RECICLAJE

Armazones de lentes hechos 100% a partir de colillas recicladas en Uruguay

El movimiento No más colillas Uruguay se unió a Teko, un proyecto financiado por la ANII, quienes crearon la primera muestra de un armazón de lentes hecho a partir de colillas de cigarro.

La primera muestra luego de meses de trabajo. Foto: No más colillas Uruguay / Teko
La primera muestra luego de meses de trabajo. Foto: No más colillas Uruguay / Teko

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Jóvenes uruguayos lograron crear los primeros armazones de lentes hechos 100% con colillas de cigarrillos recicladas, un elemento altamente contaminante.

Todo comenzó en junio del año pasado, cuando un grupo de voluntarios lanzó un proyecto para reducir su impacto en el medioambiente apelando a la recolección y concientización.

Hace ya un año que organizan jornadas de recolección en la vía pública con voluntarios repartidos en todos los departamentos del país. Una de las primeras cosas que se hicieron fueron unos bidones de plástico improvisados que colocaron en distintos puntos de la ciudad, sobre todo en las paradas de ómnibus, para que la gente pudiera colocar allí las colillas.

En un año No más colillas Uruguay logró muchas cosas: su tarea se profesionalizó gracias al apoyo de Teko, un proyecto de economía circular que logró reciclar colillas en el marco de un programa de validación técnica de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII); además, Teko invitó al movimiento a participar de un plan piloto en el verano que consistió en la colocación de contenedores y que contó con el apoyo de los municipios de Piriápolis, Maldonado y Punta del Este. También consiguieron el apoyo de la Intendencia de Montevideo gracias a una iniciativa presentada en el marco del plan Montevideo Decide que consiste en la colocación de 100 contenedores en distintos puntos de la capital. Mientras los primeros contenedores fueron fabricados con bidones y eran fácilmente maltratados por la gente, actualmente son tubos de PVC, mientras se espera la aprobación para contenedores de metal.

El grupo de voluntarios recorrió distintos departamentos para realizar jornadas de recolección logrando juntar más de 200.000 colillas en un año.
Este mes festejan su aniversario y con muy buenas noticias: si bien juntaban las colillas para reciclar, no sabían qué se podía hacer con ellas. Hoy están encaminados a obtener un producto gracias al trabajo que se viene haciendo con Teko desde hace varios meses.

Mientras No más colillas resuelve el acopio de colillas por medio de la recolección y la concientización, Teko las recicla para darle un segundo uso, gracias a su proceso innovador que es único en América Latina.
Hoy están prontas las primeras muestras. De las colillas lograron crear placas de acetato de celulosa e hicieron una primera muestra de armazones de lentes.

El fundador de Teko, Nicolás Montossi, dijo a El País que estiman que para fin de 2020 podrán lanzar su producto al mercado. Explicó que la movida realizada en verano generó una reacción en la gente: “Nos mandaban mensajes de locales, restaurantes y comercios pidiéndonos contenedores porque es una necesidad en la puerta de muchos locales. Entonces vamos a empezar a ofrecer un servicio a empresas e instituciones para generar fondos que nos permitan seguir produciendo, haciendo campañas de concientización, siempre con la idea de resolver el problema de contaminación en la vía pública”.

Sobre las placas, señaló que se trata de un bioplástico: “Deriva de la celulosa de la madera; es un plástico que se obtiene mediante un proceso específico y que es diferente a otros plásticos como los derivados del petróleo”.

Cuidar el medio ambiente.

Se calcula que en el mundo cada año se consumen más de cinco mil millones de cigarros. En 2017 la ONG Ocean Conservancy elaboró un informe en el que afirmaba que las colillas de cigarro suponen el 13% de los residuos del mundo. Estas perduran en el ambiente entre 7 y 12 años, aunque se cree que sus efectos dañinos pueden perdurar hasta 25 años.

El acetato de celulosa, presente en su composición, es un termoplástico que alberga diversas sustancias tóxicas: hidrocarburos, nicotina, arsénico y metales pesados. Este no es biodegradable y contamina cursos de agua y suelo; asimismo, ocasionan daños en los animales que los consumen por accidente.

colillas

Un pequeño residuo que contamina a lo grande.

Las colillas de cigarro están constituidas mayoritariamente por compuestos orgánicos como el tabaco y el papel que se desintegran al fumar. La tercera parte, que sería el filtro, está compuesto por acetato de celulosa, un bioplástico, que a diferencia de los plásticos tradicionales, no derivan del petróleo, explicó Montossi. 

Entre sus componentes, por ejemplo, se encuentra el acetato de celulosa, que se obtiene a partir de la celulosa de la madera y demora hasta 10 años en biodegradarse.

Tanto No más colillas Uruguay como Teko están en Instagram como @nomascolillas_uy y @teko.uy respectivamente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados