SALUD

Anestesistas crean fundación para buscar evitar el dolor en los niños y sus familias

Fundación Niños Sin Dolor fue creada por un grupo de anestesistas del Hospital de Niños del Centro Hospitalario Pereira Rossell para transformarlo en un centro de vanguardia.

Niños sin dolor
El objetivo es evitarle el dolor tanto a los niños como a sus familias.

"Que no pasen dolor en el sentido más amplio de la palabra”. Ese es el objetivo principal de Fundación Niños Sin Dolor, una iniciativa de un grupo de anestesistas de niños del Hospital Pediátrico del Centro Hospitalario Pereira Rossell que hicieron extensiva a no médicos y desde este año es una realidad.

“En el mundo se ha visto que se necesita del apoyo de otras instituciones, asociaciones y de fundaciones para elevar la calidad y la seguridad en los procedimientos cuando se requiere una técnica anestésica, sea sedación o tratamiento del dolor, sea una anestesia para algo pequeño o para algo más grande”, explicó a El País, Clarisa Lauber, jefa del Servicio de Anestesia Pediátrica del Pereira Rossell y presidenta de la fundación.

La idea es asistir a los niños y a sus familias para que atraviesen situaciones de mucho estrés, como son las intervenciones quirúrgicas o los procedimientos médicos, con el menor dolor posible.

“El niño que no tiene dolor se recupera más rápidamente, come más rápido, logra curarse de la intervención. Nos interesa ver calidad y seguridad en la atención de los niños”, destacó la anestesista.

Lauber remarcó que su especialidad requiere de “muchísima tecnología y muchísima formación continua”.

Como la tecnología es muy cara, para avanzar en la atención de calidad, más allá de lo que los hospitales pueden brindar y ya lo hacen, es necesario contar con otras ayudas.

A eso apunta la Fundación Niños Sin Dolor y para conseguirlo solicita el apoyo de la sociedad. Aquí se abre un amplio abanico de posibilidades: desde brindar apoyo económico para mejorar los equipamientos, pasando por ayudar en la difusión de conocimientos, hasta juntar juguetes para los niños internados o compartir vivencias para que la nueva fundación se nutra de experiencias que la ayuden a perfeccionar su labor.

“A través del sitio web (ninossindolor.org.uy) y las redes sociales (Instagram, Twitter y Facebook) vamos a poder acercarnos más a los padres, a los familiares y a los niños para explicarles qué es este mundo desconocido que le da miedo a tanta gente”, apuntó.

La Fundación Niños Sin Dolor. Anestesia Pediátrica comenzó a gestarse hace tres años y se inauguró oficialmente este martes 15 de diciembre.

Los cinco objetivos que persigue la fundación

* Lograr una atención anestésica de excelencia para los niños del Hospital Pediátrico, asegurándoles calidad y seguridad en su tratamiento.

* Obtener tecnología de punta y todos los materiales necesarios para asistirlos.

* Capacitar a los anestesiólogos, dentro y fuera del país, así como brindar cursos de actualización para anestesiólogos uruguayos y extranjeros.

* Posicionar al Hospital Pediátrico como centro de referencia regional en cuidados anestésicos.

* Realizar capacitaciones a otras especialidades y enfermería en el manejo del paciente quirúrgico, manejo de vía aérea y tratamiento del dolor.

* Fundación Niños sin Dolor fue inaugurada el pasado 15 de diciembre. Es una iniciativa de un grupo de anestesistas de niños del Centro Hospitalario Pereira Rossell.

Niños sin dolor
Los niños que no tienen dolor se recuperan más rápido, comen mejor y se curan más.

Centro de avanzada como objetivo.

“Lo que queremos es lograr un centro de anestesia pediátrica altamente especializado y de referencia para nuestro país y la región; contar con las técnicas más avanzadas”, anunció Lauber sobre los objetivos.

La profesional apuntó que actualmente se realiza una excelente anestesia, pero les preocupa continuar desarrollándola. Consideró fundamental que eso ocurra en el Pereira Rossell porque es el lugar en el que se forman los anestesistas pediátricos de todo el país, así como todas las especialidades en el área de pediatría.

“En el Pereira Rossell queremos estar a la vanguardia. Todo lo que desarrolles en este hospital va a ser de beneficio para la atención de los niños de todo el país, sea pública o privada, porque de acá salen los profesionales que van a atender en las distintas instituciones”, destacó la especialista.

En lo que respecta concretamente a su especialidad, remarcó que no cualquiera puede aplicar anestesia pediátrica. Ya sea para anestesiar a un menor de 3 años, un menor de un año y más aún a un recién nacido, el médico necesita tener experiencia probada.

En Uruguay, como en muchos países del mundo, no existe la especialidad anestesista pediátrico, algo que para Lauber es necesario y en lo que sería bueno trabajar.

Considera que la flamante Fundación Niños Sin Dolor será de gran ayuda para que la creación de esta subespecialidad o algo similar se concrete.

“Toda la gente va a contribuir a fortalecer la estructura, que creo que ya está bastante fortalecida porque hemos logrado muchísimas cosas con el apoyo de otras fundaciones. El año pasado, por ejemplo, con la Fundación Amigos logramos todo un equipamiento tecnológico”, señaló.

La doctora Lauber está convencida de que todo esto se puede conseguir y se apoya en sus 25 años de experiencia profesional en el Pereira Rossell.
Comenzó como residente, luego fue Grado 2 y profesora adjunta; más tarde asumió la jefatura de ASSE para desarrollar todo el tema de la anestesia en pediatría y, finalmente, se quedó trabajando en este centro hospitalario.

“La anestesia es algo que queremos ofrecer con el mismo nivel, calidad y seguridad en la mañana, la tarde, la noche, sábado, domingo, 25 o 31 de diciembre”, subrayó.

Fundación Niños Sin Dolor es un eslabón más de ese desafío por el que trabaja desde hace tanto tiempo.

Atención en los niños en distintos momentos

“Un anestesista pediátrico es un especialista que evalúa y diagnostica los problemas médicos del niño que requiere cuidados anestésicos. Lo prepara para el procedimiento planificando y realiza una anestesia segura evitando el estrés, la ansiedad y el dolor del niño durante la cirugía y el postoperatorio”. Así se explica en el sitio web de la fundación -ninossindolor.org.uy- el trabajo que realizan estos profesionales que atienden desde recién nacidos hasta adolescentes de 15 años de edad. “La anestesia, analgesia y sedación realizadas tienen como prioridad absoluta proteger el desarrollo intelectual y las habilidades motoras de cada niño en sus diferentes etapas de desarrollo; proteger la inmunidad así como su aparato respiratorio, circulatorio, su función renal y todo su organismo”, agregan. En el Pereira Rossell la anestesia pediátrica abarca distintas áreas: policlínica de preoperatorio, procedimientos anestésicos fuera de sala de operaciones, anestesia en block quirúrgico, recuperación post anestésica, servicio de dolor (control, evaluación y tratamiento en el postoperatorio), apoyo a los servicios que lo requieran y policlínica del dolor
(patologías dolorosas complejas).

Niños sin dolor
Los anestesista pediátricos procuran que su trabajo se transforme en una especialidad.

Distintas formas de colaborar

La anestesista pediátrica Clarisa Lauber es la actual presidenta de la Fundación Niños Sin Dolor, cargo que se ocupa por dos años. Es una de las fundadoras junto al licenciado José Martín Imaz, el licenciado Nicolás Litvan, el doctor Alberto Sánchez, el doctor Rafael Klein, la doctora Gabriela López, la licenciada María José Ferrére y el contador Pablo Segalerba. Toda la información sobre la fundación se puede encontrar en su sitio web (ninossindolor.org.uy) o en sus redes sociales (Instagram, Twitter y Facebook).
Existen distintas vías para colaborar con la fundación: cuentas en pesos y dólares del Banco Santander, Abitab y Mercado Pago. Por otras formas de colaboración se puede escribir a [email protected] o llamar al 092 541 136.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error