ENSEÑANZA EN CUARENTENA

El desafío de dar clases de pintura a distancia

Talleristas se reconvierten para mantener vínculo con alumnos utilizando el WhatsApp o la aplicación Zoom. Conservan estudiantes y se les suman interesados del exterior. 

Pintura
El Taller de Óleo de Arteclub hoy luce vacío; los alumnos están tomando clase desde su casa. 

"La clase presencial es insustituible”, en eso coinciden todos quienes hoy, obligados por la circunstancias de la cuarentena por la COVID-19, dictan clases de pintura vía online.

“La nuestra no es una clase magistral, no es una clase con un docente que se para delante del grupo y enseña un tema diferente cada vez; lo nuestro es un taller. En un taller se hacen prácticas y sobre la práctica de trabajo se va aprendiendo y dando elementos de experiencia”, explicó Aldo Curto, director de Taller Arteclub, donde enseña pintura al óleo.

“Yo no me puedo meter en la pintura de la persona; lo veo por una mini pantallita”, dijo por su parte Gastón Izaguirre quien, cuando comenzó la exhortación al encierro, se sintió totalmente desnorteado y hasta un poco deprimido. “Me ayudaron tres amigos, principalmente uno que fue el que me organizó todo. Estoy completamente agradecido porque me encontré con un universo que no tenía ni idea”, agregó quien recién en la cuarta clase enganchó con la nueva modalidad. “Las tres primeras fueron rarísimas”, recordó.

Para la mayoría fue entrar en el mundo nuevo de la tecnología, sobre todo familiarizarse con la aplicación del momento: Zoom. “Me da el doble de trabajo porque estoy con la tecnología y con la parte artística”, confesó Olga Armand Ugón. Mientras que Yolanda Crosse, directora de Atelier 11 20, está terminando de adaptar los programas para que sean viables online desde la próxima semana. Va a empezar con los grupos de niños, que van hasta los 14 años, para luego abocarse a las clases más exigentes que son las que comienzan con los adolescentes.

Todos concordaron en que la cosa se complica más con los alumnos de más avanzada edad, aunque la mayoría se viene adaptando.

Pintura
Aldo Curto en plena clase online para la que utiliza el WhatsApp y un programa fotográfico.

Tres horas de diversión que se mantienen

Por lo general, los talleres de pintura presenciales se dictan una o dos veces por semana, tres horas cada vez. Pueden ser individuales o grupales pero, en todos los casos, el profesor trabaja de manera personalizada con cada alumno. Los docentes han intentado mantener la misma frecuencia para la modalidad online y, en lo posible, respetar los mismos horarios. Varios ya habían empezado las clases antes de la cuarentena. “Les devolvía la plata o los invitaba a seguir por la web. Los invité a ver qué pasaba y ¡se anotó casi todo el mundo!”, contó Olga Armand Ugón, quien coincidió con sus colegas que seguir vía online es una forma de conservar el vínculo con los alumnos y, además, ayudarlos a pasar lo mejor posible estos días de confinamiento obligado.

Modalidad.

Los talleres de pintura se caracterizan por ser personalizados, con un docente que está muy encima de la obra del alumno, al que corrige “metiendo mano”. Por eso, pasarse a las clases online significó un gran desafío.

La mayoría comenzó a probar con WhatsApp, mostrando imágenes y luego intercambiando fotos sobre los avances que iba teniendo cada alumno para poder corregir sobre eso. En Arteclub, por ejemplo, cuentan con un programa fotográfico y de dibujo que es ideal para este sistema.

“En general, los alumnos plantean lo que quieren trabajar. Sobre eso, los ayudamos a elegir el motivo, ellos nos pasan fotos y nosotros los vamos guiando sobre esa fotografía. Luego de que empiezan, nos van enviando fotos de los avances, primero del dibujo, después de los primeros esbozos de color, cómo va el claroscuro, los detalles… cómo avanza toda la obra”, detalló Curto. “Con los nuevos es distinto porque no tienen experiencia previa, entonces se tranca un poquito. Lo que trato de hacer es irle pasando ejercicios muy básicos”, agregó el docente.

Izaguirre, en tanto, encaró sus cursos apelando a ejercicios emocionales. “Hay más libertad del lado del alumno. Tenés que jugar con lo emocional para poder hacerlo en el lienzo; podés corregir ciertas cosas, pero no podés dar una clase técnica en una pantallita”, señaló.

Armand Ugón consideró que “Zoom está buenísima porque tenés una pizarra, entonces les hago las correcciones ahí. Otra cosa que me da Zoom es que me deja poner una foto; entonces coloco una naturaleza muerta de Cézanne y todos la copian y me mandan lo que hacen por WhatsApp. Puedo comparar y corregir”.

Comprar materiales o usar lo que haya a mano

Cuando comenzó la cuarentena, Antonio Porcelli, dueño de la librería y papelería Papacito, contaba a El País que entre las cosas que más se estaban vendiendo entre los adultos estaban los materiales para hacer pintura artística en casa. Claro está que no todos han podido salir a comprar esos útiles, incluidos los alumnos de los talleres. “Intento que pinten con lo que tengan a mano. Unos trabajan con acrílico, otros con crayones, otros con tiza pastel o con óleo”, contó Gastón Izaguirre. Yolanda Crosse, directora de Atelier 11 20, explicó que “el tema de los materiales es complejo porque no todo el mundo tiene para pintar en su casa, por eso adapté los programas al dibujo, para el que se necesitan lápices de colores y marcadores, que es lo que prácticamente tienen todos los niños”. Los alumnos más avanzados, en tanto, pudieron ir a buscar sus materiales al atelier.

Otros alumnos.

Los docentes contaron que la mayoría de sus alumnos aceptaron la nueva modalidad y están haciendo los talleres vía online. Los que quedaron por fuera son aquellos a los que les cuesta más el uso de las nuevas tecnologías.

En contrapartida, se han incorporado otros que, por razones de distancia o problemas de traslado, no podían hacer las clases presenciales (ver recuadro). También están los que aprovechan la oportunidad para encarar algo que les ayude a sobrellevar el encierro.

“Ahora, que está todo el mundo en la casa y con poca cosa para hacer, es un buen momento para realizar una práctica de este tipo”, dijo Curto, quien además señaló que es hasta saludable para los propios docentes. “Sino la cabeza sería difícil de controlar”, acotó.

Armand Ugón destacó que “para las señoras mayores está buenísimo porque tienen que estar encerradas en la casa. También tengo gente asmática, diabéticos… con esto tienen tres horas de diversión. Es lindo por ese lado”.

Izaguirre, con su habitual humor, resumió que esta nueva modalidad obliga a los artistas a convertirse un poco en un showman. “Si no tenés un formato ágil, es un embole, se te cae la clase. Tenés que ser profesor de pintura y también El Show de Don Francisco”, sentenció uno de los tantos docentes que aprendió a reconvertirse obligado por la COVID-19.

Pintura
Clases de acuarela según el nuevo sistema, procurando mantener una atención personalizada.

Aparecieron varios alumnos del exterior

Desde muy chica Paz (14 años) tomó clases de pintura, pero hacía un tiempo que había dejado. El trabajo de su padre llevó a la familia a vivir a Nueva Zelanda por un año y fue ahí que su abuelo le sugirió hacer clases con su amiga Olga Armand Ugón. Desde entonces, dos veces por semana, a las 18 horas de Uruguay que son las 9 de la mañana en la isla de Tauranga, Paz destina tres horas al arte vía Zoom. Los alumnos del extranjero es la primera sorpresa que se llevaron los docentes de plástica al iniciar los talleres online. Gracias a la difusión en redes sociales, a Izaguirre le surgieron alumnos en Australia, EE.UU., España, Holanda e Inglaterra. Por lo general son uruguayos o argentinos que viven en esos países. Curto tiene una mexicana y una guatemalteca; esta última tenía pensado venir a Uruguay este año y tomar clases, pero la situación la obligó a posponer su viaje, aunque no las clases. A esto hay que sumar los interesados del interior del Uruguay. Algunos ya venían personalmente a los cursos (dos casos en Atelier 1120) y ahora pueden seguirlos a distancia. Todo esto ha llevado a que los talleristas estén decididos a mantener la modalidad online en algunos cursos cuando se retorne a la normalidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados