ENTREVISTA

Olga Delgrossi repasa su vida antes de su concierto de homenaje: "Nací para ser artista"

Antes del concierto homenaje que se realizará el lunes a las 20.00 en el Auditorio Nacional del Sodre, la "Dama del tango" repasó los momentos claves de su vida 

Olga Delgrossi. Foto: Marcelo Bonjour.
Olga Delgrossi. Foto: Marcelo Bonjour.

"Mi doctor me dijo que no me entregara tanto al cantar, porque tengo un marcapasos, pero yo no puedo hacerlo de otra manera. Me entrego con el corazón en cada una de mis canciones”, asegura Olga Delgrossi. Y unos minutos más tarde, cuando la “Dama del tango” se ponga a llorar al teléfono luego de interpretar un fragmento de “Desde el escenario”, uno lo comprenderá enseguida: deja la vida en cada una de sus interpretaciones y no existe recomendación médica que lo impida.

“Yo nací para ser artista”, comenta la cantante de 89 años. Y esa canción de Ledo Urrutia que acaba de entonar al teléfono como si estuviera frente al micrófono de un estudio de grabación, lo confirma. Es por eso que mañana a las 20.00, la Asociación Uruguaya de Músicos homenajeará sus más de 75 años de carrera con un concierto lleno de invitados en el Auditorio Nacional del Sodre.

Participarán Valeria Lima, María de los Ángeles, Nancy Devita, Nelson Pino, Ricardo Olivera, Julio Cobelli y una pareja de baile formada por Federico García y Iahara Stolarsky. También habrá espacio para que la homenajeada interprete algunos de sus clásicos.

Las entradas están a la venta en Tickantel y los precios van de 250 a 500 pesos. “Es lindo recibir homenajes mientras se está viva porque es una forma de que la gente reconozca que uno ha entregado su vida enteramente a esto”, comenta.

Su camino se inició a los nueve años, cuando ganó el concurso de talentos de la radio Zorrilla de San de Martín. “Hacían concursos todos los años para elegir nuevos valores y siempre los ganaba yo”, relata. Cuando los triunfos se volvieron costumbre, llegó la primera gran apuesta de su carrera:venirse a Montevideo. “Mis padres vendieron la casa para que yo siguiera esto que tanto amo”.

Olga Delgrossi. Foto: Marcelo Bonjour.
Olga Delgrossi. Foto: Marcelo Bonjour.

Pero la primera etapa no fue fácil. Se presentó en varias radios montevideanas, pero todo quedaba en la promesa del “después la llamamos”. Así que no le quedó otra opción que salir a trabajar para ayudar a sus padres y a sus seis hermanos.

Primero pasó por una fábrica de bolsas de celofán, pero duró poco. “Tenías que recogerlas y separarlas, pero a mí se me pegaban todas. Me echaron enseguida”, dice, con una carcajada. Después puso una peluquería, pero le fue peor. “Algunas venían una vez y no volvían más. Era un desastre cortando el pelo. Yo quería cantar”.

Pero en 1957 la vida le cambió cuando Donato Racciatti la invitó a formar parte de su orquesta. “Fue un espaldarazo enorme”, recuerda. “Trabajábamos en la fonoplatea de Radio Carve, y recorrimos el norte y sur de nuestro país. En Buenos Aires actuábamos en la radio El Mundo y venían todos los grandes a vernos”, agrega.

Con Racciatti grabó dos clásicos instantáneos, “Tu corazón” y “Hasta siempre amor”, que la llevaron a girar por toda Argentina. En plataformas digitales se puede escuchar Hasta siempre amor, un álbum que recopila 13 canciones de su etapa junto a la orquesta. Sus interpretaciones de “Fumando espero”, “El adiós” y “Quiéreme siempre” demuestran esa entrega tan visceral que ahora preocupa a su médico de cabecera.

Y gracias a esa voz tan apasionada, Delgrossi llegó a tener tanto éxito que la policía tenía que escoltarla a la salida de los teatros. “Claro, yo era linda en esa época, entonces la gente se amontonaba”.

Pero por más de que haya cantado en Buenos Aires, Londres, Madrid, París y otras capitales europeas, revela que siempre sufre antes de salir a escena. “Es una cosa tan impresionante los nervios que me agarro. Lo que pasa es que yo soy muy modesta, pero cuando salgo al escenario me transformo”.

Olga Delgrossi. Foto: Archivo El País.
Olga Delgrossi. Foto: Archivo El País.

Inspirado en su historia, Ledo Urrutia le compuso la bellísima “Desde el escenario”. “Te voy a cantar un poquito para que vos veas”, propone antes de lanzarse sobre la historia de su vida: “He sentido los nervios sobre un escenario, / El silencio, el bullicio, el acople, el aplauso, / La emoción y la luz, el calor y el abrazo, (...) / He recibido premios sobre un escenario...”.

Y varios de esos reconocimientos que recibió en algún teatro están enmarcados en su living. Entre las fotos de sus actuaciones históricas hay una réplica de la placa con su nombre que se ve en el Paseo de los Soles de la Peatonal Sarandí, el sello postal con su fotografía que el Correo Uruguayo le dedicó en 2016 y el reconocimiento a Ciudadana Ilustre de Montevideo. Uno de los que más orgullo le da es el Gobbi de Oro, la estatuilla que le otorgó la Academia Nacional del Tango y que reposa sobre una de sus mesas.

Delgrossi, que todavía se presenta en el Café Sorocabana y que está terminando su próximo disco junto a la Orquesta Taconeando, no piensa en el retiro. Por eso, cuando canta con la mayor entrega y convencimiento la última frase de la canción de Urrutia, estalla en llanto: “Esperaré la muerte sobre un escenario”.

“¿Qué querés que te diga?”, dice, tratando de contener las lágrimas. “Tranquila”, le respondo con un nudo en la garganta. “No hay nada que explicar”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados