Publicidad

Tenso cruce entre Mercedes Vigil y el equipo de "Desayunos informales": "Qué lejos se va"

Mercedes Vigil en "Desayunos informales, primera mañana". Foto: Captura de YouTube
Feria del Libro 20211025, foto Francisco Flores - Archivo El Pais
Francisco Flores/Archivo El Pais

POLÉMICA

La escritora discutió con Leonardo Haberkorn, Nicolás Batalla e Ignacio Martirené sobre la liberación de los presos de Domingo Arena

Mercedes Vigil llegó este martes a Desayunos informales, primera mañana, para hablar de la carta que firmó junto a otros integrantes del grupo liberal Foro de Montevideo, para pedir por la liberación de los presos de Domingo Arena. Entre esos detenidos se incluyen condenados por crímenes de lesa humanidad cometidos en la última dictadura.

Para intercambiar sobre este asunto, Vigil se reunirá el 8 de noviembre con el presidente Luis Lacalle Pou.

Pero antes de ese encuentro, visitó el matutino de La Tele donde protagonizó una tensa conversación con el conductor Ignacio Martirené, y los periodistas Leonardo Haberkorn y Nicolás Batalla.

El debate se extendió alrededor de 50 minutos, y no estuvo falto de ironías ni de comentarios picantes. Vigil insistió en la necesidad de defender un relato que no sea "hemipléjico", es decir, que no se dé "ni desde el terrorismo de estado ni desde el terrorismo revolucionario internacional", una idea sobre la que ya se había expresado en Esta boca es mía .

"Cuando uno lee la carta, la duda que me surge es que parecería que ustedes (los firmantes) encuentran un argumento, pero en realidad es para defender a violadores de los derechos humanos, casi sin observaciones de lo que pasó allí", le dijo el periodista Nicolás Batalla. Tras leer un fragmento del texto, Batalla aclaró: "Las faltas cometidas son algo más que faltas".

"Te voy a corregir porque a mí no me gusta que pongan en mi boca palabras que no dije", arremetió Vigil. La discusión derivó hacia la situación de algunos presos de la cárcel en cuestión, implicados en el llamado "segundo vuelo de la muerte". 

La escritora insistió en que no hay pruebas al respecto mientras que Haberkorn y Martirené le señalaban que la propia Fuerza Aérea había reconocido la existencia del vuelo. Cuando Vigil volvió a tomar la palabra y se corrió de la respuesta esperada, Batalla le recriminó: "De vuelta está totalmente desviando el foco de la pregunta".

Luego fue Haberkorn el que interrumpió el descargo de la autora. "Déjeme decir algo porque estoy acá callado hace horas (...) Si usted dice, y estoy de acuerdo, 'vamos a decir la verdad completa, a no tener una mirada hemipléjica', no se puede decir que estos militares están presos por las faltas cometidas. ¡No fueron faltas cometidas, fueron crímenes aberrantes!". El periodista señaló: "No es un aporte a la verdad esta carta".

La discusión se dio en términos jurídicos e históricos, con referencias constantes a las muertes de Julio Castro y Pascasio Báez. Cuando hizo mención a Mijaíl Gorbachov, Martirené criticó: "Qué lejos se va".

A medida que avanzó la charla, las tensiones aumentaron. "No vine a defender a unos o a otros", dijo la escritora, y Martirené señaló: "Parece que sí, porque cada vez que hablamos de los presos por violaciones a los derechos humanos habla de Pascasio Báez y de los guerrilleros, y acá no estamos justificando una cosa por la otra".

Uno de los momentos más picantes pasó por el siguiente diálogo:

Vigil: ¿Y qué me contás de que tuvimos un presidente de la República que tiene prensa todas las semanas, que mató y asesinó?
Haberkorn: ¿A usted le consta que Mujica mató y asesinó?
Vigil: Sí, claro, la información está en el Archivo General de la Nación.
Haberkorn: ¿A quién asesinó Mujica?
Vigil: No recuerdo el nombre exactamente, porque estoy grande, pero no vine acá a ser interrogada por eso.

El final fue cargado de ironía, con Batalla diciendo: "Usted sabe más cómo se respeta la constitución que todas las personas que estudiaron derecho en este país". Cuando Vigil pidió hablar de manera tal de que "doña María", es decir, cualquier persona de la teleaudiencia, pudiera entender el tema, Batalla subrayó: "No la subestime, porque doña María entiende perfectamente lo que está pasando acá".

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad