Publicidad

¿Es para niños? ¿Habrá secuela? Greta Gerwig responde algunas preguntas de "Barbie", el fenómeno del año

Una charla con la directora de la películas sobre la muñeca más famosa del mundo revela algunos detalles de la producción

Compartir esta noticia
Greta Gerwig
Greta Gerwig, la directora de Barbie

Kyle Buchanan, The New York Times
Este es el mundo de Barbie. Nosotros solo vivimos en él. Después de un año y medio de expectativas, una gira de prensa vertiginosa y críticas anticipadas estelares, Barbie de Greta Gerwig finalmente llegó a los cines el fin de semana pasado, rompiendo récords de taquilla con un debut de 162 millones de dólares, el más grande del año. Y es el fin de semana más taquillero de una película dirigida por una mujer, y aunque Gerwig tenía grandes esperanzas en Barbie, no puede creer lo bien que su versión personal de la muñeca de Mattel ha conectado con una audiencia masiva.

“Quería hacer algo anárquico, salvaje, divertido y catártico”, dijo Gerwig el martes, “y la idea de que en realidad sea recibido de esa manera, es algo extraordinario”.

Debajo de su cubierta de caramelo, Barbie aborda temas como el sexismo y la autodeterminación, con aplomo, sin nunca olvidar proporcionar a sus estrellas -Margot Robbie (como Barbie) y Ryan Gosling (como Ken)- chistes sorprendentemente ingeniosos, algunos exóticos. (¿Quién hubiera esperado un remate sobre la banda Pavement en Barbie?)

Gerwig está feliz de haberse salido con la suya. “Creo que fue una onda particular en el universo lo que permitió que sucediera”, dijo desde su casa en la ciudad de Nueva York, donde Harold, su hijo de cuatro años con Noah Baumbach -coguionista en Barbie-, interrumpió la llamada para cerrar definitivamente el ciclo de prensa de Gerwig.

Aquí hay extractos editados de la conversación y, está avisado, hay spoilers.

-Tuvo uno de los fines de semana más importantes de su vida. ¿Cómo se siente?

-Estoy muy agradecida. Y tan asombrada. Sin palabras, de verdad. Estuve en Nueva York y pasé el jueves y el viernes revisando diferentes cines, chequeando los niveles de sonido y asegurándome de que la imagen se viera bien y tratando de ceder el control, lo cual es difícil. Pero, sinceramente, ha sido increíble caminar y ver a la gente vestida de rosa. Ni en mis sueños más locos imaginé algo así.

-¿Barbie es para niños o adultos?

-Nunca tuve una delimitación tan clara en mi mente entre las cosas hechas para adultos y las cosas hechas para niños. Tuve padres que, afortunadamente, me llevaron y me mostraron muchas cosas y, a veces, había incluso un doble placer en lo que estaba más allá de mí porque se sentía como una ventana a un mundo que apenas estaba comenzando a armar. Siempre me gustó ese sentimiento, así que pensé que no parecía un obstáculo para que un público más joven lo disfrutara.

-Se ha informado que los ejecutivos de Mattel volaron al set de Londres para tratar de convencerte de que eliminaras la escena en la que Sasha (Ariana Greenblatt), la adolescente del mundo real, llama a las muñecas Barbie sexistas y fascistas. ¿Verdadero?

-Iban a ir de todos modos, así que no fue como, “¡Deténganlo todo, tenemos que ir a Londres!” Pero con esa escena en particular, mi idea de Barbie como una cosa en el mundo se correspondía completamente con mi conocimiento de los argumentos en contra de Barbie. No pensé que hubiera alguna manera de hacer esto sin dar ese dato de la realidad y tener argumentos correctos y bien articulados de un personaje realmente inteligente contra Barbie. Además, crecí con una madre que estaba un poco en contra de Barbie, así que supe todo eso. Si no le das voz a eso, entonces estás en ninguna parte. No fue como si alguna vez obtuviera el sello completo de aprobación de Mattel, tipo “¡Nos encanta!”. Recibí un tentativo, “Bueno, está bien. Veo que vas a hacer esto, así que adelante y veremos cómo va”. Pero eso es todo lo que necesitas, y tuve fe una vez que estuvieron allí y vi que lo aceptarían, no que lo combatirían. Tal vez al final del día, mi voluntad de tenerlo era más fuerte que cualquier otra voluntad de sacarlo.

-Esa escena conduce a uno de mis chistes favoritos, cuando Barbie protesta diciendo que no puede ser fascista porque no controla los ferrocarriles ni el flujo del comercio.

-Hubo varios chistes en los que dije: “Este podría ser para tres o siete personas, ¡pero lo incluiré para ellos!” Aquí hay algo más que se quedará conmigo: cuando estaba revisando diferentes proyecciones este fin de semana, hubo otro chiste como ese: “¿Recuerdas a Proust Barbie? Esa no se vendió muy bien”. Y hubo, como dos personas en esa función que murieron con ese gaga. Yo estaba tipo “¡Sí! Era para ti, y lo viste”

-¿Qué cosas específicas la ayudaron a comprender cuánto estaba resonando la película?

-Me he topado con gente en la calle que está emocionada, feliz y exuberante, porque gran parte de esta película fue un intento de crear algo que la gente quisiera experimentar en comunidad.

-Lo que sigo escuchando de la gente en Hollywood es “No sé cómo se salió con la suya”. Cuando una película estrenada en cines que se hace con este nivel de presupuesto, cualquier cosa idiosincrática o desafiante a menudo se ve reducida por las notas del estudio. ¿Cómo pudo preservar tu sensibilidad durante todo este proceso?

-Originalmente con Noah sólo íbamos a escribirla, y luego terminamos el guion y eso fue lo que me hizo querer dirigirlo. Lo sentí tan claro para mí: si no querían hacer esa versión, no necesitaba hacerla. Margot, como productora y estrella, fue realmente la primera persona en decir: “Quiero hacerlo a su manera”. Y luego, cuando comenzamos a agregar colaboradores y reunir más elenco, de repente hubo una gran cantidad de personas que estaban emocionadas por hacer algo que fuera así -disculpe el juego de palabras- tan fuera de la caja.

-Una de las escenas que más reacción genera en el público es el monólogo de América Ferrera sobre la cuerda floja que tenemos que caminar las mujeres en esta sociedad. ¿Qué quería de ese momento?

-Siempre esperé que America hiciera este papel y me siento muy afortunada de que ella dijera que sí. Lo armamos con su propia especificidad y hablamos sobre sus experiencias y su propia vida, y en tres tomas, estaba llorando. Luego miré a mi alrededor y todos estaban llorando, incluso los hombres. De repente pensé que esta cuerda floja que ella está explicando es algo que está presente para las mujeres en la forma en que lo describe, pero también está presente para todos. Todo el mundo tiene miedo de dar un paso en falso y que todo se derrumbe, y al hacer ese monólogo, ella le estaba dando permiso a la gente para salir de la cuerda floja. Creo que no me di cuenta hasta entonces de que ese momento era para eso. Tenía una pieza del rompecabezas en ella como actriz, colaboradora y artista que me lo explicaba.

-¿Anticipó el grado en que los comentaristas de derecha están criticando la película como “woke” y quemando sus Barbies?

-No. Ciertamente, hay mucha pasión. Mi esperanza para la película era que fuera una invitación a que todos sean parte de la fiesta y dejen de lado las cosas que no necesariamente nos sirven como mujeres u hombres.

-¿Es esta película el comienzo de una franquicia o cree que Barbie es una historia completa con un final definitivo?

-En este momento, es todo lo que tengo. Me siento así al final de cada película, como si nunca fuera a tener otra idea y todo lo que siempre quise hacer, ya lo hice. No quisiera arruinar el sueño de otros, pero para mí, en este momento, estoy en cero.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Barbie

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad