Publicidad

Annasofía Facello: "Soy bastante neurótica y detallista con mi imagen"

Annasofía Facello. Foto: Bruno Nogueira
Nota a Conrado Hughes Alvarez, contador publico uruguayo director de Gestam Uruguay, empresa dedicada a la gestion de servicios, en su domicilio en Montevideo, ND 20210909, foto Marcelo Bonjour - Archivo El Pais
Marcelo Bonjour/Archivo El Pais

LA CONDUCTORA MÁS DULCE

La conductora enfrenta su mayor desafío profesional al ponerse al frente de Bake Off Uruguay. Los entretelones del reality, su salida de Canal 10, el rol de su familia y el cuidado de su imagen.

Annasofía Facello. Foto: Bruno Nogueira
Además de conducir la versión uruguaya de Bake Off, Annasofía aprovechó el último año para avanzar en su carrera actoral. Foto: Bruno Nogueira

Luego de terminar una clase de pilates, Annasofía Facello se acomoda frente a la mesa de una cafetería de Pocitos y ordena un frappuccino con leche de almendras. Si pudiera pasar inadvertida para el resto de clientes pese a sus luminosos ojos claros y su amplia sonrisa, la delataría su siempre original outfit que en este caso se destaca por un brillante camperón negro. El público la reconoce como la enérgica comunicadora que se hizo famosa en Yo y Tres Más (Canal 10) y cuya carrera creció a pasos agigantados durante la última década. Si bien su 2020 a nivel televisivo fue fallido y terminó con la abrupta renuncia a Canal 10, este año ingresó por la puerta grande a Canal 4 como la anfitriona estrella de Bake Off Uruguay, la producción más ambiciosa de esta emisora. Durante una espontánea charla de café, la conductora habla del cambio, de sus desafíos y de sus proyectos. “Me gustaría vivir en Nueva York”, revela.

Annasofía Facello. Foto: Bruno Nogueira
"No puedo estar haciendo algo sabiendo que ya no me siento a gusto en ese lugar", dice sobre su salida de Canal 10. Foto: Bruno Nogueira

-¿Cómo te estás sintiendo al frente de la conducción de Bake Off?

-Estoy muy contenta. Yo no pensaba volver tan pronto a la televisión, pero este fue un proyecto que no pude dejar pasar. Es un formato súper exitoso que se hizo en más de 35 países y para mí significa un desafío que me entusiasma especialmente. Además, disfruto mucho el rol que tiene el conductor, que no solo es el hilo conductor sino que tiene que contener a los participantes. Yo doy todo de mí para que ellos, que no están acostumbrados a estar delante de cámaras, puedan estar lo más cómodos posible.

-¿Sentís la responsabilidad de llevar las riendas de la apuesta más grande que ha hecho Canal 4 en los últimos años?

-Soy profesional y siempre siento la responsabilidad de hacer mi trabajo de la mejor manera posible. Soy muy exigente conmigo misma. Pero en este caso se suma que Bake Off Uruguay es la gran apuesta de Canal 4 para este año, entonces cuando me confirmaron que iba a estar en el programa me vinieron algunos nervios. Conozco la magnitud que tiene el proyecto y cuánto se ha invertido para que esto funcione, por eso estoy muy agradecida con Canal 4 y Metrópolis por haberme dado esta oportunidad. Igualmente hay que decir que si bien yo soy la conductora, hay más de 80 personas trabajando detrás de cámara para que todo salga bien. Y es un equipo de lo más profesional.

-¿Mirabas las versiones de otros países?

-Conocía los formatos, pero no era muy consumidora. Cuando supe que iba a conducir el programa los volví a ver, pero no me quise contaminar demasiado analizando a otras conductoras. Me gusta ponerle mi impronta. Por supuesto que todos los formatos tienen la misma estructura, pero me gusta hacerlo propio.

-¿Cómo son las jornadas de grabación?

-Son muy largas y se manejan muchas emociones. Se formó un equipo humano muy lindo. Hay buena energía y eso es fundamental a la hora de trabajar. Al margen de mi rol como conductora, yo también siempre intento generar un buen ambiente con la gente que trabajo porque estamos conviviendo muchas horas. El buen clima en el equipo se nota después en el resultado del producto.

-¿Cómo se vivieron los momentos en los que hubo participantes que se descompensaron en medio de un desafío del programa?

-Fueron momentos de mucho nerviosismo y yo me preocupé bastante. Más allá del programa, a mí lo que más me preocupa son las personas. De todos modos, sabemos que estamos cubiertos por los médicos que están trabajando ahí durante toda la jornada, y también hay un participante que es médico y ha ayudado a asistir a quienes se descompusieron.

-¿Cuáles fueron los motivos que desembocaron en tu renuncia a Amamos el Talento por Canal 10?

-Como expresé antes, me fui porque necesitaba tomar la decisión de poner toda mi energía en mi carrera de actriz. No me gusta vivir en la incoherencia interna y externa. Soy honesta conmigo misma y actúo en consecuencia. No puedo estar haciendo algo sabiendo que ya no me siento a gusto en ese lugar.

-Sorprendió que aceptaras hacer el programa y abandonaras después de la segunda emisión.

-Eso fue sobre todo porque me habían surgido oportunidades laborales en el área de la actuación que no quería dejar pasar.

-¿Cómo fue recibida esa renuncia en el canal?

-No sé, calculo que no habrá sido fácil para ellos. Yo estoy muy agradecida por las oportunidades que tuve en Canal 10, pero yo no podía seguir si no me sentía cómoda.

Annasofía Facello. Foto: Bruno Nogueira
Foto: Bruno Nogueira Asistente de fotografía e iluminación: Mateo González. Beauty: Hiela Pierrez. Estilismo: Hiela Pierrez y Rosario San Juan.Outfit: Boken y Prüne.

-¿Cómo te fue en tus proyectos actorales?

-Bien. Tuve experiencias muy enriquecedoras. Protagonicé el cortometraje Made in China, que ganó muchos premios en el exterior. Estuve en proyectos propios que me dan mucha ilusión. Hice otro que se llama Fashion Avenue. También en Uruguay por suerte se están grabando muchas series y películas para el exterior y pude formar parte de algunas que no puedo decir por contrato. Ahora se está por estrenar una que se llama Juntados en Amazon, en la que tuve el honor de participar. En algunas producciones me pidieron grabar en otros idiomas, y también estuvo bueno poder ponerme a prueba desde ese lugar. Estoy muy agradecida con las productoras por haberme abierto las puertas después de haberme alejado de la televisión. Estuvo bueno haber tomado esa decisión para ponerle la energía a la actuación, que es una de mis grandes pasiones y lo que más disfruto.

-¿Compartiste elenco con algunas figuras conocidas del exterior?

-Sí, con Florencia Raggi que me pareció una divina, y con varios actores importantes de Brasil.

-Has dicho que te gustaría trabajar como actriz en el exterior, ¿qué te ata a Uruguay?

-Uno de mis sueños es desarrollar mi carrera en el exterior y me encantaría vivir en Nueva York. Es la ciudad con la que me siento más identificada, estudié actuación ahí y tengo muchos amigos que viven en esa ciudad. No vivo ahí porque hay que tener una documentación que no es tan fácil de conseguir. Pero no hay nada que me “ate” a Uruguay. Viví en Madrid un año y podría estar viviendo en otra parte, pero hoy elijo estar en Uruguay. Estoy bien y disfrutando mucho las oportunidades que me surgieron estando acá.

-¿Viajaste en pandemia?

-Sí, viajé al principio de año a ver a mi hermana que vive con su marido y mis sobrinos en Memphis, Estados Unidos. Hacía mucho tiempo que no los veía por la pandemia y cuando habilitaron los viajes me fui un par de meses. Me vacuné con la Johnson allá. No hice mucho turismo. Estuve manteniendo todos los protocolos.

-¿Cómo fue el encuentro con tus sobrinos que viven en el exterior después de un tiempo de no poder verlos?

-Estoy contenta de haber podido verlos. Soy muy apegada a ellos, son los soles de mi vida. Uno se llama Matteo, de seis años, y el otro Luca de tres. Encontrarme con ellos es de las cosas más lindas de la vida. Yo suelo viajar todos los años y no los veía desde hacía un año y medio. Esta hermana es la única que tengo y está en el exterior hace más de 20 años, así que intento ir la mayor cantidad de veces que puedo para ver a mis sobrinos. Es duro verlos crecer a la distancia, por eso intento estar lo más presente posible. Cuando voy estoy todo el día con ellos. Los acompaño a la escuela y hago vida familiar. En este viaje me dediqué a aprovecharlos al máximo. Nos adoramos. Ahora seguimos hablamos a través de Facetime.

-¿Qué tenés de uruguaya?

-¿Cómo qué tengo de uruguaya? ¡Creo que todo! Yo me siento muy uruguaya. Me siento muy identificada con la cultura de nuestro país, por ejemplo. Me gusta mucho el arte y la música uruguaya que nos representa en el mundo.

-¿Alguien te reconoce como uruguaya en el exterior?

-No porque no llevo el termo y el mate (risas). Pero a decir verdad no me reconocen como uruguaya ni siquiera en Uruguay. En los rodajes piensan que soy sueca u holandesa.

-Has sido crítica con la idiosincrasia uruguaya, en una nota con César Bianchi para Montevideo Portal lamentaste que los uruguayos están “muy pendientes de la mirada ajena”.

-Sí, con eso no me siento para nada identificada. Es algo muy propio de los uruguayos. En Nueva York, por ejemplo, la gente es más libre y no le suele dedicar tanto tiempo a criticar la vida de los demás haciendo constantemente juicios de valor. Acá en Uruguay sí, aunque yo intento que no me afecte.

-¿Y te afecta?

-Cuando era más chica y recién empezaba a trabajar en televisión me afectaba pero creo que cada vez me afecta menos. No sé si es porque voy creciendo y cada vez me importa menos todo. De todas formas, tengo la suerte de no recibir muchos comentarios negativos ni tener muchos haters. Obviamente que elegí una profesión en la que estoy expuesta y lidiar con las opiniones y la mirada ajena es parte de mi trabajo.

-¿Las redes son también una fuente de ingresos?

-Sí, claro. Yo trabajo con las redes y para mí es una fuente de ingresos más.

-En tus publicaciones se ven imágenes muy cuidadas, ¿qué tanta atención le prestás a tu estética personal?

-Le presto bastante atención a la estética en general. Me gusta el arte, y apreciar y cultivar la belleza en todos los aspectos de mi vida, no solo en mi imagen sino en todo lo que hago. La forma de la que uno se viste y luce comunica mucho, y como trabajo en televisión y todo entra por los ojos, soy bastante neurótica y detallista en lo que refiere a mi vestuario, maquillaje y peinado. Me gusta decidir sobre mi imagen y sentirme cómoda con lo que trasmito.

Publicidad

Publicidad