ENTREVISTA

Lorena Bomio y "Arriba Gente": "Si fuera un programa con hombres, nadie lo comentaría"

La comunicadora y actriz habla del desafío de estar al frente de las mañanas de Canal 10 tras la licencia de Humberto de Vargas

Lorena Bomio. Foto: Leonardo Mainé
Lorena Bomio. Foto: Leonardo Mainé

Hace cinco años que está en Arriba gente, el programa de información de Canal 10. Eso hace que se levante bien temprano, a las seis menos cuarto, para llegar al canal a tiempo. Había entrado como movilera y rápidamente encontró su lugar para presentar las noticias junto a Humberto de Vargas y Danilo Tegaldo. Tras la salida de su colega (conduce Subrayado mediodía) y la licencia de De Vargas, Lorena Bomio quedó al frente del matutino. En esta entrevista con Sábado Show, la comunicadora repasa su carrera y cuenta algunas perlitas de estos años en la televisión.

—Tras la licencia de Humberto de Vargas, sos la conductora de Arriba gente. ¿Ahora la mañana tiene cara de mujer?

—Sí, aunque si fuera un programa solo con hombres, nadie lo comentaría, y como somos mujeres, hasta nosotras lo comentamos. Eso no está bueno. Alguna vez que coincidimos las licencias, o uno se enfermaba y no estaba Danilo Tegaldo, por ejemplo, y quedábamos solo nosotras, hacíamos comentarios al aire de ese estilo. Y un día pensé, ¿por qué? No hay que reforzar eso. Entonces hay un trabajo interno de decir: yo puedo.

Lorena Bomio. Foto: Leonardo Mainé
Lorena Bomio. Foto: Leonardo Mainé

—Se puede y el programa sale bien.

—Sí. En piso hace tres años que estoy. Primero con Humberto de Vargas y Danilo, después Danilo cambió un poco el rol y ahora está en Subrayado. Nosotros seguimos con Humberto y Verónica Chevalier en piso como locutora y con algunos segmentos, y Magdalena Correa en el movil. Y mientras Humberto está de licencia, Magui y Vero se van rotando una semana cada una.

—¿Cuesta asumir el desafío de ser la conductora del programa?

—Sí porque soy de bajo perfil. Igual, no siento que soy la conductora porque tengo compañeras a la par. Además, extraño un montón a Humberto, porque nos llevábamos súper bien y para mí siempre ha sido un gran compañero. Si cometía algún error en el móvil, siempre lo solucionaba a favor de quien había cometido el error, nunca marcándolo. Después en piso también siempre me llevé bien. También tengo buen carácter y de Humberto solo puedo decir cosas buenas, siempre ha sido un gran compañero.

Lorena Bomio. Foto: Leonardo Mainé
Lorena Bomio. Foto: Leonardo Mainé

—¿Cómo es la preparación para Arriba gente?, ¿Se reúnen después de cada programa para ver el próximo día, o es antes de que empiece?

—Con Humberto estaba todo recontra aceitado. Ahora no todos los días, pero seguido nos reunimos, también tenemos un grupo de Whatsapp y las reuniones son virtuales, sobre todo después de la pandemia. Sino subimos a la oficina de producción y ahí hablamos. Después las productoras en la tarde del día anterior nos dicen las notas que vamos a hacer, a veces proponemos notas nosotras, y siempre hay que estudiar y saber. También pasa que se invita a alguien con varios días de anticipación por algún tema importante, y entre medio pasa algo nuevo, y siempre tenés que estar al día. Y pensar siempre qué le puede interesar a quien nos está mirando a esa hora. Ese es un ejercicio que intento hacer siempre.

—¿Cuál es ese público y qué quiere saber?

—Me lo dicen en la calle. En la primera hora hay mucha gente que se está aprontando para salir a trabajar, o a llevar sus hijos a la escuela, y les importa mucho el tiempo. La primera salida del móvil si decimos: hoy estoy de campera, o salga con abrigo, la gente se fija en eso, y se mantiene, porque lo mismo le cuentan a Magui y a Vero. Nos dicen: una cosa es saber qué temperatura va a haber y otra es ver cómo están las chiquilinas. Después está el picoteo de noticias que hacemos que viene a ser como un noticiero matutino del canal con notas de interés general para un público más grande que está en su casa y quiere sacarse dudas.

Lorena Bomio. Foto: Leonardo Mainé
Lorena Bomio. Foto: Leonardo Mainé

—Y tienen que ser notas distintas a las de La mañana en casa, que tiene otro perfil de público.

—Sí, es demandante, pero me encanta. Me siento más cómoda en este tipo de perfil que es información pero también hay un espacio para ser una. Y yo tengo una cosa muy histriónica que cuando puedo largo algo.

—¿Te han dicho algo por eso?

—De hecho, cuando me llamaron para hacer el móvil, les interesaba ese perfil que tenía de periodista y actriz también. Porque tengo mi trayectoria. Hice la escuela de teatro y trabajé en Constructores (año 2003 en canal 4) donde tuve un papel. También hice unas obras de teatro.

Lorena Bomio. Foto: Leonardo Mainé
Lorena Bomio. Foto: Leonardo Mainé

—¿Y dónde quedó esa faceta de actriz?

—Cuando terminé la escuela ya estudiaba comunicación y quise dedicarme más a eso y no tanto al teatro. Me dieron esas ganas. Después, a esa novela me presenté al casting de casualidad porque me había ido de vacaciones, no sabía qué quería de mi vida y fui porque un conocido me dijo que ya estaba todo el elenco cerrado pero no encontraban a la actriz para el personaje que hice. Fui y quedé, así fue. Al tiempo me enfermé, tuve cáncer y cuando empecé a trabajar en la novela, también arranqué en VTV, en la producción y era medio movilera en Diapositivo, el programa de mi esposo, Alejandro Camino. Sobreviví ese tiempo como pude y trabajé tres años mas ahí.

—¿Y después?

—Después de eso me curé, estudié Comedia Musical con Luis Trochón, me separé del novio que tenía, me vino una crisis existencial, dejé todo y me fui de viaje. Cuando volví, ya estábamos empezando a salir con Ale y trabajé con él en la radio. Enseguida conseguí trabajo en La Red, pasé divino, estuve seis años y conocí compañeros como Nicolas Núñez de Canal 4, Silvia Arruabarrena que ahora está en Ande en comunicación. Era un grupito divino, y a los seis años me fui, y volví a VTV al informativo. Estuve tres meses y me llamaron de Canal 10. Siempre me sentí muy cómoda en Canal 10, amo a mis compañeros de Subrayado y adoro a las de Arriba Gente.

Lorena Bomio. Foto: Leonardo Mainé
Lorena Bomio. Foto: Leonardo Mainé

—¿Cómo ves a Alejandro Camino en Esta boca es mía?

—Lo veo poco, porque estoy trabajando a esa hora. El dice lo que piensa y es de las personas más honestas que conozco. A Ale le hacen mal las injusticias, aunque no lo toquen a él. Uno puede estar de acuerdo o no con lo que piensa, pero todo es de la planta. No hay especulaciones, no hay intereses, así es su vida y yo admiro ese costado de él. Además es mi esposo y el padre de mi hijo Juancito.

—¿Considerás que el periodista de televisión tiene que tener un perfil político o no?

—Todos los ciudadanos votamos y tenemos nuestras convicciones, pero el periodista, el rol que yo cumplo, que es de no opinar, tanto en noticiero como en Arriba gente, no tiene que tener un perfil político. Mi política es la gente, dar información para que la gente tome sus decisiones en la vida con la mejor calidad de información disponible. Eso a veces quiere decir tironear de algún entrevistado si alguno encuentra alguna contradicción, eso por supuesto.

—¿Te ha pasado de tener un momento tenso por algo así?

—Me ha pasado, sí. Siempre es todo muy bien, porque no profeso de maltratar al entrevistado. No es mi onda, pero sí marcar contradicciones, mencionar algo que uno no entiende o contraponer otras informaciones. Y a veces el entrevistado se pone incómodo, o incómoda. El desafío de la mañana es que son muchos temas, muy variados todos los días.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error