Publicidad

Fue un animé importante, pasó al cine y vuelve en una versión innecesaria producida por Netflix

La plataforma estrenó el jueves, "Avatar: la leyenda de Aang", una serie de ocho capítulos que revive esta vez con actores un clásico de la animación japonesa

Compartir esta noticia
Avatar-The-Last-Airbender.jpg
Avatar: La leyenda de Aang

Maya Phillips, The New York Times
La serie de Nickelodeon de 2005, Avatar: The Last Airbender, fue una odisea en expansión que combinó una intrincada construcción de mundos, referencias meticulosas a culturas asiáticas y nativas, humor vivaz y drama con una trama aguda, todo presentado en un estilo inspirado en el anime. Fue un éxito rotundo, que atrajo a millones de espectadores y elogios de la crítica. Presentó un mundo tan rico, completo y lleno de sus propias historias, mitos y tradiciones que nunca necesitó una continuación.

Pero las cosas no siempre funcionan así.

En 2010, se produjo la famosa película de acción real El último maestro del aire, que, merecidamente, fue recibida con furia por los fanáticos y desdén crítico. La serie secuela, Avatar: La leyenda de Korra, estaba más en contacto con la original, pero era igual de innecesaria.

Y lo mismo puede decirse de Avatar: La leyenda de Aang, la última adaptación de acción en vivo de Netflix que demuestra lo difícil que es capturar la magia de un original así de querido. Se estrenó el jueves.

Al igual que la serie original, La leyenda de Aang también tiene lugar en un mundo oriental ficticio de cuatro naciones: Nómades del aire, Tribu del Agua, el Reino de Tierra y la Nación del Fuego. En este mundo, un grupo selecto de personas de cada nación son los maestros capaces de manipular su elemento. Durante un siglo, la Nación del Fuego ha librado una guerra contra los demás y en ese tiempo, la única esperanza de paz, el avatar, el único maestro de los cuatro elementos, desapareció.

Cuando dos hermanos de la Tribu del Agua, Katara (Kiawentiio) y Sokka (Ian Ousley), descubren al avatar pródigo, un nómada del aire de 12 años llamado Aang (Gordon Cormier), los tres se embarcan en un viaje para completar su entrenamient para poder salvar al mundo de la amenaza de la Nación del Fuego.

Este Avatar intenta condensar varias historias -muchas de las cuales se distribuyen en docenas de episodios en la original- en ocho episodios. Algunas decisiones de la adaptación para fusionar ciertas narrativas (hacer nuevas conexiones y líneas entre historias que originalmente se desarrollaron en diferentes lugares) están bien resueltas. Y gracias a la participación de los creadores, Michael Dante DiMartino y Bryan Konietzko, cada subtrama, incluso cuando se mueve o modifica, permanece fiel, si no en detalle, sí absolutamente en espíritu, a la animada.

Pero Avatar también intenta tan desesperadamente reelaborar sus historias que el ritmo a menudo se resiente; las aventuras se vuelven demasiado complicadas y hay tanta acción acumulada que es fácil perder de vista lo que está en juego y el sentido de urgencia.

Al igual que con One Piece, otra de las adaptaciones de acción real de Netflix, gran parte del reparto aquí está bien. Esto es especialmente cierto en el caso de los villanos: Dallas Liu proporciona el equilibrio perfecto entre ira y vulnerabilidad al enemigo de Aang, Zuko, el príncipe emo de la Nación del Fuego. Elizabeth Yu, como Azula, la retorcida hermana de Zuko, es igual de despiadada pero más sólida que el personaje enloquecido del dibujito, y Daniel Dae Kim le da seriedad de archivillano al padre de Zuko y Azula, el desalmado Señor del Fuego Ozai. Y el sórdido y egoísta Comandante de la Nación del Fuego, Zhao, interpretado por Ken Leung, a menudo se roba la atención incluso como villano secundario.

La elección de Ousley como Sokka también es algo hermoso: de alguna manera, Ousley captura exactamente la cadencia del habla, las expresiones faciales e incluso el ritmo cómico de su equivalente animado. Sin embargo, la actuación del resto del equipo Avatar no es tan buena. Katara de Kiawentiio se siente demasiado sentimental pero superficial. De manera similar, la actuación de Cormier como Aang es tan elaborada, tan forzada en un intento de parecer natural, que no puede dominar la pantalla de la forma en que se supone que debe hacerlo su personaje.

Quizás el mayor problema es cuánto humor lúdico se ha perdido en esta traslación.

Avatar de 2005 utilizó todas las herramientas de comedia confiables de los programas animados: bromas visuales, contraataques, efectos de sonido descabellados, expresiones salvajes. El último Avatar no puede usar exactamente el mismo tipo de comedia que el original, pero tampoco sabe cómo construir su propio lenguaje cómico que funcione mejor para esta forma de acción real. El arte también deja mucho que desear, con fondos y efectos visuales CGI poco realistas que distraen la atención. Agregue acrobacias filmadas con demasiada cámara lenta y obtendrá un espectáculo que a menudo parece simplemente tonto. (Dos excepciones notables: los detalles de utilería y el elegante diseño de vestuario, de Farnaz Khaki-Sadigh).

En última instancia, Avatar: La leyenda Aang tropieza de la misma manera que lo han hecho otras adaptaciones recientes de anime de acción real de Netflix: incluso en su mejor momento, la serie sirve como recordatorio de que ya existe un Avatar mucho mejor. Y ya ha salvado al mundo.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

netflix

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad