JUSTICIA

Huberto Roviralta, ex de Susana, invierte en Carmelo y demanda a uno de sus compradores

El empresario y expolista argentino demandó a uno de los compradores de su fraccionamiento “Dos hermanas” (cercano a Nueva Palmira) y le reclama ejecución de contrato, multas y daños y perjuicios. Roviralta se casó e inició una nueva vida de bajo perfil en esa zona de Uruguay. 

Huberto Roviralta.
Huberto Roviralta.

Huberto Roviralta (67 años), el exesposo más polémico de Susana Giménez, está radicado en Carmelo (Colonia) desde hace 20 años, donde rehizo su vida profesional con inversiones inmobiliarias en la zona y en cuanto a lo personal, conoció a la psicóloga Dolores Benedit con quien se casó en 2013.

Pero en los últimos días es noticia por un reclamó judicial que inició a uno de los compradores del fraccionamiento “Dos hermanas”, de su propiedad y ubicado entre Carmelo y Nueva Palmira.

Luego de un convulsionado divorcio con Susana en 1998 (cenicerazo incluido), el expolista argentino se hizo de unos 10,5 millones de dólares como parte del acuerdo de división de bienes, algo que la diva ha reclamado una y otra vez como cifra abusiva.

Tras el escándalo, a comienzos de los 2000, Roviralta llegó a Carmelo donde se radicó, como ha sido el caso de muchos argentinos en esa zona de Colonia dada la cercanía, por vía fluvial, con Buenos Aires.

El expolista compró un campo y lo fraccionó en una decena de chacras con viñedos de 10.000 metros cuadrados cada una. Al lugar lo bautizó como “Dos hermanas” y en uno de los predios, hizo su casa. El nombre seguramente implica un guiño a la película Dos hermanos, que se grabó en esa zona del departamento de Colonia con Antonio Gasalla y Graciela Borges como protagonistas.

El fraccionamiento está más cerca de Nueva Palmira que de Carmelo y se ingresa por el balneario Punta Gorda, a través del acceso por ruta 21.

“Se trata de un barrio abierto. Pegado a Médanos de Punta Gorda. Es un campo y tiene seguridad interna”, describió Luis Pablo Parodi, encargado de la sucursal Carmelo de la Inmobiliaria Covello al ser consultado por Sábado Show.

Otros operadores inmobiliarios señalan que Roviralta vende cada chacra en unos US$ 100.000, aunque hay algunas de mayor valor.

Huberto Robiralta
Vista de una de las chacras de Huberto Roviralta que están a la venta. Foto: gabrielconde.com

Si bien varias de las chacras siguen a la venta a través Covello y Conde (operadores inmobiliarios de la zona), prácticamente Roviralta tiene vendidos la totalidad de los predios. Y con uno de los compradores es que inició el pleito, de acuerdo al expediente judicial al que accedió Sábado Show.  

Juicio. Carlos Hampton fue uno de los compradores de Roviralta, pero la relación terminó en malos términos. Ahora, el empresario argentino le inició un juicio por ejecución de contrato, cobro de multa y daños y perjuicios. Según supo Sábado Show, Roviralta reclama un resarcimiento de 250.000 dólares.

Las inmobiliarias Covello y Conde fueron citadas a declarar por la sede en calidad de testigos en julio de 2018. El caso culminó su primera instancia y ahora prosigue en un tribunal de apelaciones.  

Huberto Roviralta
Huberto Roviralta con su esposa desde 2013 Dolores Benedit. Foto: La Nación/GDA

Las diferencias entre Roviralta y Hampton radican en que si se trataba de un barrio cerrado o abierto y discuten por la escritura, según dijeron fuentes inmobiliarias. Las chacras de Roviralta son abiertas pero con seguridad en el previo, algo que Hampton argumenta que no habría estado en las condiciones iniciales por las que compró.

Fuentes del caso indicaron que Hampton tiene intenciones de salirse del negocio, que se produjo hace unos cinco años.  

Parodi calificó la zona ABC 2; es decir de nivel alto-medio. Se está haciendo el ordenamiento territorial de ese lugar, agregó. “El público argentino está buscando opciones para vivir en Carmelo”, añadió. 

Nueva vida en Uruguay 

Consultado Roviralta, prefirió no hacer comentarios sobre el caso excusándose en que deben ser sus abogados quienes se pronuncien.

Respecto a su vida en Carmelo, aseguró a Sábado Show: "A finales del siglo pasado conocí Carmelo y me pareció un paraíso. Veinte años después le sigo teniendo fe, en contra de la opinión de mi mujer, pero reconozco dos grandes diferencias, subsanables, con aquella época. Una es el atraso cambiario, que en relación al peso argentino varió de 7 a 1 a ser casi equivalentes y otra es la inseguridad que por los efectos migratorios de la construcción de Montes del Plata y fundamentalmente de la entrada del narcotráfico ha cambiado para peor la calidad de vida de la zona", aseguró.

Desde su llegada a Carmelo, Huberto Roviralta ha mantenido un perfil bajísimo, con contadísimas apariciones públicas.

En 2013 se casó con Dolores Benedit, una psicóloga 13 años menor que él. En una entrevista que otorgó la pareja a la revista ¡Hola! de Argentina, Roviralta habló de su nuevo lugar en el mundo: “Dos hermanas”.  

También dijo que debido a un problema de cadera, no podía practicar su deporte predilecto: el polo. “Siempre voy a estar con caballos, me apasiona todo lo que tenga que ver con el polo, con el campo, con su gente”, confió.  

"Indudablemente el futuro inmobiliario de Carmelo depende totalmente de las vías de acceso desde Argentina, asumiendo que los Montevideanos van a preferir lugares más cercanos para turismo de fin de semana. En mi opinión, no van a pasar más de diez años para que los habitantes del conurbano bonaerense lleguen a Carmelo para pasar el fin de semana de alguna manera más fácil y rápida que las qué hay en este momento.Son solo 50 kilómetros...", consideró respecto a Carmelo y su potencial inmobiliario.  

Huberto Roviralta
Huberto Roviralta con Susana Giménez. Fueron pareja de 1988 a 1998. Foto: Archivo. 

De Susana Giménez no habló nunca más. El sitio argentino Rating Cero aseguró que la diva y Roviralta firmaron en su momento un acuerdo de confidencialidad por el cual él no puede referirse públicamente a los 10 años de relación que mantuvieron.  

En 2015, el empresario aseguraba: “De Susana no cuento nada, no veo nada. Con ella viví buenos momentos y el corazón sobrevive porque uno recuerda lo bueno y borra lo malo”.

Susana Giménez, en cambio, no guarda tan buenos recuerdos del expolista, con quien estuvo desde 1988 a 1998.

En 2016, durante un divertido diálogo con el personaje de la abuela (Antonio Gasalla), Susana aseguró en su programa: “¡Ni por todo el dinero del mundo (volvería con él)! Ni aunque me devuelva la guita”.

El año pasado, durante una nota a Revista Caras una pregunta sobre Roviralta hizo que le “cambiara la cara”. “Cómo no me va a cambiar si me sacó diez palos y medio de dólares. No lo esperaba de él, te juro. Era una persona honesta”, reconoció.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados