Publicidad

Científicos encontraron un diente intacto de megadolón en las profundidades del Pacífico Norte

La pieza de 3,5 millones de años de antigüedad mide 7 centímetros. Se mantuvo en la cresta de una roca, donde las corrientes oceánicas no permitieron que la arena lo tapara.

Compartir esta noticia
Diente de Megadolón
Megadolón
Foto: La Nación/GDA.

La Nación/GDA
Un grupo de científicos inspeccionó la profundidad del Pacífico Norte, cerca de Hawái, para conocer la geología y biología del lecho marino. Allí, en el medio de unas rocas encontraron un increíble hallazgo: un diente de megalodón, conservado en el hábitat natural de esta criatura extinta hace millones de años.

Los encargados de este increíble descubrimiento son los paleontólogos de la Universidad de Wyoming, quienes tenían como objetivo explorar las profundidades marinas del Pacífico Norte gracias a un vehículo operado a distancia llamado ROV.

Diente de Megadolón
Diente de Megadolón.
Foto: Historical Biology Pollerspock.

Sin embargo, en su exploración a más de tres mil metros de profundidad, descubrieron el primer diente de megalodón en el fondo del mar de la historia, ya que hasta el momento los encontrados se dragaron de los sedimentos del fondo marino.

El diente del megalodón de 3,5 millones de años de antigüedad mide 7 centímetros y se conservó en perfecto estado en el hábitat de este animal. Gracias a que estaba parcialmente fosilizado, los investigadores pudieron ser testigos de algo sin precedentes: tanto el esmalte como la pulpa esponjosa del interior estaban intactos.

Los bordes cortantes de este cuerpo duro estaba en óptimas condiciones, lo que da a entender que no se desprendió de la roca ni cayó al océano antes de ser encontrado.

Captura de vehículo en el que operaron los científicos
Captura de vehículo en el que operaron los científicos.
Foto: La Nación/GDA.

En este contexto, Tyler Greenfield, paleontólogo de la Universidad de Wyoming, se refirió a este hallazgo: “Hay áreas del fondo marino, especialmente cuencas oceánicas profundas alejadas del continente, donde se produce poca o ninguna deposición de sedimentos durante largos períodos de tiempo”.

En este sentido, añadió: “También es posible que los dientes se erosionen y se transformen en sedimentos más jóvenes, pero probablemente eso no sucedió en este caso”.

Cabe destacar que los dientes de tiburón que se encuentran en todo el mundo tienden a suavizarse luego de ser desalojados de cualquier formación rocosa en la que están atrapados, pero no es el caso del megalodón encontrado, ya que la ubicación en la que estaba fue vital para conservarse. El diente pasó millones de años en la cresta de la roca, donde las corrientes oceánicas no permitieron que la arena lo tapara.

Una característica impresionante es que el exterior del diente parecía fosilizado. Lo único roto era la punta y la base, lo que permitió dejar la pulpa esponjosa en el interior del mismo. A pesar de que los investigadores no dieron con el tipo de investigación que tenían planeado, el resultado fue mucho mejor de lo esperado y con una histórica hazaña.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

cientificosocéanosGDA

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad