CARTELERA

"Verano", la mirada de Florencia Caballero Bianchi a los últimos 15 años de Uruguay

La directora y dramaturga estrenó "Verano", obra teatral que va de jueves a domingos en la Sala Hugo Balzo. Además tiene en cartel "Mal Escrita"

Imagen de la obra "Verano" de Florencia Caballero Bianchi. Foto: Gonzalo Nogueira
Imagen de la obra "Verano" de Florencia Caballero Bianchi. Foto: Gonzalo Nogueira

Desde ayer, Florencia Caballero Bianchi tiene dos obras en cartel. A Mal Escrita, que hizo para la Comedia Nacional y que tiene funciones en Sala Verdi se suma ahora Verano, con texto y dirección suyos. Estrenada este jueves, va de jueves a domingos en la Sala Hugo Balzo del Auditorio del Sodre; hay entradas en Tickantel.

“Lo irónico es que estrené mi cuarta obra antes que la tercera. Y es bastante fuerte”, dice la dramaturga en charla con El País. Y asegura: “Pude hacer esta demencia de estrenar dos obras en un mes, porque Verano tiene tres años de trabajo encima y un colectivo enorme que la sostiene”.

Lo nuevo de Caballero Bianchi está atravesado por las particularidades. Por un lado está el tiempo: el proyecto nació a fines de 2018, fue desarrollado en el marco del programa de Dirección Escénica del Instituto Goethe, fue trabajado en pandemia (virtualidad mediante) y aborda, en su argumento, los últimos 15 años de la historia uruguaya.

Y por otro lado está el colectivo. Verano fue planteada desde una concepción grupal, con una horizontalidad de poder y con el sostén puesto en la actuación, explica la autora. “Tomé a la dirección y a la dramaturgia como un rol dentro del proceso de trabajo”, dice. “Y fue importante que se produjera de forma igualitaria”.

En escena, María Eugenia Pirotto, Ramiro Pallares, Cecilia Yáñez, Pablo Musetti, Laura Almirón y Sofía Espinosa componen a un grupo de personas que está celebrando una fiesta cuando, desde abajo del lugar en el que están, aparece una mujer que “chorrea arena”. “Esa fue la imagen inicial de la obra”, dice Caballero Bianchi, que se inspiró en una visión de sus propias amigas para proyectar esa foto.

Florencia Caballero Bianchi. Foto: Leonardo Mainé
Florencia Caballero Bianchi. Foto: Leonardo Mainé

A partir de esos pilares —el temporal, el colectivo—, Verano “habla de una época de la historia del Uruguay a través de los vínculos de personas. Es una era progresista desde el punto de vista político, no solo por lo partidario sino por las agendas de derechos. Eso me interesa; nuestros entramados sociales explican mucho las cosas que nos pasan a gran escala”.

Caballero defiende la idea de que lo personal es político, "profundamente", y desde esa concepción, asegura que su nueva obra pone el acelerador y arranca. “Hay una cuestión muy importante en la mirada que logra trascender el metro cuadrado que tenemos alrededor, cosas pequeñas que terminan construyendo discursos más importantes de lo que creemos”, explica. En eso trabaja en esta propuesta que hace foco en los cuestionamientos: de cómo nos formamos como personas, cómo formamos nuestras ideas y cómo sostenemos ese ideal con los hechos ejecutados.

“Yo tengo como creadora una obsesión con el tiempo y con la historia”, explica la autora. “Y aunque primero iba a abarcar 10 años, después me di cuenta que estaba bueno que ocupara 15, sobre todo porque decir 15 años, en este momento, tiene mucha fuerza simbólica. Y la obra para mí tiene ese carácter metafórico”. Su experiencia vital como hija de militantes de izquierda juega, ahí, un rol esencial.

Desde ese punto de vista, Verano continúa la posibilidad histórica de hacer ficción que Caballero ya había abordado en Cheta, la obra que se situó en tiempos de la crisis de 2002 y con la que consiguió una notable recepción. Su puesta debut fue Inés. Eventualmente el amor triunfará y Verano, aunque se haya estrenado después que Mal Escrita, cuenta como su tercer estreno propio. Porque el tiempo, en esta puesta en escena y a veces, en la vida misma, va más allá de una única línea.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados