LANZAMIENTOS

Mon Laferte corona un año soñado: dos discos, un embarazo y un Grammy Latino

En 2021, la cantante chilena lanzó "Seis", que le valió el Latin Grammy a mejor disco de cantautor, y "1940 Carmen". Y tiene más noticias

Mon Laferte, embarazada en los Latin Grammy. Foto: Efe
Mon Laferte, embarazada en los Latin Grammy. Foto: Efe

La chilena Mon Laferte tiene una voz para cada pasión. Puede involucrar lo personal y lo político; puede arrullar una balada romántica o tener un ataque de rock duro. Su voz puede provocar, morder, susurrar, canturrear, raspar o convertirse en un gemido de banshee. Puede ir directamente al corazón, y lo hace.

En América Latina, Laferte, de 38 años, ha construido una carrera que comenzó pop en 2003, pasó al hard rock y desde entonces ha abarcado rockabilly, salsa, bolero, ranchera y psicodelia, para empezar.

“Cada persona es un universo”, dijo a The New York Times. “Me encanta hacer estas voces diferentes porque representan todas mis personalidades: cuando soy frágil, cuando soy más fuerte, cuando me divierto, cuando me siento molesta. Y eso es lo que quiero hacer. Eso es el arte. Quiero transmitir todos estos sentimientos y que la gente sienta tanto como yo. Y quiero que se les ponga la piel de gallina cuando escuchen mis canciones”.

Laferte —Norma Monserrat Laferte Bustamente— fue productiva durante la pandemia. Este año ha lanzado dos álbumes muy diferentes, está de gira por América del Norte y acaba de actuar en los Grammy Latinos, donde además ganó el premio a mejor álbum de cantautor por Seis, y lució su primer embarazo.

Grabó Seis en 2020 cuando comenzaba la cuarentena en México. Lanzado en abril, el álbum profundiza en los estilos regionales mexicanos clásicos (norteño, banda, mariachi) respaldados en gran parte por instrumentos acústicos. Y el 29 de octubre editó el muy distinto 1940 Carmen, llamado así por el Airbnb donde lo grabó en Los Ángeles. Abarca el folk-pop del sur de California e incluye sus primeros temas en inglés.

También hizo una versión de “Nothing Else Matters”, la primera canción que aprendió en la guitarra a sus nueve años, para el álbum benéfico The Metallica Blacklist, de Metallica.

proyectos

Las historias de "Seis" y "1940 Carmen"

En 2020 Laferte, quien ha vivido en México durante más de una década, se había mudado al pueblo rural de Tepoztlán, donde una de las cantantes rancheras mexicanas más queridas, Chavela Vargas, pasó sus últimos años. Un documental sobre Vargas se apoderó de su imaginación y, durante la cuarentena, instaló un estudio en su casa, y luego agregó arreglos orquestales y de bandas de música a través de sesiones remotas.

El guitarrista Sebastián Aracena, quien está en su banda de gira, coprodujo Seis; 1940 Carmen lo produjo ella misma.

En Seis, Laferte se remonta al drama volátil de las actuaciones de Vargas para sus propias canciones sobre el poder, el deseo, el dolor y la perseverancia de las mujeres, tanto en las relaciones como en las luchas más amplias. “Se va la vida” trata sobre mujeres presas en Chile, y en “La democracia”, Laferte gruñe: “¿Pa dónde fue? ¿Quién se la robó?”.

También incluye “La mujer”, un dueto con la estrella pop Gloria Trevi que estuvo nominado a un Grammy Latino como mejor canción pop.

Las canciones de 1940 Carmen reflejan un ambiente diferente y más relajado. Gran parte de la música invoca el folk-pop californiano y la reverberación de guitarra del R&B de la década de 1950.

En “Placer Hollywood”, la canción trilingüe que abre el álbum, Laferte extiende alegremente la palabra “you” en un melisma de 38 notas; en la gira, ha estado probando si el público puede cantarlo así. El primer sencillo del álbum, “Algo es mejor”, irradia optimismo, mientras que “Niña” es una cariñosa canción de cuna con la que promete a un bebé por nacer: “Te he esperado tanto / Y te cuidaré“. Después de años de intentarlo, Laferte quedó embarazada y está feliz.

La principal razón por la que Laferte visitó Los Ángeles fue justamente para recibir terapia hormonal para quedar embarazada. El tratamiento con radiación para el cáncer de tiroides que tuvo en 2009 le había dañado los ovarios, y los tratamientos hormonales le provocaron cambios de humor masivos. “Un día podía estar muy feliz con emociones positivas, y otro día podía estar enojada y depresiva”, dijo. “Me conecté con una parte de mí misma que no conocía hasta ese momento”.

Para Laferte, escribir letras en inglés era una cuestión de autocuidado y no de transgresión. En 1940 Carmen, una de las tres canciones en inglés es “A Crying Diamond”, sobre una adolescente pobre que quiere ser cantante y es explotada sexualmente por un hombre de 40 años. “Seré tu salvador y te convertiré en una superestrella”, le dice. Años más tarde, cuando sus sueños ya desaparecieron, mantiene el hecho en secreto, canta Laferte, porque “nadie le iba a creer a una pueblerina que salía de noche con su vestido lustroso y sus zapatos rotos”.

La chilena había intentado escribir una canción así en español, pero no pudo. “Iba a decir algo que me hace vulnerable”, dijo. “Había muchas cosas que quería decir, pero me avergonzaba hacerlo en mi propio idioma. Me siento más valiente al hacerlo en otro idioma. Puedo tener una conversación sencilla en inglés o pedir un café, pero no puedo profundizar en inglés. Así que puedo decir muchas cosas en la canción, pero no tengo que sentirlas porque no está en mi propio idioma”.

Pero independientemente del idioma, la intensidad y el compromiso de Laferte son inconfundibles. “Escribo lo que estoy pasando”, dijo. “Cada álbum es un diario de vida”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados