Evento

La Carta Cultural Iberoamericana cumple 15 años y lo celebró con debates y homenajes

El documento firmado en 2006 en el marco de la XVI Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno volvió a revisarse y celebrarse en Montevideo

Carta Cultural
Mariano Jabonero, el presidente Luis Lacalle Pou, Julio Bocca y Pablo Atchugarry.

La Carta Cultural Iberoamericana, el documento de mayor rango político y jurídico en materia cultural en la región, celebró en Montevideo, su décimoquinto aniversario.

Lo hizo con un Congreso de Cultura Iberoamericana en el Edificio del Mercosur con debates sobre, entre otros asuntos, gestión cultural, las industrias creativas y los cambios de la realidad educativa. Y homenajeando a dos grandes figuras de la cultura nacional.

La Carta Cultural Iberoamericana fue firmada en el Teatro Solis durante la XVI Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno, celebrada en 2006.

Este año la celebración contó con la presencia del secretario general de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI), el español Mariano Jabonero.

En el encuentro montevideano, el exbailarín y exdirector del Ballet Nacional del Sodre, el argentino Julio Bocca y el escultor Pablo Atchugarry fueron designados embajadores itinerantes de la Carta Cultural Iberoamericana y se homenajeó su trayectoria.

En la ceremonia, el jueves, participó el presidente de la República, Luis Lacalle Pou.

Atchugarry, además, presentó en el marco de la conmemoración su escultura “Flor de ceibo” que estará durante todo noviembre en la Plaza Independencia. De su inauguración participó la vicepresidenta, Beatriz Argimón.

“La Carta Cultural remarcó lineamientos generales iberoamericanos a seguir”, le dijo a El País el representante permanente de la OEI en Montevideo, el argentino Sebastián Velesquen. “Estamos ante el desafío de un cambio y eso es lo que pone la Carta: cómo poder asimilar mejor los desafíos que impone la realidad”. La Carta, en ese sentido, es un ámbito de reflexión, agregó.

En su décimo aniversario, por ejemplo, fue actualizada para introducir la visión de género de la que carecía originalmente .

“Este Congreso de Cultura Iberoamericana puso muy de manifiesto, el tema de la pandemia”, dijo Velesquen. “A algunos artistas le fue perjudicial por no poder sentir el calor del público pero para otros que eran desconocidos, el streaming le permitió una forma distinta de vinculación y conocimiento a través de una nueva herramienta”.

La OEI trabaja sobre tres ejes: el “impacto” de la cultura en la economía de la región; la cuestión ética de la propiedad intelectual en la cultura digital, y “cultura y crisis”, según ennumero Jabonero a la agencia EFE.

En opinión del secretario general de la OEI pese a que, según el último informe elaborado junto a la Cepal, entre el 1,8 y el 2,5 % del empleo de la región se concentraba en el sector cultural, la reacción de los gobiernos de la región para ayudar al sector cultural “ha sido un poco más tardía” frente a las “respuestas rápidas” que se dieron en educación.

Frente al perjuicio generado en la cultura por la imposibilidad de “demanda presencial” durante los 20 meses de pandemia, Jabonero opone el “incremento de producción y consumo” de cultura digital, música y literatura debido a su “efecto benéfico sobre el bienestar emocional”.

Para Jabonero, Iberoamérica es “una región con una grandísima diversidad cultural“, algo así como “un tejido compuesto por muchos hilos diferentes”, cuya cultura forma parte del “ser iberoamericano”.

El jeraca calificó de “increíble” que la cultura no forme parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agencia 2030 y consideró que “en el ámbito internacional, la voz de la cultura se ha ido, no apagando, porque sigue existiendo pero sí en un tono menor”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error