Juan Carlos Scelza

"Me siento el mejor"

El periodista está a punto de inaugurar cambios de escenografía y contenidos en Fanáticos, el programa de entrevistas e informes de fútbol internacional que conduce cada domingo (20:00) en las pantallas de VTV y Gol TV.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Juan Carlos Scelza

Sin medias tintas, ni falsa modestia, Scelza habla con Sábado Show de las transformaciones del programa en su sexto año y también de su rol como comentarista de Tenfield desde hace 16 años. Insiste en que las críticas a esta empresa se deben a la envidia y asegura: “Pienso que sin Tenfield, difícilmente pudiese existir el fútbol uruguayo tal como lo conocemos hoy”. También habló del escándalo en la FIFA y de su autoestima: “Esta es una profesión de ego y de competencia. Yo tengo de las dos”.

¡Qué se viene para Fanáticos?

—En mayo se cumplieron seis años del ciclo y hay que acompañarlos, lógicamente, con algunos cambios que tenemos que tener. Cambiamos la escenografía, la parte gráfica y generamos otros cambios y cosas nuevas que vamos a implementar desde diciembre, en estos días. La propuesta sigue siendo los misma: los viajes, las instituciones y las personalidades del fútbol del mundo. Siempre con las notas en el exteriores.

—¿Cuál es tu próximo viaje?

—En enero viajamos a Estados Unidos para hacer programas sobre la MLS y de la Copa América Centenario, que va a ser en 2016. La idea es cubrir el sorteo de la Copa en febrero.

—Hace 16 que eres el comentarista principal de Tenfield, ¿cuál dirías que es la clave de un buen comentario?

—Comentar un partido lo comenta cualquiera, la diferencia es analizarlo, lo que encierra mucho más que los 90 minutos o las jugadas puntuales. Soy consciente del significado de ser la opinión televisiva del fútbol uruguayo en cada partido, y lo asumo con mucho profesionalismo, naturalidad y seriedad. En mi caso, es doble la responsabilidad porque cada vez que doy mi visión se genera un ida y vuelta de aceptación y desaprobación, de amor y odio, según lo que yo digo y lo que el televidente quiere escuchar. Antes de Tenfield, eso no pasaba y tampoco le pasa a mis colegas porque si uno está siguiendo un partido en la radio, no le va a discutir lo que está diciendo el comentarista porque no lo está viendo. En mi caso, el televidente comparte cada imagen conmigo, lo que te hace mucho más objeto de polémica.

—¿Y te gusta ser "objeto de polémica"?

—Sí, me gusta. Son las reglas de juego. Cuando opino, soy auténtico y digo lo que pienso, siempre respetando a los demás, pero sin callarme nada y sé que a unos le va a gustar y a otros no, pero mi único cometido es estar bien conmigo mismo.

—¿Cómo te llevas con el ego?

—Bien. Esta es una profesión de ego y de competencia. Yo tengo de los dos. Cuando se enciende una cámara, me siento el mejor. Y cuando se apaga soy un más. Fuera de la TV, no hay que creérsela. Ahora, dentro de un estudio y con un micrófono enfrente soy competitivo y te digo más: estoy convencido de que soy el mejor. Esto seguramente no va a caer bien porque al uruguayo no le gusta oír este tipo de cosas. Es como que penalizamos el éxito. Yo no: si me va bien, lo digo. Si hace 35 años que estoy en los medios, trabajo en Radio Oriental, en Metrópolis FM, en Tenfield y en Gol TV, si trabajé en Canal 10 y en Canal 4 y en Estadio Uno y en El Observador... si hice todo eso, ¿qué voy a decir? Que me va más o menos. No: me fue y me sigue yendo muy bien.

—¿A qué crees que se debe el encono contra Tenfield?

— A Tenfield le pasan la factura de la envidia. ¡Cómo van a aceptar, que exjugadores como (Nelson) Gutiérrez, (Enzo) Francescoli y (Paco) Casal, sean capaces de generar una empresa que la da trabajo a 500 familias uruguayas, de colocar una señal en Estados Unidos de origen uruguayo, de llevar otra señal como Gol TV Latinoamérica a millones de televidentes en el continente… Hay gente mezquina que no lo tolera ni lo admite. El caso de Gol TV es un ejemplo. Nadie habla de esa cadena, ni se le ha dado la perspectiva de lo que realmente expresa. Es un canal que llega de México, toda América Latina, con millones de abonados, que se hace todo acá y con gente de acá. Sinceramente, no he visto la misma cantidad de notas o de repercusión que creo que se merece.

—¿De qué se le tendría envidia a Tenfield?

—De que tiene los derechos y de lo bien que hace su trabajo. Nadie se acuerda lo que era el fútbol uruguayo hace 16 años. Yo tengo buena memoria: Estadio Uno cubría tres canchas y los canales privados hacían cada uno una cancha. Luego, en una camioneta hacía la vuelta y se llevaba el material a editar para mandar luego los tapes con los goles. No se pagaban derechos, pero tampoco había una gran inversión. Está bien: eran otros tiempos. Pero hoy hay una apuesta. En América del Sur, no hay transmisiones de fútbol de mejor calidad que las de Tenfield y no hablo de la parte periodística, hablo de la gran producción de los directores, productores camarógrafos sonidistas, gráficos... todos los que lo hacen, no hay dudas de que es la mejor transmisión. Te digo más: pienso que sin Tenfield, difícilmente pudiese existir el fútbol uruguayo tal como lo conocemos hoy. Pero claro, en el ambiente está instalado eso de que si vos defendés a Tenfield sos un alcahuete. Y si lo atacás sistemáticamente sos independiente. No creo en ninguna de las dos cosas.

—¿Cuál es tu posición respecto a que la mayoría de los periodistas deportivos se dedican también a vender publicidad para tener espacios en los medios?

—Los anteriores a mí comenzaron a prostituir el periodismo y nosotros seguimos haciéndolo. Me pongo en la primera fila de los que tenemos que vender publicidad para vivir. Pero la dinámica de las cosas, hace que cada uno empiece a ser un coproductor y se haga acuerdos con los medios a cambio de conseguir anunciantes. La realidad es que muchas veces es la única forma de tener ingresos acordes a lo que cada uno vale.

—¿Es negativo eso?

—Esto hace que un mellado haga radio. Es un ejemplo, no tengo nada contra los mellados. O que el sobrino del gerente tenga un programa, solo por eso. La única manera de terminar con esto es que haya una unificación de un curso de periodismo y que al salir de allí, te den un título que habilite a ejercer. Si eso pasa, yo sería el primero en anotarme.

—¿Qué piensas del escándalo en FIFA y Conmebol?

—Lejos de ponerme triste, esta situación, estimula a los que queremos al fútbol, para que se cambie y que paguen los culpables.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error