TECNOLOGÍA

Cuatro proyectos que dieron la vuelta olímpica

Estas son las ideas de los chicos ganadores en la 6° Olimpíada de Robótica, Programación y Videojuegos de Plan Ceibal y representarán al país en competencias en el exterior

migues olimpiada robótica
Lautaro Ferraro, Paulina Echeverría, Lautaro González, Adriana Rodríguez y Tamara Balaguer recibieron el primer premio en la 6° Olimpíada de Robótica

"Fue el año del bicampeonato”, resumió la docente de informática Soledad González sobre el logro de Mig_Botics, el equipo conformado por alumnos del Liceo de Migues (Canelones). Lautaro Ferraro, Paulina Echeverría, Lautaro González, Adriana Rodríguez y Tamara Balaguer, de las clases de 3°, 4° y 5° de la institución, recibieron el primer premio en la 6° Olimpíada de Robótica, Programación y Videojuegos de Plan Ceibal y viajarán de nuevo a competencias internacionales. “Trabajaron horas extras, sábados y feriados. Su trabajo estuvo muy acompañado por las familias y por los docentes. Venían preparados y son muy responsables”, completó.

Misma conducta, mismo entusiasmo y mismo destino tendrán los chicos del Liceo Rural Toscas de Caraguatá (Tacuarembó), Liceo de San Jacinto (Canelones) y Centro Educativo Los Pinos (Montevideo), quienes se destacaron entre 1.800 estudiantes que presentaron sus ideas para cambiar el mundo.

Mig_Botics: Liceo de Migues

Cuatro de los integrantes de Mig_Botics participaron este año en la competencia de robótica de FIRST LEGO League (FLL) en Houston (EE.UU.) y allí volverán el año que viene. El proyecto de 2019 es una vivienda sustentable para damnificados por desastres naturales. En el evento presentaron un prototipo de pared. El modelo se basa en plástico reciclado y en cáscara de arroz como aislante. Su objetivo es la fabricación de una casa modular que pueda ser armada por cualquier persona en caso de emergencia y luego puede ser desmontada y trasladada a otra zona.

Calcularon que su costo es de $ 60 mil y apuestan a que sea adoptada por los gobiernos. “Lo pensamos para cualquier país. Lo presentaremos en EE.UU. que tiene bastante problemas climáticos”, apuntó González.

Los integrantes de Mig_Botics se tomaron esta semana de descanso. La que viene comenzarán con la traducción al inglés del proyecto y a pensar una solución para un potencial problema: llevar el modelo en el avión. También van a mejorar el diseño del robot para que cumpla todas las misiones de la prueba.

caraguatá olimpiada robótica
Para los alumnos del Liceo Rural Toscas de Caraguatá (Tacuarembó) esta Olimpíada de Robótica, Programación y Videojuegos era una ocasión especial

Guaracatá: Liceo Rural Toscas de Caraguatá

Para los alumnos del Liceo Rural Toscas de Caraguatá (Tacuarembó) esta olimpíada era una ocasión especial. “Era un partido de despedida. Fueron dispuestos a disfrutarla”, contó su profesor de historia, Hugo Lima. El sentimiento se debía a que una parte del equipo deberá desvincularse pronto por cumplir 17 años. Pero hay motivos para festejar. Paulino Silva, Tariza Silva, Agustina Alfaro, Celina López y Pía Baraisí obtuvieron el 2° premio este año y la institución va a viajar, por tercera vez consecutiva, a Estados Unidos.

“No debe haber en la historia de Secundaria una generación que haya ganado dos veces con la misma integración ni menos tres veces; y mucho menos que sean consecutivas”, recordó a El País.

El proyecto científico de Guaracatá es la fabricación de bloques con cemento portland sustentable. Los estudiantes han reemplazado determinados componentes tóxicos por fibras vegetales (en particular, de papa) y por plástico reciclado. El resultado es un material más elástico y menos contaminante.

“Esta no fue la primera idea. Era más loca que esta. Querían aprovechar el dióxido de carbono que emanan las chimeneas industriales para hacer hielo seco. Vieron que en Uruguay quizás no era aplicable y se decantaron por el otro proyecto”, apuntó Lima.

Sin permitirse un día libre, los chicos analizaron esta semana “lo que se hizo bien y lo que se hizo mal” en el evento. A diferencia de otros años, no desarmaron el robot, dado que funcionó de forma correcta. Cumplirán las videoconferencias que ya tenían programadas para mediados de noviembre con equipos de México y España y luego se dedicarán a los parciales. Se tomarán libre diciembre y enero.

san jacinto olimpiada ceibal
Ailan Moreno, Melany de León, Genaro Martínez, Juan Manuel Callero y Juan Andrés de la Torre, alumnos del Liceo de San Jacinto

Roboteens: Liceo de San Jacinto

Ailan Moreno, Melany de León, Genaro Martínez, Juan Manuel Callero y Juan Andrés de la Torre, alumnos del Liceo de San Jacinto (Canelones), de 13 y 14 años, no conocían Uka Shaka, la canción de Nietos del Futuro que sonaba en todos lados porque ellos todavía no habían nacido. Pero a instancias de su entrenadora Silvana Rovetta, su profesora de inglés, le cambiaron la letra para enseñar cómo “mover las cañas”.

La canción que cuenta cómo transformar caña tacuara en ladrillos es solo una parte del proyecto por el que obtuvieron el tercer premio y se aseguraron un lugar en las competencias internacionales.

La iniciativa de Roboteens es la fabricación de ese material sustentable a partir de un recurso natural autóctono y abundante. Asesorados por los técnicos que construyeron el edificio de la escuela N° 294 de Jaureguiberry, los estudiantes primero pensaron en crear ladrillos con cáñamo y cal –idea que se descartó por su alto costo y por incluir un material que no era bien visto a nivel institucional– y con cáscara de arroz y cal; hasta que optaron por la caña tacuara. “Probamos distintas proporciones. Hicimos pruebas de resistencia y absorción de agua en la Facultad de Ingeniería. Nos dijeron que teníamos que cocinarlo. Empezamos a hacer el adobe pero se degradaban. Ahora estamos por hacer nuevos ladrillos con una mayor proporción de barro”, relató Rovetta.

Sin haberse tomado días de descanso, el equipo continúa con las pruebas para dar con la mezcla perfecta entre caña tacuara y cal para luego cocinar las piezas en un horno prestado. Un arquitecto se interesó en el proyecto de Roboteens y está a la espera del resultado final.

los pinos olimpiada robótica
Richard Abendaño, Thiago Toranza, Thiago Castillo, Santiago Carabajal y Joaquín Pérez, integrantes de Walking Bot del Centro Educativo Los Pinos

Walking Bot: Centro Educativo Los Pinos

El lunes siguiente a la competencia nacional, Richard Abendaño, Thiago Toranza, Thiago Castillo, Santiago Carabajal y Joaquín Pérez, integrantes de Walking Bot del Centro Educativo Los Pinos –que presentó dos equipos–, que obtuvieron el cuarto premio, retomaron la actividad. “Quieren llevar (al exterior) un prototipo lo más funcional posible y mejorar en la prueba del robot”, dijo el docente Lucas Bentancur.

Su proyecto científico consiste en un panel que cumple la función de un deshumidificador que recolecta agua para ser reutilizada, por ejemplo, para lavar veredas o vehículos o para el riego. La idea surgió en el propio gimnasio del colegio, cuyo piso queda inutilizable los días de humedad. “El panel genera agua destilada. Se puede vender puesto que se usa mucho en los laboratorios”, señaló el profesor de matemática.

Respecto al desafío de robótica, los chicos quieren “mejorar la estrategia, la programación y los mecanismos”. “Ya se pusieron a trabajar”, contó Bentancur. Hasta el viaje, los estudiantes que pertenecen a las clases de 3° y 4° de liceo, se quedan todos los días después de hora. El docente los acompaña cuatro horas semanales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)