INFORME

Finales traumáticos: juicios y reproches entre comunicadores y canales

Verónica D’Andrea demandó a Canal 4. El juicio de Jorge Traverso al 10 entra en fase final y Georgina Mayo lleva al 5 al estrado. Repaso de estas y otras heridas abiertas entre medios y conductores. 

Verónica D'Andrea, Jorge Traverso y Georgina Mayo
Verónica D'Andrea, Jorge Traverso y Georgina Mayo

El final de los vínculos de trabajo no se da siempre en las condiciones ideales para ambas partes. Más bien todo lo contrario: reclamos económicos, reproches personales o acusaciones de deslealtad pueden aparecer cuando este tipo de “divorcio laboral” no se produce por mutuo acuerdo.

En los medios televisivos este tipo de situaciones han comenzado a recrudecer y al tratarse de figuras públicas, las diferencias se magnifican. Solo en lo que va de este año se produjeron las salidas “traumáticas” de Martín Kesman de Teledoce, de Verónica D’Andrea de Canal 4 y de la periodista Georgina Mayo de Canal 5. En algunos casos la sangre no llegó al río, pero sí a estrados judiciales, con reclamos de indemnización o haberes impagos.

El diferendo de mayor peso de los últimos años entre un medio y un comunicador se halla en manos de la Suprema Corte de Justicia. Sus magistrados analizan estos días el expediente del juicio que Jorge Traverso planteó a su empleador por más de 20 años: Canal 10. El periodista reclama por “daño moral” y por los derechos de imagen en las retransmisiones de su programa “Hablemos”. Hasta ahora, los fallos de primera y segunda instancia le han dado la razón al periodista, al menos parcialmente. Se espera que antes de fin de año, el máximo órgano de Justicia se pronuncie de forma definitiva sobre el caso.

Hace dos décadas, la figura de Patricia Murialdo era consular en la TV. Después de años en la mañana de Canal 4 como pionera del género magazine, fue contratada por Teledoce para el programa “Hola gente”. Pero en 2001, la conductora y modelo desapareció de la pantalla. Las razones: fuertes diferencias con Teledoce a nivel económico.

“Se me pagó la cuarta parte de lo que se me debería haber honrado”, declaró el año pasado en una entrevista para “Modo pillo” (lax.uy). “No hice juicio porque en este país hacés un juicio a un canal y después no trabajás ni en radio spika”, comentó.

ste temor a la eventualidad de quedar “marcado” como un trabajador “conflictivo” en un ambiente reducido suele aparecer en la mayoría de los casos. Pero no es limitante para todos. A continuación, un repaso con orden aleatorio de las diferencias más estridentes entre canales y algunos de sus exfuncionarios, con heridas que en muchos casos siguen abiertas.

Verónica D'Andrea versus Canal 4: "Maltrato psicológico y emocional"

Verónica D'Andrea
Verónica D'Andrea. Foto: Nacho Veiga.

 A finales de junio salió al aire el último programa de Verónica D’Andrea en Canal 4 luego de 22 años de relación comercial. Ella era coproductora de su espacio, por lo que no cobraba un salario sino que tenía un acuerdo de 50/50 por los ingresos publicitarios del ciclo, una pauta de la que ella era la vendedora también.

De acuerdo al testimonio de D’Andrea, el final se precipitó por una decisión “arbitraria” del canal. “Un viernes me llamaron y me dijeron que habían decidido que el programa entregado para ese domingo no salía al aire y dieron por terminado el contrato intempestivamente”, contó en una entrevista para Sábado Show a comienzos de mes.

Aunque no da detalles, la comunicadora también denuncia situaciones de “maltrato a nivel psicológico y emocional” por lo que, después de mucho pensarlo, resolvió iniciar una reclamación judicial.

Patrocinada por el abogado Pablo Durán, D’Andrea inició una demanda civil contra Canal 4 por “incumplimiento y rescisión de contrato en forma intempestiva y sin preaviso “ y el pedido de reparación daños y perjuicios resarcitorios de esos incumplimientos y del maltrato psicológico y emocional” que asegura haber padecido. También aduce perjuicios económicos derivados de decisiones de contenido y de programación tomadas por el canal, entre ellos más de 15 cambios de horario de sus programas, la mayoría sin aviso previo.

Esa inestabilidad, según su testimonio, la hizo perder clientes. “Perdí muchísimo dinero. Porque de la producción me tenía que encargar yo, aunque los ingresos publicitarios bajaran. Todo esto yo lo planteé muchas veces a la dirección y no obtuve respuesta”, relató.

La demanda acaba de ser presentada y en breve se conocerá la fecha de la audiencia de conciliación.

“Nunca quise llegar a este punto. En todo momento busqué negociar con ellos porque una salida acordada era lo que merecía el final de una relación profesional de 22 años. Pero no hubo intención de arreglar; esa es la verdad”, dijo la comunicadora.

En lo laboral, D’Andrea llegó a un acuerdo con VTV y su programa “Con Verónica” se estrenó semanas atrás en esa pantalla. Va los viernes luego del noticiero.

“Hay una violencia psicológica respecto a que si vos te quejás, más si sos mujer, no solo te quedás sin trabajo. Te tachan como “la complicada” , que ningún canal te va a querer contratar. Te trabajan de tal manera que una pone el interés del otro siempre por delante. Y no es así. La gente de VTV, en mi caso, me recibió de la mejor manera, valorando mi trabajo y con mucho respeto”, dijo.

Georgina Mayo versus Canal 5: "Tengo que hacer valer 16 años de mi vida en un juzgado"

Georgina Mayo
Georgina Mayo Foto: Archivo.

Georgina Mayo está preparando una demanda civil que terminaría en la justicia laboral en contra de Canal 5. El motivo: unos 132 “días a compensar” que reclama a la señal estatal. y cuyas autoridades no reconocen, al menos en su totalidad.

La figura de los “días a compensar” es común y problemática en Canal 5. Se trata de “horas extra” que los periodistas acumulan por coberturas en el exterior o interior o asistencias a trabajar en días feriado. Como no se pagan, van a parar a una cuenta de “días a compensar” que el contratado se puede tomar en forma de licencia o a liquidar en la finalización de su contrato.

El contrato de Mayo no fue renovado a finales de 2020 en medio de versiones de que ella afectaba a la “convivencia” laboral en el informativo. De hecho, su excompañero Fernando Blanco la denunció por escrito.

Cuando le comunicaron la resolución de que no continuaría en el canal, a Mayo le hablaron de “ruidos” en la redacción.

El caso fue polémico y generó cruce de opiniones entre la periodista y Gerardo Sotelo, director de los medios públicos. La renovación del contrato fue “interrumpida como consecuencia de hechos constatados en una investigación, realizada por las autoridades del Secan ante denuncias de un periodista. No fue la primera que se le instruyó por causas similares, siempre iniciadas por compañeros y compañeras de trabajo”, escribió Sotelo.

Mayo negó que le hayan “constatado algo” luego de las denuncias y cargó duro contra el jerarca. “Sotelo no solo se escondió el día que mandó echarme sino que miente. Él, a un año de estar allí de rodillas entra sin saludar. Yo luego de 16 años saludaba a todos excepto a quienes robaban la plata al Estado”, escribió la comunicadora.

Sin entendimiento entre las partes, el paso siguiente será la justicia. Mayo accionó un primer reclamo en el Ministerio de Trabajo pero los abogados de Canal 5 no se presentaron a la conciliación.

“Es poco probable que el Estado negocie, pero por un momento pensé que podía darse un cambio de mentalidad”, asegura la periodista. “Es mejor conciliar que ir a un juicio porque nadie en una conciliación se lleva el 100% de la razón. Yo estaba dispuesta a negociar para cerrar este capítulo. Pero como el Estado se ve como una cosa tan impersonal, sus representantes no concilian. No les importa. Prefieren ir al juicio y perderlo. Si bien no soy adivina, se sabe que la legislación uruguaya es pro-trabajador. Pero a ellos no les interesa si pierden o ganan. Porque total no es plata del bolsillo de nadie en particular, sino de todos. Esto no solo pasa conmigo, sino que es moneda corriente en los juicios que enfrenta el Estado. No concilian y la tiran para adelante. Está muy mal porque se pierde plata a lo bobo”, añade.

Mayo estima que su reclamo por los “días a compensar” asciende a unos 400.000 pesos. Además, reclama por el vínculo laboral, más allá de que no era funcionaria pública, sino “contratada”. “Mi relación laboral la tengo que hacer valer en un juzgado. Fueron 16 años de mi vida”, asegura.

No es el único caso en que los famosos “días a compensar” generaron reclamos frente a Canal 5, aunque no siempre las diferencias llegaron a la órbita judicial. En ocasiones se llega a acuerdo luego de extensas negociaciones.

Jorge Traverso versus Canal 10: "No nos pusimos de acuerdo en algo fundamental"

Jorge Traverso
Jorge Traverso. Foto: Archivo.

 Jorge Traverso trabajó 24 años en Canal 10. En 2013 dejó la conducción de Subrayado en medio de abrazos y homenajes de sus compañeros y autoridades de Saeta. Nadie sospechaba que apenas un año después, el vínculo laboral terminaría en malos términos.

En aquel momento, Traverso hizo un acuerdo que implicaba dejar su silla en el noticiero para enfocarse en la producción de Hablemos (su programa emblema) con un consecuente nuevo arreglo económico.

Todo estuvo bien durante el primer ciclo de Hablemos, pero en 2014 aparecieron los problemas. Saeta le ofreció un nuevo contrato a Traverso, con el que el periodista no estuvo de acuerdo.

“Lo que ocurrió es que después de 20 y pico de años como funcionario no me puse de acuerdo con Canal 10 en un contrato que me ofrecieron. No es que me echaron ni nada eso. Me ofrecieron un contrato de tres años y ese contrato no me satisfacía en un aspecto que era muy importante para mí y no era el económico. Nos pusimos muy fuertes las dos partes y decidimos desvincularnos”, declaró el periodista a Sábado Show.

En 2016 resolvió formalizar un reclamo judicial por “daño moral” y “derechos de imagen” por las retransmisiones de Hablemos en Canal 7 de Punta del Este y en el canal de cable, TCC. También reclamó por “derechos de autor” vinculados a su función en Subrayado. A su entender, la labor que realizaba “no se limitaba a la simple transmisión de las noticias del día o al simple interrogatorio de las figuras invitadas, sino que su labor se caracterizaba por el valor agregado de sus análisis y comentarios”, según aseguró en la demanda.

En primera y en segunda instancia, la Justicia dio la razón (al menos parcialmente) a algunos de los reclamos de Traverso. En enero de 2020, un tribunal de apelaciones condenó a Canal 10 a resarcir al periodista por el monto de unos 10.000 dólares. El fallo fue apelado por Saeta y actualmente, el expediente se encuentra a estudio de la Suprema Corte de Justicia, cuya resolución definitiva se espera para antes de fines de año.

Traverso ha continuado con su vida en los medios: tuvo programas radiales y televisivos. También suele acudir como invitado a diversos programas de todos los canales, menos de Saeta.

Martín Kesman sobre su salida de Teledoce: "No es mi estilo irme con escándalos"

Martín Kesman. Foto: Leo Mainé
Martín Kesman. Foto: Leo Mainé

No quedó nada pendiente a nivel económico entre Martín Kesman y Teledoce. Pero el final del vínculo, en julio pasado y luego de 19 años de trabajo en el canal del periodista deportivo, dejó en él algunas heridas a nivel humano.

“Cuando uno estuvo 19 años en un lugar, o evoluciona o se va. Y yo me tuve que ir. No podía pasar de ocho horas a cuatro y con un 50% del salario como me propusieron. Mucha gente me dijo “estuvieron muy mal en pegarte una patada en el ort... a dos semanas de ser padre”. La verdad es que sí”, dijo Kesman a Sábado Show la semana pasada.

El periodista deportivo y relator en Radio Universal fue recientemente padre de Sofía, su primera hija. Junto a su esposa ya son padres de León, de cuatro años.

“Fue muy jodido. Ya se sabía que iba a ser papá, pero tenían todo el derecho del mundo a echarme si no les servía. No es mi estilo irme con escándalos”, comentó.

Patricia Murialdo versus Teledoce: "Se me pagó la cuarta parte de lo que se me debería haber honrado"

Patricia Murialdo
Patricia Murialdo. Foto: Archivo. 

Patricia Murialdo y Verónica Peinado fueron las primeras conductoras de “Muy buenos días”, el programa que en Canal 4 inauguró el género magazine matinal en los años ‘90. El suceso comercial y de rating fue tan importante que poco tiempo después se dio “el pase del año”. Fue en 1999 que Teledoce se llevó a Murialdo para que encabece la primera propuesta de magazine en ese canal: “Hola gente”.

La primera temporada del programa transcurrió con normalidad, pero para la segunda hubo diferencias. En 2001 y dado lo irreconciliable de las posturas, se terminó el vínculo.

“Era una época en la que no se firmaban contratos, pero los arreglos comerciales no se honraron”, comentó Murialdo el año pasado en una entrevista con Jimmy Castilhos para “Modo pillo”, programa de lax.uy.

“Con abogados de por medio, teníamos visiones distintas de la palabra empeñada”, añadió la comunicadora aunque aclaró que las diferencias no llegaron a lo judicial por sus temores a no volver a trabajar en un medio.

“Se me pagó la cuarta parte de lo que se me debería haber honrado y con eso cerré el tema”, contó y dijo que con ese dinero emprendió un futuro laboral en Miami.

A su regreso, años más tarde, tuvo otras experiencias en medios, fundamentalmente en Señal 1 y en VTV.

Más adelante se volcó por completo a la actividad comercial. En el presente lidera una red de tiendas deportivas, además de tener la representación de diversas marcas internacionales.

Mario Martínez sobre su salida de Tenfield: "Fui a saludar y el guardia me dijo que tenía restringida la entrada"

Mario Martínez. Foto: archivo
Mario Martínez. Foto: archivo

Mario Martínez trabajó en Tenfield por 13 años hasta que le llegó una oferta de Fox Sports en el año 2014. En ese momento la cadena desembarcaba en Uruguay en el marco de un conflicto con la empresa local propietaria de los derechos de televisación del fútbol uruguayo.

Cuando recibió el ofrecimiento, Martínez puso al tanto a las autoridades de Tenfield. Según su testimonio, le envió un correo electrónico a Nelson Gutiérrez brindándole la chance de igualar la oferta en materia económica además de agradecerle en materia personal por gestos que había tenido cuando se produjo el fallecimiento de su hermano y la empresa costeó los gastos funerarios. Sin embargo, no obtuvo respuesta al mail y al cabo de varios días de dudas, Martínez aceptó la propuesta de Fox, donde se desempeñó hasta el final de ciclo de la cadena en Uruguay, en 2019.

El cambio de Martínez no fue visto con buenos ojos en Tenfield. “Al mes de haber entrado a Fox, fui un día a los estudios de Tenfield para saludar y el guardia me dijo: “Te pido disculpas, pero tengo órdenes de no dejarte entrar”, contó Martínez a Sábado Show en 2019.

El periodista hizo una reclamación de una deuda por algunos relatos impagos pero se llegó a una instancia judicial, ni siquiera de conciliación en el Ministerio de Trabajo. “Una persona intermediaria me dijo que la decisión primaria de Gutiérrez era no pagarme, frente a lo cual yo dije que pensaba recurrir al Ministerio de Trabajo. Días después me comunicaron que me pagaban la mitad. “Acepto”, dije. “Y el resto que se me debe corresponde a mi devolución de aquel préstamo que me dieron cuando falleció mi hermano”, dijo.

Martínez, quien actualmente ha vuelto a la actividad para DirecTV, asegura que le gustaría en algún momento tomar un café con Gutiérrez para aclarar las diferencias del pasado. “Yo iba a la casa a comer asados. No sé si una amistad, pero tenía una linda relación con él y también su familia. Y de un día para el otro, cambió todo. Entiendo que pudo haber molestado que me haya ido, pero no tengo nada personal”, revela.

Rodolfo Pereyra versus Carlos Muñoz: "No tuvo códigos"

Rodolfo Pereyra
Rodolfo Pereyra. Foto: Archivo.

El duelo más cruento entre periodistas deportivos quizás ha sido el enfrentó a Rodolfo Pereyra con su exempleador Carlos Muñoz, quien lideró por varios años “Deporte total”, una marca no solo televisiva en la pantalla de Canal 10, sino radial, por las transmisiones de Radio Carve. Pereyra era uno de los comentaristas principales de Muñoz junto a Mario Bardanca.

Sin embargo, cuando el relator tuvo problemas de salud y económicos que lo llevaron a dejar los relatos y el programa televisivo, comenzaron las diferencias. Pereyra llegó a hacerle una demanda por haberes impagos. “Quedó en deuda y no se puso al día. Además, habló mal de nosotros. Este tipo de personas no tienen que seguir en los medios porque si no, de cuentos andamos todos. No tuvo códigos”, declaró el periodista deportivo en una entrevista en el ciclo radial ”Hacemos lo que podemos” en 2019.

Pereyra fue el único de los exfuncionarios de Deporte total que llevó a la arena judicial sus diferencias.

Muñoz, hoy retirado de los relatos, evita referirse a las diferencias con su excomentarista. “Él sabe, como los demás que trabajaron conmigo, de las chances que tuvieron, las oportunidades que tuvieron. Para atrás, ni para tomar impulso”, se limitó a declarar el año pasado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados