DESPEDIDAS

Luto en el carnaval uruguayo: fallecieron Lilián Rodríguez y Pedro González

Lilián Rodríguez era una de las cantantes históricas de la fiesta popular, mientras que Pedro González era arreglador de la murga La Clave

Lilián Rodríguez, Pedro González. Fotos: @daecpu_oficial, @pedro.gonzalez3
Lilián Rodríguez, Pedro González. Fotos: @daecpu_oficial, @pedro.gonzalez3

El carnaval uruguayo vive días tristes, tras conocerse el fallecimiento de dos integrantes de la mayor fiesta popular del país: Lilián Rodríguez y Pedro González, artistas con importante trayectoria.

Lilián Rodríguez fue una de las voces más importantes del ambiente carnavalero. Dos veces reconocida como mejor intérprete y una vez reconocida como figura de revistas, se destacó por haber participado en las cinco categorías del concurso: murgas, parodistas, humoristas, revistas y sociedad de negros y lubolos.

Defendió a la revista Uruguay Show en la década de 1980, y luego a otras como Rebelión, Mussicalísima o Feelings. Integró Flor de Murga, el conjunto de parodistas Espantapájaros de Medianoche, y el de humoristas Los Carlitos. Su mayor brillo lo consiguió en comparsas, con Yambo Kenia, Tronar de Tambores, C 1080 y La Carpintera Roh.

Rodríguez falleció este sábado y tras dar la noticia, Daecpu la destacó en un comunicado oficial como "una de las artistas más queridas" de la comunidad carnavalera. 

En los últimos días también se conoció el fallecimiento del músico Pedro González, una figura importante en la historia reciente de la murga La Clave, de San Carlos, Maldonado.

Arreglador vocal y responsable del vestuario de la agrupación en el concurso de este año, en el que la murga terminó octava, González también supo ser director de La Clave e integrante de la formación que salía a escena. Además desarrollaba una carrera artística individual.

La murga lo despidió con un muy sentido mensaje en redes sociales: "Pedro la peleó durante un tiempo corto pero eterno. A todos su pelea se nos hizo eterna y dolorosa. Se fue un tipo querido. Que aprendió y enseñó mucho en el tiempo que le toco formar parte de este colectivo. Arrimó al juego de murga La Clave a sus amigos, a quienes cuidó y disfrutó. Un músico con un potencial increíble. Particular, afectuoso, en busca de su estilo, siempre abierto a todas las influencias. Un caballero de ojos tristes que vivió poco e intenso. Vivió con tanta intensidad que el corazón se le hizo enorme y el cuerpo no aguantó tanto corazó".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados