Publicidad

La nueva vida de Gaspar Valverde: vendió el kiosco, vuelve al humor en TV y aclara rumores de nueva pareja

"Estoy recuperando el semblante", asegura el conductor y humorista. El comunicador habla de su nuevo proyecto GPS, cuyo estreno se prevé para los próximos días en plataformas y quizás en el canal VTV.

Compartir esta noticia
WhatsApp Image 2024-02-16 at 2.52.47 PM.jpeg
Gaspar Valverde.
Foto: Leo Mainé.

Redacción El País.
El actor y comunicador Gaspar Valverde vuelve al entretenimiento y humor con GPS, una propuesta que estrenará en los próximos días en la plataforma You Tube y redes sociales, pero también podría recalar en VTV, el canal donde ya forma parte del equipo de conductores. Está al frente de Rutas turísticas en esa pantalla. El año empezó con nuevas y buenas vibras para un artista que atravesó por varias turbulencias. “Tuve días de mucha tristeza, muy apagado. Ahora estoy recuperando mi semblante”, asegura. Conocé su nueva etapa.

—Ya se vio un adelanto de GPS, el nuevo proyecto con el que volvés al entretenimiento. ¿Cómo será ese programa?

—Ya tenemos material para varios programas. Con mi socio Jorge Perrone, estamos explorando el tema redes sociales y You Tube. Van a ser capítulos de una media hora con un piso con un invitado y después mucho material de exteriores. Grabamos notas en la calle y también con (el personaje) Roque Tarasca.

—¿Cómo definirías el estilo?

—Bien urbano, salpicado, divertido. Le metemos mucha dinámica como requiere ahora el mundo de las redes sociales y el streaming.

—¿Es el mismo proyecto que estaba previsto para VTV?

—Sí y la puerta de VTV sigue abierta. Yo estoy los viernes con el programa Rutas turísticas que hacemos con Mariana Del Río y de la mano de Diego Porcile. Vamos al Interior y recorremos viñedos, estancias, parques, ciudades y demás destinos alternativos. Hay lugares de Uruguay que no son tan conocidos y se pueden disfrutar al máximo. Sobre GPS, puede que salga también en VTV y de hecho en los próximos días tengo una reunión, pero también tenemos ganas de largarlo en plataformas. Hoy, la gente está más prendida al teléfono que lo que la televisión.

—En lo personal, también el nuevo año se vino con cambios...

—Sí, me mudé a Malvín, que es la zona donde me gusta estar y donde viví muchos años. Estoy en un lindo apartamento, amplio, que me permite recibir amigos y también a mis hijas. Ellas tienen su cuarto y la pasamo bien. Me siento muy cómodo.

—Además de la comunicación, ¿te dedicás a otro rubro?

—Sí, con mi amigo Gabriel Meloni estamos incursionando en el rubro automotriz y nos está yendo muy bien con la compra y venta de autos. Me encantan los fierros de toda la vida y me siento muy entusiasmado con eso. Invertimos en varios autos y ya estamos viendo réditos. Nosotros fuimos también compradores de nuestros propios vehículos y tratamos de entender a todas las partes; al que vende y al que compra para que ambos se queden contentos con la transacción.

—¿Qué pasó con el kiosco de Plaza Cagancha?

—Lamentablemente tuve que venderlo porque no me no me daban los tiempos. Vivimos un momento complicado para los kioscos. El mercado de los diarios y revista se acotó, también el de los cigarros y el de los juegos de azar tiene otras plataformas en las redes de cobranza o hasta por internet. No quedan muchos rubros para el kiosco. Con caramelos y alfajores no se puede sostener una empresa. Nuestro pedido es que nos dejan ampliar a nuevos rubros. En mi caso, también jugaba el factor tiempo: con los medios y otras responsabilidades no podía estar todo el día ahí y los números no daban como para un empleado. Así que me costó pero tomé la decisión de venderlo. Por suerte ahora lo tiene una gente amiga, con tradición kiosquera. Siento que está en buenas manos y eso me deja más tranquilo, más allá de la tristeza de desprenderme de algo que era una tradición familiar.

—¿Lo fundó tu padre?

—No, viene de la época de mi bisabuelo. Cuando trajeron los kioscos parisinos por el 1900, él estaba ahí en el puerto para esperarlo. Después lo trabajó mi abuelo toda su vida y lo mismo mi padre. Yo estuve mucho tiempo también de chico en el kiosco. Por esa tradición me costó más la decisión, pero no tenía otro camino.

—Hace unos días planteaste en un tuit dirigido a la intendenta Carolina Cosse la necesidad de tomar medidas para mejorar al Centro.

—Sí, algunas personas se enojaron. Fue solamente un pedido para cuidar al Centro, el principal barrio comercial de Montevideo. Sin embargo, cada vez va menos gente y se están perdiendo fuentes de trabajo. Las condiciones de limpieza y de seguridad no son las de antes y muchos se van al shopping. El kiosco vive de la gente que camina por la calle y cada vez son menos.

—Después de un momento de bajón o depresión, según has contado, se te nota mejor. ¿Es así?

—Sí, estoy en una etapa de reponerme anímicamente. Transité por muchos momentos complicados: la salida del canal (10), el divorcio con Karina (Vignola), el fallecimiento de mi padre y para colmo un cáncer de piel por el que me tuvieron que hacer una cirugía en la nariz. Encima, con el tema del kiosco no me daban las cuentas. Tuve días de mucha tristeza, muy apagados. Con la ayuda de profesionales, estoy saliendo. Hoy mi semblante es otro: mucho más positivo y las cosas que me pasan son también muy buenas. Ahora lo van a ver próximamente en GPS. Me tiene muy contento también ese proyecto.

—Hace algunos días se rumoreó que estabas nuevamente en pareja. ¿Es así?

—No, estoy solo y estoy muy tranquilo disfrutando de los amigos y también de alguna amiga. He conocido y salido con una chica, pero no diría que estoy en pareja.

WhatsApp Image 2024-02-16 at 2.52.49 PM.jpeg

—¿No estás para formalizar?

—No, creo que después de una relación tan larga como la que tuve con Karina y con todo lo que implica la separación a nivel de cambios de la dinámica familiar, hay que tomarse un tiempo. No estoy ahora para formalizar.

—¿De las niñas tienen tenencia compartida?

—No sé formalmente, pero están conmigo algunos días a la semana y un fin de semana de por medio. También paso una pensión, como debe ser en estos casos.

—En varias oportunidades, tanto Karina como vos, han dicho que el vínculo es bueno más allá de la separación. ¿En qué aspectos es más complicado?

—El vínculo de base es bueno, tenemos cariño mutuo. También hay diferencias. Tenemos dos hijas a nuestro cargo y a veces hay pedidos o reclamos vinculados a las responsabilidades de esa crianza. Yo trato de atajar todos los penales. Karina es divina y es buena madre.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

gaspar valverde

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad