que se trata de una bicicleta más agresiva desde el punto de vista físico porque la espalda va más encorvada.

Y últimamente han surgido las bicicletas eléctricas, cada vez más demandadas en el mercado. “No es una moto, es una bici, siempre hay que pedalear, pero tiene un motor que te ayuda si vas cargado o si hay subidas. Uno activa la asistencia eléctrica y es como si alguien te fuera empujando. Si uno deja de pedalear, se para el motor”, señaló Acquarone sobre este modelo que cuesta de US$ 1.100 en adelante. “Hemos tenido bicis alemanas de US$ 2.800, con motor y batería Bosch, último en tecnología en el mundo”, agregó.

Otro aspecto importante a destacar es que la bicicleta recreativa demanda muy poco mantenimiento. “A una bicicleta de calidad, que medianamente esté en buen estado, simplemente se le debe chequear el aire una vez cada quince días y el aceite en la cadena cuando se escucha que está chillando. Los lubricantes hoy son mucho mejores que en décadas pasadas, duran más y hay que colocar menos”, explicó Acquarone e hizo la salvedad para una bicicleta de competición.

“En alta competencia es como un auto o una moto de carrera: una carrera, un mantenimiento”, apuntó.

Modelos diferentes por culpa de una pollera

Lo que diferencia a una bici de dama de una de caballero es la forma de uno de los caños de su cuadro o estructura. En la de mujer, el caño es curvo y hacia abajo, y se debe a que históricamente ellas andaban en bici de pollera larga. En el hombre, es vertical, paralelo al piso y más alto. “Hay un punto en el que se igualan, que es en las bicicletas de alta competición. Nos pasa que ciclistas mujeres que buscan modelos de alta gama, van directamente a las bicis de hombres. A otras les gusta la forma. Y ocurre también que hombres adultos mayores piden una con cuadro de dama porque es más fácil de bajarse. “Las bicicletas mantienen las diferencias, pero las personas no tienen problema en utilizar una u otra”, dijo Pablo Acquarone, de Bicimundo.

De salidas grupales a una nueva Bici Fest

Una vez cada mes y medio o dos meses, Bicimundo organiza salidas recreativas a las sierras en bicis de montaña, con guías. Se plantean dos circuitos: uno corto para principiantes o gente que no pedalea seguido, y otro un poco más largo y exigente para quienes ya está entrenados. Son gratuitas, se puede llegar a pagar algo por el servicio mecánico o por el almuerzo o la merienda. También organizan salidas grupales en bicis de ruta. Por otro lado, el próximo sábado 12 de octubre se celebrará la Bici Fest 2019 en el Velódromo de Montevideo, con entrada libre y gratuita, y sin límite de edad. Se puede concurrir con o sin bicicleta. Habrá talleres, exposiciones y test drive de diversas marcas de bicicletas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)