ENTREVISTA

Verónica Lavalle: la vida y la televisión después de Plutón

La conductora de "Así es tu día" habla de su vida, carrera y cuenta el difícil año que atravesó

Verónica Lavalle. Foto: Leonardo Mainé
Verónica Lavalle. Foto: Leonardo Mainé

En 1991 apareció en la televisión uruguaya y desde entonces se ha convertido en toda una personalidad. Su programa en Canal 10, Así es tu día (lunes a viernes a las 6.15 y 17.00 y sábados a las 16.00), se diversificó y ahora cuenta con entrevistas, músicos y toda una faceta distinta a la astrología que surge a partir de un momento difícil en su vida. Verónica Lavalle habla con Sábado Show sobre el complicado año que atravesó, alguna pelea mediática y dice por qué no le gusta que los astrólogos tiren el Tarot.

—Parece que estás acaparando la televisión.

—Sí, pero Plutón me mató. Son transformaciones difíciles de aceptar. Para mí fue cuando el canal me dijo que tenía que hacer el programa independiente, eso me mató, porque es mucha plata. El año pasado lo iba a levantar al programa y este año dije: sigo, pero hay que vender, porque lo único que hago es ir al canal y llevar el cassette. Ese fue Plutón de porquería que da una sensación de depresión.

—Igual dicen que no hay mal que por bien no venga.

—A mí, con lo que me cuesta esto, también aprendí mucho estando sola. Entonces aprendés, eso te sirve y hay que buscarle el lado positivo, no hay otra.

Verónica Lavalle. Foto: Leonardo Mainé
Verónica Lavalle. Foto: Leonardo Mainé

—Estás en la mañana y en la tarde desde hace varios años, ahora también los sábados. Y además de los astros hacés entrevistas y tenés música en vivo.

—Hace unos años empecé con algo de música, notas a actores, pero este año tengo más tiempo, el programa dura una hora y le quise dar un giro que me reconforte a mí, porque hacer siempre lo mismo aburre. Y empecé con los paneles tocando temas interesantes y eso fue bueno. Me dijo un músico que desde que se fue Omar Gutiérrez no había un lugar donde los músicos emergentes pudieran presentarse. Y nosotros tenemos música todas las semanas. Está bueno darle lugar a la gente, al menos abrirle el espectro.

—¿Hay una preferencia musical?

—Obviamente buscamos que no ladre, pero de todo, tango, cumbia, melódico, todo lo que sea. Incluso reggae hemos tenido.

—¿Y cómo te sentís con esa variedad?

—Bien, porque eso levanta mi parte creativa y cáncer es un signo creativo. Diseñadores de moda hay muchos que son cáncer. Yo bailé hasta que vine a Uruguay. Y en ese entonces pensaba que nunca iba a poder ser astróloga, porque no me gustaba tanto, yo quería bailar. Y con todo esto ponés en la balanza lo artístico y los astros.

Verónica Lavalle. Foto: Leonardo Mainé
Verónica Lavalle. Foto: Leonardo Mainé

—¿Tu faceta como bailarina es la que te ha permitido mantener tu figura?

—No sé, porque no hago gimnasia, no tomo agua y fumo. Creo que es de la mente. El año pasado cuando fue difícil, en julio tuve una caída grande. Vivo sola y no soy de llorar nunca, porque siento que me estoy entristeciendo más si lloro, pero ese mes de julio fue tremendo. Hice una caída abrupta, y ahí dije: tengo que cambiar la cabeza. Si tengo que terminar el programa, no lo digo: lo termino; y si sigo por lo menos tengo que tener más optimismo de que todo va a salir mejor. Y así es en todo orden de la vida.

—Vos sos la que se propone cambiarlo.

—Sí y no guardo rencores, nada me afecta. Me peleo con alguien y si al otro día tengo que saludarlo, lo hago. No me acuerdo de las cosas malas y eso creo que es lo que mantiene. Porque las preocupaciones envejecen y llenan de estrés al santo botón.

—Hablando de cosas del pasado, ¿Puglia?

—Puglia fue una situación muy rara, porque éramos compañeros de trabajo, trabajé mucho con él y un día me dijo que no fuera más. Y no volvimos a dirigirnos la palabra. Cuando empezó MasterChef me preguntaron si había problema con que viniera, y dije que ningún problema. Ya no tengo problema, ya me olvidé, no le guardo bronca o rencor, la situación ya no me afecta más y para mí fue bueno, porque salí de un entorno.

Verónica Lavalle. Foto: Leonardo Mainé
Verónica Lavalle. Foto: Leonardo Mainé

—¿Cómo saliste de esa depresión del año pasado?

—Diciendo: si el programa me tiene tan mal, lo termino; y si no lo termino, lo tengo que seguir de la mejor manera. También me dijeron que por el tema del mundial, más valía esperar a que pasara, y aparecieron dos clientes más y eso me motivó. Y este año ya me puse la mente de cambiar y funcionó.

—¿Cuándo empezás con la astrología?

—Desde siempre, con 18 años empecé a estudiarlo. Nunca quise atender gente ni pensé que me iba a dedicar y todos me pedían cartas astrales. Yo me borraba como la mejor. Increíblemente cuando viste que tu naturaleza es para algo, bailando nunca gané un peso y no ejercía la astrología, pero todos los que me rodeaban, incluso famosos argentinos, me decían que me dedicara a la astrología. Ya perfilaba y era la única que no se daba cuenta, pero el destino te va llevando hasta que lo tenés que aceptar. Y en este programa mezclo la parte artística y la astrológica. Está muy bueno.

—Con el boom de los 0900, las consultas por SMS, ¿no has seguido con ese costado empresarial?

—Siempre trabajé para empresas, y ahora sigo con el SMS pero la empresa no es mía.

—¿Cómo es hacer una predicción por celular?

—Es lo mismo que hago acá, cómo va a estar la luna ese día, porque es algo diario. Siempre pongo todos los planetas, trato que se asimile lo más posible. Obviamente no es una carta astral, que no falla ni a palos. A las personas de cáncer, la tendencia si hay planetas y la Luna en contra o a favor, la tendencia se va a dar un 80 por ciento, únicamente que esa persona tenga un ascendente totalmente opuesto, aunque trato de acercarme lo más posible.

—Eso demuestra que la astrología es complicada.

—Sí, es complicada. Para hacerle la predicción a una persona, por eso te digo que la astrología que hacés en televisión no la podés tomar tampoco como la verdadera astrología. Cuando nace una persona tenés un círculo que dividido en 12 casas, cada una representa un sector de tu vida, incluso tu vida anterior. Y ahí se posicionan los planetas de cómo estaban al momento de tu nacimiento, esa va a ser tu carta toda la vida. Después si querés predecir algo tenés la carta anual, que es cuando el Sol vuelve al lugar de donde estaba al momento de nacer y según dónde naciste también. Ahí se hace otra carta y se superpone a la natal y te marca lo que te va a pasar. Pero eso no es todo, están las progresiones, los tránsitos diarios (cómo están hoy los planetas en relación a tu carta natal). La astrología es muy complicada. Es muy difícil, por eso lamentablemente la astrología se sigue manipulando. Porque la astrología no tiene errores, si el astrólogo es bueno, y ves personas que sacan cartas de Tarot y dicen: Aries. La astrología se mueve a través de los planetas, no tiene nada que ver con el Tarot. O sos tarotista o astróloga. Eso sucedió siempre desde que el mundo es mundo, porque hay gente que hizo un curso de cuatro días y ya es astrólogo, tarotista y todo.

—¿Por qué decís que es tan exacta la astrología?

—Porque es matemática pura a través de los planetas. Cuando empecé no había computadoras y tenías que hacer el cálculo para ver cómo se mueven los planetas. Y si encima te sacan una carta de Tarot, te querés matar, es cualquiera.

—¿Cómo se diferencia un buen astrólogo de uno no tanto?

—Te das cuenta. Estudié casi tres años astrología, no sé si después de 40 años se sigue enseñando igual, cómo se hace para situar cada planeta sin la computadora, eso te lleva como un año. Después viene la interpretación de la carta natal, después de la carta del año, es complicado. Y tenés varios profesores, uno que te habla solo de Plutón, por ejemplo. La astrología es seria y por eso como astróloga cuando sacan una carta de Tarot para decirte cómo te va a ir, me mata.

—Es como mezclar horóscopo chino con astrología.

—De horóscopo chino algo sé, sin embargo si me preguntan algo sobre ese horóscopo, le digo que no sé, porque leer un libro no me hace astróloga del horóscopo chino, respeto lo que hago. Y muchas veces escuchás mucho chanterío.

—¿Cómo va a estar este año a eso de finales de octubre?

—Yo en política no me meto, después si apagás el aparatito (grabador) te digo. Porque si decís que gana tal, después te dicen que sos de tal partido; lo mismo con los partidos de fútbol.

—¿Por el fútbol también te preguntan?

—En el mundial pasado no, el anterior, en abril le dije a Chucho (el locutor) que estaba en ese momento, que si nos basamos en las estadísticas, primero tiene que salir Alemania y segundo Argentina y así fue. Y ahora hay cosas que están cambiando, y va a cambiar mucho más desde enero o febrero del 2021 cuando empecemos una era nueva. Pasaron 700 años desde la última conjunción Júpiter - Saturno en el signo de Acuario, con un equinoccio en el signo de Sagitario y una luna nueva, que marcan el comienzo de una nueva era donde, gracias a Dios, no se le va a dar trascendencia a lo material, sino al ser humano, finalmente. Sin lo material no podemos vivir, pero tampoco se puede vivir descuidando al ser humano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)