Publicidad

13 DE MARZO

Romina de "Gran Hermano" se reencontró con sus hijas y desató una ola de críticas inesperadas

Tras cinco meses de aislamiento, la exdiputada pudo ver a sus tres niñas y se mostró feliz. Pero para los espectadores no fue suficiente.

Compartir esta noticia
romina
Romina con sus hijas en "Gran Hermano".
Foto: Captura de Telefe

Gran Hermano Argentina está definitivamente en su instancia final. Este domingo habrá eliminación y quedarán los tres últimos jugadores, de los que saldrá el nuevo campeón de la competencia de convivencia. Son días de muchas emociones y también de sorpresas.

Es que esta semana, los cuatro que siguen en la casa recibirán visitas puntuales de sus familiares, que serían distintas a las que ocurrieron en el último mes, cuando padres, madres, hermanas y sobrinos ingresaron al lugar y se quedaron un breve período. Se espera que los nuevos encuentros sean más especiales todavía, y eso quedó claro ayer cuando, tras meses y meses de pedidos y reclamos, Romina Uhrig finalmente vio a sus hijas.

Durante la gala de debate, Santiago Del Moro le pidió a Nacho Castañares, Julieta Poggio y Marcos Ginnochio que abrazaran mucho a Romina y la contuvieran, porque estaba "a pasos" de Mía, Nina y Felicitas, sus tres hijas.

Romina se emocionó al instante y salió corriendo hacia el SUM, donde la esperaban las tres chicas junto a Marita, la mujer que las cuida, en una escena acondicionada especialmente para la ocasión, con comida y juegos.

Rápidamente, Romina las abrazó y comenzó a besarlas mientras intentaba contener el llanto, repetía palabras de cariño y preguntaban si la habían extrañado. Mía tiene 12 y acaba de graduarse del colegio mientras su madre estaba aislada en el reality; Felicitas tiene cuatro y Nina apenas pasa el año. Empezó a hablar durante este período alejada de su mamá.

Las niñas conocieron a Caramelo, uno de los cachorros de la casa que, según se ha definido, se irá con Romina al final del ciclo. También le contaron a Romina detalles básicos de su día a día, mientras que esta quería saber todo: si se portaban bien, si comían, si tomaban agua, si estaban bien cuidadas.

Sin embargo, aunque era uno de los momentos más esperados de Gran Hermano Argentina, la reunión familiar generó una inesperada ola de críticas, tanto en el debate que condujo Santiago Del Moro como en las redes sociales.

Los panelistas que participan de Gran Hermano tuvieron un fuerte cruce en el que hubo quejas respecto a la falta de emoción del momento, sobre todo por parte de Ceferino Reato y Analia Franchin. El hecho de que Romina haya llorado menos de lo que alguien podría haber imaginado hizo que se la acusara de fría y calculadora, mientras que otros argumentaban que simplemente estaba conteniéndose para que sus hijas no la vieran quebrada. Esa hipótesis cobró fuerza cuando, tras la despedida, se la vio afectadísima.

En redes sociales también se replicaron las críticas a Romina, e incluso hubo quienes cuestionó la poca emoción de las niñas pequeñas, a las que responsabilizaron por un supuesto maltrato a Caramelo. Al mismo tiempo, otros usuarios se mostraron indignados por la liviandad con la que se juzgó a una madre y a sus hijas en televisión. Fue un giro que nadie esperaba.

Según dijo Del Moro, a lo largo de estos días ingresarán más familiares. Habrá un reencuentro por persona, en días diferentes, y el momento no implica a los demás jugadores de la casa sino que es personal e intransferible.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Gran Hermano Argentinacanal 10

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad