NOTA DE TAPA

Martina Graf congeló óvulos y asegura que será madre aunque las circunstancias "no sean las ideales"

La modelo abre su corazón y cuenta sus experiencias más duras en las redes sociales. Acoso laboral o su relación con un "psicópata" son los últimos ejemplos. También se muestra sin filtros ni poses.

Martina Graf. Foto: Duo Studio Uy
Martina Graf. Foto: Duo Studio Uy

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

La actriz y modelo atraviesa por un proceso de apertura en sus redes sociales, donde cuenta de forma descarnada las experiencias más duras que ha vivido. Acoso laboral o los días en pareja con un “psicópata” fueron los últimos relatos que Martina Graf cierra con un mensaje de optimismo para sus seguidores. A los 31 años, la comunicadora se declara menos exigente con su cuerpo y comenzó también a mostrarse al natural, asumiendo sus imperfecciones. Cuenta que está soltera desde hace un año y medio, algo inédito para quien ha estado la mayor parte del tiempo de novia. “La vida en pareja es muy disfrutable si tenés una relación de calidad”, asegura. También revela que congeló óvulos para “sacarse presión” y porque no descarta convertirse en madre soltera.

—Empleas tus redes, en especial Instagram, para abrirte a la escritura de experiencias duras. ¿Cómo te has sentido con esa apertura y qué devolución tenés de los seguidores?

—Siempre fui un poco reacia a las redes, tengo muy claro que no son imprescindibles en mi vida, sin embargo parte de equilibrar un poco la balanza y sentir que podía hacer con ellas algo que me saliera natural pero a la vez fuera útil, es exponer este tipo de contenidos. Entiendo que no muchas personas se exponen, o cuentan más las perdidas que las ganadas, pero implementar este sistema me trajo mucha cercanía y profundidad con mis seguidores y a la vez y en primer lugar, me hace mucho bien a mí. Me ayuda en mis procesos, me hace reflexionar, poner en orden mis ideas para poder escribir… Creo también que la otra clave está en transmitir optimismo. Después de todo, podemos hablar de cualquier tema doloroso, o difícil, pero nunca entrando en el rol de víctima como tal, porque ese rol no es constructivo.

—En recientes publicaciones de Instagram referías a la importancia de la “mujer real” y te mostrás fuera de poses y de filtros. ¿En qué momento se dio ese “click” para “salir del estereotipo”, ¿Por qué crees que es importante?

—No fue propiamente un click, sino más bien un proceso paulatino. Hace ya algunos años empecé a prestar atención al contenido que seguía en redes, y me di cuenta que no era un círculo virtuoso. Seguía muchas modelos para tomar sus fotos como referencias para mis trabajos pero me terminé dando cuenta de que eran imágenes exigentes de cuerpos perfectos, y que en el fondo me hacían mal. Y ahí me pregunté qué era lo que realmente me hacía bien consumir. Entonces empecé a seguir cuentas que me generaran más libertad, más confianza, personas felices sin entrar en el standard de belleza. Luego de estar una etapa larga en ese proceso me pregunté: “¿por qué no solo consumir ese contenido, sino empezar a hacerlo yo misma?” “Liberarme y empezar a ser más de lo que me hubiera gustado ver”. Yo soy muy exigente con mi cuerpo y nunca estuve conforme. Siempre me vi todos los defectos desde los 16 años. Ahora tengo 31, si no cambio, esto va a seguir para toda la vida. Y así empezó todo.

—“Fui estafada muchas veces”; escribiste hace poco y das cuenta de una estafa económica hace unos años. ¿Qué pasó?

—Recomendada, coloqué todos los ahorros de mi vida en una supuesta financiera. Por algunos años todo funcionó bien pero después terminaron todos presos por triangulación de dinero, relacionado al famoso Cambio Shernu. Al final era tan grande el embargo y la fila de personas haciendo demandas que básicamente no me interesaba reclamar por la vía penal. Cambió mi vida, pero aprendí. El dinero es necesario, pero en el fondo va y viene.

—En esa misma publicación denuncias una situación de engaño laboral y acoso por ser mujer. ¿Has pensado en plantear algún tipo de denuncia sobre el o los responsables? ¿De qué rubro era la empresa?

—A veces me dicen “en tu ambiente es muy complicado todo” y yo tiendo a responder que no, porque no es algo del “ambiente”, es algo que pasa todo el tiempo en todos lados, y hay una fina línea entre, ser mujer, ser simpática y ser política. Y muchas veces las circunstancias son difíciles de demostrar o son ambiguas. He perdido muchos trabajos de diferentes áreas por poner un freno donde tenía que ser, y luego de eso solo queda trabajar en mi autoestima, repetirme que soy alguien que vale la pena y tratar de desearme ser contemplada como una persona con buenas características para trabajar y no cómo un trofeo que si cumple con algunas cosas de yapa le dan un trabajo. Prefiero no dar más detalles.

-¿Cuál es tu situación laboral en la actualidad? ¿Volviste a las clases de equitación?

-El año pasado había vuelto a dar clases de equitación pero por demanda de tiempos ya no cuadró para este año. Tengo mi emprendimiento personal que se llama Pet Free (@PetFreeUy) donde vendo Cat Racks que son camas de ventana para gatos, y es algo que me tiene feliz y por suerte le va muy bien desde el inicio. Y por otro lado trabajo para una empresa en la parte de Gerencia general y Recursos Humanos. Por suerte es un muy buen año laboral.

—Luego de varios años de vida en pareja, llevás un tiempo soltera. ¿Cómo vivís esta etapa?

—Llevo año y medio sola y estoy feliz. Es un muy buen año, en general siempre había estado en pareja en mi vida, sin ser en México pero tenía claro que no había sido por evadir la soledad, sino más bien porque se había dado así. Estoy en esta etapa de mucha calma, enfocada en el trabajo, teniendo bien claro lo que quiero, sin estar de duelo. La vida en pareja es muy disfrutable si tenés una relación de calidad.

—En un testimonio que diste al programa De taquito sobre las condiciones del “hombre ideal” hablabas de la importancia de haber hecho terapia. ¿por qué?


—Porque cuando no te conocés, cargás al otro con temas que ni siquiera te das cuenta. Hacer terapia o tener instancias de autoconocimiento, te ayudan a medir tus reacciones, ser consciente en el momento, e incluso entender de dónde vienen para poder de a poquito modificarlas de raíz. Siempre estuve con hombres que tenía yo que enseñarles a analizarse, y si bien me gusta, me cansó. Sin contar la parte de que es agotador pretender que alguien cambie y que no todos lo logran. Me deseo una persona que esté resuelta y sepa vivir con alegría y paz. Todos podemos ser Buddha solos en el Tibet, el tema es aprender a compartir sin lastimar.

Martina Graf. Foto: Duo Studio Uy
Martina Graf. Foto: Duo Studio Uy

—Contaste de una relación con un “psicópata”. ¿Cómo lograste librarte de esa situación?

—A los dos meses de estar con esa persona hay muchas cosas que no entendía y se me prendieron las alarmas, pero como tiendo a ser empática lo orientaba equivocadamente a que capaz tenía un problema de adicción, o era una etapa de su vida. Los psicópatas manipulan muy bien y yo nunca había conocido propiamente a uno, entonces estaba como desorientada. Cuando decidí no verlo más la clave fue cortar todo tipo de comunicación y no confrontarlo. Cosa muy dura de hacer para una persona “normal” pero en estos casos sigo pensando fue la mejor opción. No me di cuenta de que era un psicópata hasta muchos meses después.

—¿Te referís al actor argentino Adrián Navarro, con el que tuviste una relación hace unos años?

—Por un tema legal prefiero no responder esta pregunta.

—Congelaste óvulos. ¿Cómo fue tomar esa decisión?

-Congelé óvulos en la Clínica Suizo Americana, fue una decisión en soledad pero muy clara y firme. Actualmente hay muchos procedimientos que son accesibles y para personas ansiosas como yo, nos ayudan a sacarnos presión. De alguna manera estoy contenta, porque son elecciones con madurez, no se trata de tener un hijo con cualquier persona porque sino ya lo hubiera hecho hace rato.

—¿No descartás ser madre soltera? ¿Cómo te imaginás en la maternidad?

—Madre voy a ser sí o sí, porque tengo ese deseo desde joven aunque no sea en las circunstancias ideales. Siempre me imaginé una familia numerosa comiendo juntos los domingos, pero si eso no se da, sé que tengo herramientas para no renunciar a mi sueño. Lo más cercano que he podido desarrollarlo es el vínculo con mis animales, contemplarlos en momento presente, desearles y hacer todo lo que está a mi alcance para que sean muy felices, pero ahora que veo a la mayoría de mis amigas transformándose en madres sé que ese sentimiento no tiene ni comparación y me lleno de dicha por ellas. Crecí en una casa con mucha calma, rígida, pero con paz, así que hay cosas que me hicieron bien que cuando sea el momento pretendo repetir. Hay muchas otras cómo flexibilizarme, dar tiempo de calidad y disfrutar de los momentos, que ejercito día a día. Ya llegará.

—¿Te gustaría volver a la TV? ¿Hay algún proyecto en ese sentido?


-Siempre. Estoy en un momento muy lindo, con otra seguridad, otra soltura y experiencias, por lo que claramente estoy segura ya llegará el momento de poder volver. Además, tengo un proyecto personal increíble, del cual todavía no puedo hablar porque ya está el piloto pero aún faltan cosas para definir, pero es algo que me mueve cada fibra del cuerpo. Soy curiosa, y aprovechar esta característica para generar material de contenido se alinean mucho a mi forma de ser.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados