Publicidad

ENTREVISTA

Diario de una revolucionaria: Marina Aguirre visitó Cuba, conoció a Díaz-Canel y tuvo "un viaje enriquecedor"

La comunicadora que trabaja para la diputada Verónica Mato acaba de regresar de la isla. Sus impresiones sobre la realidad cubana y el bloqueo de Estados Unidos.

Compartir esta noticia
marina1.jpg
Marina Aguirre en la Plaza de la Revolución de La Habana.

—¿Cómo surgió la posibilidad de hacer un viaje a Cuba?

—Hace unos meses recibí una invitación a través de contactos de la comunicación para ir a la segunda edición del “Coloquio Patria”, organizado por la Unión de Periodistas Cubanos (UPEC). Me pareció una propuesta muy interesante y de paso aproveché a conocer La Habana, uno de los principales lugares que tenía pendiente visitar. A esto se le suma que el año pasado me diplomé en Comunicación Política en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y por lo tanto me interesa mucho este tipo de encuentros que combinan precisamente la comunicación con la política.

—¿Qué actividades incluyó y cuántos días duró el foro?

—Fueron cinco días de viaje y la actividad duró tres. muy intenso. Durante el coloquio diferentes periodistas, activistas, intelectuales y políticos de 14 países, expusieron respecto a las temáticas diversas. Durante una jornada libre aprovechamos y fuimos a visitar al cantante Silvio Rodríguez en su estudio de grabación denominado “Ojalá” y luego tuvimos un encuentro con el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, donde mantuvimos una larga y amena charla donde hablamos con total transparencia y naturalidad de lo que pensábamos y veíamos respecto a Cuba y él nos dió su visión respecto a Uruguay y hasta terminamos hablando de fútbol.

—¿Qué dijo de Uruguay?

—Lo que dijo de Uruguay, como era una charla íntima, quedará en mi y en los que presenciaron la misma.Lo que sí puedo decirte es que el presidente tiene un gran afecto por el pueblo uruguayo y tiene un gran conocimiento sobre nuestra cultura, nos tiene muy presentes.

marina-silvioRodriguez.jpg
Marina Aguirre y Silvio Rodríguez.

—¿Qué temas se abordó en el coloquio?

—Se abordaron varias temáticas actuales, como campañas de desinformación, discurso de odio y bloqueo digital. Al terminar el coloquio se realizó una declaración final con análisis y propuestas de todos y todas las que integramos las diferentes delegaciones. En este coloquio se denunció el bloqueo digital, todas las imposibilidades que el bloqueo estadounidense impide en el marco de internet, desde que los músicos puedan poner su música en spotify, que los médicos puedan compartir acceso a investigaciones de diferentes universidades, hasta que las empresas puedan acceder a diferentes plataformas para comercializar sus productos. Todo esto que se presenta muchas veces como una censura por parte de Cuba, pudimos ver que es todo lo contrario, que son bloqueos de empresas y del gobierno estadounidense que se les impone a las y los ciudadanos cubanos y que esto les impide acceder a varias de las prestaciones de Internet para poder dar visibilidad a todo lo que están haciendo en arte, ciencia, música y en otros ámbitos los y las cubanas.

—A nivel de experiencia personal, ¿cuál es tu valoración del viaje?

—Fue un viaje enriquecedor, en el cual conocí diversas realidades, donde hubo un gran intercambio cultural, tanto del país al que fui, como de los y las otras compañeras de diferentes países que formaron parte del coloquio.

—El gobierno cubano suele estar en la mira de críticas que lo tildan de dictatorial y restrictivo de la libertad. ¿Cuál es tu visión de esta polémica? ¿Te cambió algo el viaje en tu perspectiva?

—Una de las características de la democracia es tener necesidades mínimas de subsistencia cubiertas y Cuba las tiene a diferencia de las democracias neoliberales que no garantizan ni educación, ni sanidad, ni vivienda, ni trabajo. Por lo tanto para que un ciudadano sea libre y democrático, como elementos básicos es que tengan garantizado el trabajo, que tengan garantizada la vivienda, la comida, la salud y la educación. Y en Cuba los ciudadanos tienen esos derechos en condiciones humildes, sí, porque está claro que no es un país del primer mundo. Además, tienen cubierta la alimentación con un principal enfoque en los y las niñas. Por otro lado las y los cubanos lo que exigen y reivindican en su derecho a ser libres para elegir su propio modelo y sin injerencias extranjeras, como sucede con el bloqueo norteamericano que les impide relacionarse comercialmente con la comunidad internacional como cualquier otro país. Al mismo tiempo es bueno tener memoria y no olvidarnos que Cuba ha sido solidaria con pueblos como el nuestro, dándoles oportunidades a miles que no podían ver y a otros que no sabían ni leer, ni escribir, y todo esto a través de los programas: “Operación milagro” y “yo sí puedo”. Ahora si me preguntan ¿el pueblo cubano vive dificultades? ¡Y sí! pero lo que no se dice y se trata de esconder es que esto es producto de un bloqueo criminal que impone Estados Unidos, que curiosamente en vez de disminuir ha aumentado en los últimos tiempos. El viaje entre otras cosas. me permitió conocer de primera mano la realidad, conversar con el pueblo y no quedarme con lo que siempre me han contado, ya sea a favor o en contra del país.

marinaguirre-cuba.jpg
Marina Aguirre en La Habana.

—¿Te gustaría volver a Cuba, eventualmente para seguir con tu formación u otro proyecto?

—Sí, me encantaría regresar a Cuba. De hecho dentro de la delegación uruguaya que fuimos, ya quedamos nuevamente invitados para asistir al tercer Coloquio Patria. que será como cada año en Cuba.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

premium

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad