"BRITNEY VS. SPEARS"

Las cinco revelaciones del documental que estrenó Netflix sobre tutela de Britney Spears

Este martes se estrenó "Britney vs. Spears", nuevo documental sobre la controversial tutela que desde 2008 controla a la princesa del pop

Britney Spears. Foto: Instagram @britneyspears
Britney Spears. Foto: Instagram @britneyspears

Podrá ser la cuarta ola del feminismo y lo que arrastró a su paso en la industria del entretenimiento, donde la caída de grandes magnates y famosos actores se convirtió en señal de cambio. Podrá ser, también, que la pandemia del coronavirus silenció el barullo del espectáculo y calló la música en vivo, entonces hubo tiempo de escuchar. Y será, por más que se las señale con el dedo como el peor de los males de este presente digitalizado, por el alcance de las redes sociales.

El tiempo dirá qué fue lo que hizo de 2021 el año de Britney Spears. Aún no se sabe qué deparará el periplo judicial que protagoniza, pero una cosa es segura: Britney quiere recuperar el control, y estamos todos de su lado.

Este martes, Netflix estrenó el documental Britney vs. Spears que viene a echar más leña al fuego de la tutela legal y financiera bajo la que la estrella pop vive hace 13 años.

Es la última novedad de una temporada que se inauguró en febrero, cuando The New York Times estrenó Framing Britney Spears (dos días atrás lanzó Controlling). El especial sirvió para abrir el cuestionamiento alrededor del control absoluto que su padre, Jamie Spears, tiene sobre ella desde 2008.

El 23 de junio, Britney se presentó ante un tribunal para reclamar por su libertad y asegurar que su padre y todos los involucrados en su tutela, deberían estar presos. La declaración fue desgarradora y determinante.

Tras esa exposición, renunciaron su mánager y su abogado y representante legal. En agosto, Jamie Spears aceptó abandonar su cargo de tutor y pidió por el fin de la tutela. Ahora Britney vs. Spears, de Erin Lee Carr, ordena las piezas de una intrincada red que, todo indica, está cerca de desarmarse.

A continuación, cinco revelaciones del nuevo film:

1

Reclamo ante oídos sordos

Britney manifestó al menos dos veces, su voluntad de eliminar a su padre como tutor legal. Lo hizo en 2008, cuando el abogado Adam Streisand se presentó ante una Corte que lo desestimó, en el entendido de que no estaba capacitada para contratar a un representante legal. Y de vuelta en 2009, como lo reflejan un mensaje de voz y el testimonio de la periodista Jenny Eliscu, con quien la popstar tuvo un encuentro secreto para firmar un documento que debía llegar a la Justicia. Ninguna gestión tuvo éxito.

2

“El perfecto chivo expiatorio”

El documental explica que cuando un juez determina la necesidad de una tutela temporal sobre una persona, esta tiene derecho a recibir un preaviso de cinco días para tener un margen de reacción. Pero Britney no tuvo esta posibilidad porque su familia creía que había que protegerla del entonces mánager Sam Lutfi, que era considerado peligroso. Aunque el material de archivo comprueba las tensiones entre él y su representada y aunque se dice que la drogaba, Lutfi prestó testimonio y dijo ser “el chivo expiatorio perfecto” (...) “Si te acusan de cosas tan graves, como que estás drogando a la estrella más grande del mundo, llamás a la policía, al FBI, no a TMZ”.

3

Círculo íntimo

Además de Jamie, en el equipo que mayor control tuvo sobre Britney estuvieron Larry Rudolph, representante al que ella despidió en 2007 y que su padre volvió a contratar cuando asumió como tutor; Sam Ingham, abogado que le designó la Justicia; y Lou Taylor, misteriosa mujer que funcionó como vocera de la familia pero que también tomó decisiones comerciales. Sobre su figura se deja un halo de misterio.

Taylor envió una carta preventiva a la producción para evitar ser mencionada en el documental, y cuando en entrevista le preguntaron a la exasistente de Britney, Felicia Culotta, que quién era esta mujer, se limitó a decir: “No voy a tocar ese tema. Lo siento. ¡Me va a comer viva!”.

4

Un diagnóstico de demencia

En la documentación exclusiva a la que accedió la producción, filtrada por una fuente cuya identidad no se revela, se puede ver un diagnóstico de demencia que habría sido fundamental para imponer la tutela sobre Britney. Pero el dictamen es de una gravedad que no se corresponde con los hechos: al tiempo que se decretaba que la blonda era incapaz de manejar o incluso entender sus asuntos financieros, se la podía ver actuando en la serie How I Met Your Mother. De hecho, a semanas de que la tutela fuera puesta en funcionamiento, ya estaba de vuelta sobre los escenarios, lista para cantar, bailar y recaudar.

5

La declaración "oficial"

El estreno de Netflix termina con una suerte de declaración oficial, en términos más formales que los descargos que la estrella suele hacer en Instagram. Las últimas palabras antes de los créditos son de su abogado actual, Matthew Rosengart: “Los abusos de Jamie expuestos en esta película corroboran lo que Britney y yo hemos dicho en la Corte: que Jamie Spears es tóxico para el bienestar de Britney, y que ella merece ser libre”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados