ENTREVISTA

Mario Martínez: "Decir que soy hincha de Nacional es lo más honesto"

El periodista de Fox Sports lleva cinco años en la cadena y hoy se consolida como el relator de la señal en Uruguay y uno de los conductores del programa Fox Sports Radio. En redes sociales, reveló su simpatía hacia los tricolores, aunque a la hora de trabajar no se siente “condicionado”. 

Mario Martínez. Foto: Gerardo Pérez
Mario Martínez. Foto: Gerardo Pérez

—En 2014, en el marco de un enfrentamiento entre Tenfield y Fox Sports, pasaste a la cadena internacional con su desembarco en Uruguay. ¿Qué elementos pesaron para tomar esa decisión?

—Lo económico, sin duda. También la proyección que implica una cadena internacional y el reconocimiento que significaba la convocatoria frente al casi nulo reconocimiento que había tenido en Tenfield en los casi 13 años de trabajo. Allí hice de todo: relatos, el programa El Ascenso, campo de juego...

—¿No hubo dudas?

-En realidad, una vez que recibí el ofrecimiento de Fox, me reuní en Tenfield con los números en la mano. Los puse al tanto de la oferta y les dije que en caso de igualarla, Tenfield tenía la prioridad. Una de las hijas de Nelson Gutiérrez me dijo entonces que le escribiera un mail a su padre. Así lo hice, pero nunca obtuve respuesta. También le mandé otro correo más personal dejando algunas cosas claras y agradeciéndole porque él se había portado muy bien conmigo.  

—¿En qué momento?

—En 2012 tuve la desgracia de que murió mi mamá y con muy poca diferencia, mi hermano también. Veníamos de un tema económico complicado y surgió de él decirme que Tenfield se hacía cargo de los gastos funerarios relacionados a mi hermano. Eso luego quedó saldado. En el momento de irme a Fox, había pendiente una deuda que la empresa tenía conmigo vinculada a los relatos en Gol TV. Una persona intermediaria me dijo que la decisión primaria de Gutiérrez era no pagarme, frente a lo cual yo dije que pensaba recurrir al Ministerio de Trabajo. Días después me comunicaron que me pagaban la mitad. "Acepto", dije. "Y el resto que se me debe corresponde a mi devolución de aquel préstamo que me dieron cuando falleció mi hermano". Yo quería reembolsar eso y lo tomé como quedamos mano a mano.

—¿Has vuelto a hablar con Gutiérrez desde entonces?

—No. Y la verdad que siempre quedé con la duda de si lo que me transmitía el intermediario era realmente lo que él manifestaba... Pero bueno, así fueron las cosas. Después hubo un par de veces que lo crucé en el estadio pero no me saludó. Al mes de haber entrado a Fox, fui un día a los estudios de Tenfield para saludar y el guardia me dijo: "Te pido disculpas, pero tengo órdenes de no dejarte entrar". Por un amigo supe luego que esa orden no habría sido dada por él, sino por una de sus hijas.  

—¿Te gustaría conversarlo con Gutiérrez en algún momento?

—Me encantaría tomar un café con él, ir a la oficina o donde sea para poder aclararlo. Yo no tengo nada que esconder y pienso que él tampoco. Yo iba a la casa a comer asados. No sé si una amistad, pero tenía una linda relación con él y también su familia. Y de un día para el otro, cambió todo. Entiendo que pudo haber molestado la oferta de Fox y que en definitiva me haya ido. Pero en el medio yo planteé para quedarme y nunca me respondieron.

—Luego de la salida de Julio Ríos, el año pasado, en Fox estás con los relatos y junto a Damián Herrera, conducen Fox Sports Radio. ¿En qué rol te sentís más cómodo?

—El relato es lo que más me gusta. Por más que si bien siempre me identificaron por el trabajo en campo de juego, si me das la posibilidad, prefiero relatar. También disfruto mucho de la conducción. Tras la salida de Julio, se tomó la decisión de que lo hiciéramos de forma alternada con Damián. Y la llevamos muy bien. Creo que el programa está saliendo de la mejor manera.  

—Por mucho tiempo hacías campo de juego, ¿qué situaciones complicadas te ha tocado vivir?

—No muchas. De la época de Tenfield, recuerdo un par de roces con Carrasco. Una vez me agarró el micrófono y se puso a protestar por algo que le había cobrado. Me acuerdo que Rodrigo (Romano) se enojó con esa actitud. Otra vez estaba cubriendo a Defensor campeón y mientras le hacía una nota con Martín Campaña, una persona mayor me escupió. Fue lo peor que me pudo haber hecho. Era el día de la madre y estaba viviendo el duelo por la mía. Fue lo más indignante que me tocó vivir en una cancha.

Mario Martínez
Mario Martínez. 

—En redes sociales sos muy activo y respondés a todos, ¿por qué?

-Muchas veces me preguntan eso, hasta en mi familia. Pero soy así. Una vez me tomé el trabajo de responder a todos uno a uno y desde entonces, cada vez me escriben más. Me gusta el vínculo con la gente. Descubrí que respondiendo con respeto y ubicación, he cambiado a muchos. De repente empezaban con un insulto, pero yo les respondía bien y terminaban agradeciendo. Me siento cómodo respondiendo a la gente y tratando a todos de igual a igual.

—¿No te enojás?

—Sí, hay mensajes que me enojan. Lo de mi madre y mi hermano me marcó y alguien una vez me puso: “Te merecés todo lo que te tocó”. Ese sí me calentó. Le di seguir; le mandé mensaje directo, le dije donde vivía. Me saqué en el momento, pero después se me pasó.  

—El día en que relataste el partido Nacional - Inter de Porto Alegre confesaste a un seguidor que eras hincha de Nacional...

—Sí, eso ha generado más revuelo del que pensé. Me parece natural y honesto decirlo. Siempre tuve simpatía por Nacional. Soy sobrino de Alberto Bica, que fue campeón de América y del Mundo y toda mi familia es de Nacional. De niño entré alguna vez como mascota y en la adolescencia fui bastante fanático. 

—¿Cuánto cambian esos sentimientos con la profesión de periodista?

—Cambian mucho. Después de que empecé a trabajar, prácticamente no fui más a las tribunas populares. Además, no me genera nada a la hora de opinar sobre Nacional. Si tengo que decir algo malo, lo digo. O por el contrario, si corresponde, halagar cosas de Peñarol, también lo hago. No estoy condicionado. A pesar de eso, pienso que en la vida íntima el hincha no muere nunca. Si yo estoy en casa mirando un partido con mi hijo y hace un gol Nacional, lo grito. Él tiene 17 años y compartimos eso de mirar un partido de fútbol y el sentimiento por Nacional.

—¿Qué pasa cuando estás relatando?

—Estoy trabajando y grito los goles de Nacional, de Peñarol y del que sea. Te digo más: De las cosas más lindas que viví, fue la Copa Libertadores de Peñarol en 2011, cuando llego a la final. Ya estaba trabajando para Fox alternadamente y me tocó viajar con ellos. Fue inolvidable, una gran experiencia. Por supuesto que me amargué cuando Peñarol perdió la final con Santos.

—Luego de blanquear tu simpatía por Nacional, ¿qué repercusiones encontraste?

—He notado que el hincha de Peñarol me está bancando más que algunos fanáticos de Nacional. Como que no me creen. Por ejemplo, el fin de semana pasado le cobraron un penal a Nacional ante Progreso que para mí no fue. Lo dije y empezaron a saltar. En cambio, el hincha de Peñarol reconoció la honestidad, más allá de alguno que me dijo que te veía la cara de "gallina".

—No es común que los periodistas deportivos revelen de quién son hinchas, ¿lo recomendás?

—Totalmente. Respeto al que no quiere decirlo. Lo que "me molesta" (entre comillas) es que digan son de un cuadro menor. Si en una población, el 90% de la gente es de Nacional o Peñarol, en los periodistas no puede ser al revés. Es ilógico. Está en cada uno decirlo o no decirlo. Me parece que estaría bueno.

—¿Cuál es tu visión de este momento político del fútbol, que incluso involucra a los medios? ¿Hay un grieta entre Tenfield y los jugadores?

—Sí, hay una grieta grande desde hace mucho tiempo. Fue pasando por diferentes etapas y a esta altura involucra a mucha gente. Hemos llegado a un momento muy complicado. Con la intervención se allanó parte del camino. Estaba clavado que se venía la intervención. Aunque no me gustó la forma en que se dio, estuvo bien para la conformación del nuevo estatuto. Tampoco me pareció acertado hacer las cosas a las corridas porque apremiaban posibles sanciones.

Mario Martínez
Mario Martínez. Foto: Gerardo Pérez. 

—¿Cuál crees que puede ser la salida? ¿Es el comienzo del final de la “era Tenfield” o las partes llegarán a un acuerdo?

—Cuando me fui de Tenfield, yo le decía a mis compañeros: “En algún momento vamos a trabajar juntos. Un día los de arriba se van a terminar arreglando”. Eso lo pensaba. Con el correr del tiempo, vi que las partes se empezaron a separar cada vez más y más. Hoy me parece inviable una salida negociada. Tampoco creo que Tenfield se vaya tranquilamente. Por cómo son Paco (Casal) y El Tano (Gutiérrez) los veo peleando hasta las últimas consecuencias. Y del otro lado, con Diego Lugano a la cabeza, quizás podrían acercarse más. Hoy hay una nueva directiva en la AUF; capaz pueden sentarse y dialogar. Tengo entendido de que ya hubo un acercamiento. Veremos cómo sigue.

—Luego de la Copa América, sonaron algunas voces discordantes con el proceso de Oscar Tabárez en la selección. ¿De qué lado te ubicás en esa discusión?

—Estoy con el proyecto Tabárez a morir. No tengo dudas. Ahora, que te guste o no lo que ves en la cancha, es otra cosa. Me gustaría tener más la pelota y jugar más. Pero creo que algunos atacan al entrenador con argumentos falaces. Cuando se remarca que solo ganó una Copa América, me molesta. Hay que mirar el trasfondo de todas las cosas que se han ganado. Uruguay volvió a ser reconocido en el mundo y recuperó la relación de los jugadores con la selección y de los hinchas con la selección. Por eso todo lo que ha girado en torno al proceso Tabárez, me parece todo ganancia. Después, lo que ocurre en la cancha son gustos y estilos de juego. Ahora estamos en medio de un recambio generacional y creo que se va por el buen camino. De todos modos, me parece que es momento de ir con la mira corta respecto a los objetivos de Tabárez, por un tema natural de él y de su salud. En la Copa América Centenario (2016) pasó por un momento muy complicado y pensé que no seguía. Lo bueno que tuvo siempre es que está muy bien de la cabeza.

—Hay quienes asocian el debate sobre la continuidad de Tabárez con la disputa política entre los jugadores y Tenfield, ¿hay puntos de contacto?

—Son cosas diferentes. Lo que sí me parece es que hay cambios de opiniones a raíz de. Quiero decir: los que estaban en contra del proceso y no querían saber nada con Tenfield, hoy están más afines a los jugadores y a la selección.  

—¿Cuál es tu visión del VAR, que fue tan polémico?

—Como herramienta arbitral está muy buena. El tema es cómo usarlo, quién lo usa y cuándo. Y hasta ahora, no ha generado la justicia que prometía. Los hombres no están preparados para el VAR. Además, estamos jugando a deportes diferentes, según las ligas que tengan o no VAR. Hoy yo lo pondría en suspenso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)