ESTRENO TEATRAL

Jimena Márquez estrena "El desmontaje" y hace un pacto de silencio con el público

La dramaturga y directora vuelve a ponerse en escena con la obra que estrena este viernes en el Teatro Solís, y de la que charló con El País

Jimena Márquez en "El desmontaje". Foto: Gabriel Garambillete
Jimena Márquez en "El desmontaje". Foto: Gabriel Garambillete

Tras el éxito de Nociones básicas para la construcción de puentes, la obra de la Comedia Nacional que abordó los vínculos con Mario Benedetti y que la llevó al Festival Internacional de Teatro Hispano de Miami, Jimena Márquez está otra vez de de estreno.

El desmontaje va desde hoy al domingo en la Sala Zavala Muniz del Teatro Solís, y del 1 al 5 de setiembre (Tickantel). Y tiene la particularidad de que la directora y dramaturga vuelve a ponerse en escena, en el rol de protagonista, como hace 20 años.

La obra se presenta como "un hìbrido entre conferencia, documental y obra, que pone sobre la mesa una historia jamás contada, en la que se entrecruzan el mito de Dionisos con sucesos biográficos que dialogan con un documental en el que testimonian personalidades del teatro nacional".

El desmontaje, en las artes escénicas, es algo así como revelar el truco de magia: un creador expone cómo fue su proceso creativo y cuenta los caminos que transitó. El desmontaje, este proyecto en particular, surgió de una postulación al Fondo de Estímulo a la Formación y Creación Artística (FEFCA) del Ministerio de Educación y Cultura. Y está inspirado en estos procesos de desarticulación y, en parte, en aquel público que asiste a estas instancias aún sin haber visto la obra.

Eso, dice Márquez a El País, le dio la pauta de que hay algo más que permite que funcione como "un montaje en sí mismo".

—El texto de presentación de El desmontaje, que estrenás hoy en Teatro Solís, refiere a “la experiencia teatral más relevante” de tu vida. Suena tan interesante como enigmático...

—Y te cuento algo que todavía le da más enigma al asunto. Cuál es esa experiencia, solo lo van a saber quienes vayan a ver la obra, porque al comienzo hacemos un pacto de silencio con los espectadores. Voy a contar algo que nunca conté, de lo cual no se ha hablado mucho nunca, entonces cada día le pido a la platea que no cuente lo que escuchó, de manera tal que el resto pueda disfrutar de la sorpresa de la misma forma.

—¿Hay algo más que entra en ese pacto de silencio?

—Yo el pacto lo pido con toda la obra, pero hay cosas que puedo contar. El corazón del asunto está llevado adelante por un documental en el que testimonian 12 personas del medio teatral, entre ellas Gabriel Calderón, César Troncoso, Andrea Davidovics, varios actores y actrices de la Comedia Nacional... Un montón de personas que me acompañaron en este viaje y me acompañan, en escena, a través de esta pantalla.

Jimena Márquez en "El desmontaje". Foto: Gabriel Garambillete
Jimena Márquez en "El desmontaje". Foto: Gabriel Garambillete

—Las experiencias de desmontaje tienen formato de conferencia y vos acá, además, sumás el componente documental. ¿Cuál es el rol que juega la teatralidad en la puesta?

—Justamente haciendo conferencias de desmontaje, me daba cuenta de que en ese lugar había una puesta en escena, un material audiovisual que entraba en juego, un micrófono, una manera de hablar distinta, y percibí teatro. Y esa teatralidad que percibí es la que trasladamos a esta obra, y de repente esos límites entre lo conferencial y lo teatral se van flexibilizando, pero se juega con eso. Con ese borde de algo que en apariencia no es teatro y donde los límites se empiezan a borrar, y te llevan a pensar cuándo algo empieza a ser teatro y cuándo deja de serlo.

—¿Es una respuesta que, en lo personal, tenés elaborada?

—No, es algo que siempre me atenta la cabeza. A veces voy al almacén de la esquina de casa, y si hay gente por atender, me quedo mirando la escena y percibo una enorme teatralidad. Empiezo a percibir teatralidad cada vez más o todo el tiempo. En la vida en sí misma.

"Empiezo a percibir teatralidad cada vez más o todo el tiempo. En la vida en sí misma"

Jimena Márquez

—Hay algo de autopsia en el desmontaje, que implica volver a abrir un proceso creativo que ya está cerrado. Cuando estás creando, ¿qué tan abiertos son tus procesos?

—Soy más de reservarme todo hasta el final, sinceramente. No es lo que más me gusta, siempre tengo otra fantasía pero escribo muy puertas adentro y comparto con el círculo chiquito que trabaja conmigo. Dejo la ilusión para después.

—¿Cómo fue el trabajo con Luz Viera, que te dirige en la obra?

—Genial. Luz es mi pareja, vive conmigo, es la primera vez que dirige y eso me gusta. Y como la obra tiene un componente biográfico grande y me refiero a algún tema del que me ha costado mucho hablar, el hecho de que fuera una persona con la que tengo un vínculo emocional establecido de suma confianza me servía para abrir esas puertas. Fue un proceso en el que lloramos pila; no era para hacer con cualquier persona.

—Estás esperando este estreno desde el año pasado, y al final te toca hacerlo en un contexto especial, después de la exposición que tuvo tu obra Nociones básicas para la construcción de puentes, con la que hasta viajaste a Miami. ¿Qué implica, en este momento, volver a ponerte en escena?

—Para mí es un viaje hermoso, y tengo tremendo miedo. Desde los 20 años, salvo una suplencia cortita que hice en un momento, no me pongo en el escenario como actriz. Y es tal cual lo que decís, un contexto que siento superfuerte y ligado a Nociones básicas... Para mí fue muy significativa Nociones básicas..., me pasaron muchas cosas buenas a partir de esa obra, y esto siendo que es un segundo escalón de esa escalera.

—¿Qué saldo te dejó Nociones...?

—Fue una experiencia increíble. Todo el equipo tenía la misma franja de edad, históricamente nos ubicábamos en un mismo lugar, compartíamos sensaciones respecto a Mario Benedetti. Fue un trabajo que no voy a olvidar nunca porque para mí marcó un cambio en mi forma de ver la escena, y me hizo dar cuenta de que tenía muchas ganas de trabajar con historias personales. Se me abrió un canal creativo nuevo y lo marco como eso, como una puerta de entrada a una era nueva.

futuro

Una artista con proyectos

En cuanto a proyectos propios, Jimena Márquez no pretende estrenar nada más este año, pero eso no implica que haya parado de trabajar. Espera por el estreno de dos series en las que participó como actriz, una uruguaya y otra argentina, y prepara el estreno de fin de año del curso que imparte en la Escuela de Arte Multidisciplinario.

En cuanto al concurso de carnaval y ya que Cyranos, la agrupación en la que sale desde hace años, no competirá en 2022, está abocada a escribir los textos para la comparsa Valores Ansina y la murga Queso Magro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados