Publicidad

La fiesta máxima: los detalles y pormenores del notable triunfo de Ever Daddy en el Gran Premio Ramírez

El potrillo argentino no dejó mover a sus rivales en la recta final de la edición 126 de la carrera emblema del turf nacional y se lució en el Hipódromo de Maroñas ante 18.000 espectadores.

Compartir esta noticia
ever daddy.jpg

La edición 126 del Gran Premio José Pedro Ramírez G1 tuvo en el potrillo argentino Ever Daddy a su amo y señor ya que derrotó a Rock Walk que llegó a seis largos del vencedor que detuvo relojes en excelentes 2´27”62 a sólo 20” del récord del Ramírez luego de la reapertura tiempo de Ajuste Fiscal en la edición del 2020.

La demostración del pingo argentino fue suprema ya que William Pereyra lo trajo siempre cerca de los punteros en un tercer andarivel siempre midiendo a sus rivales que no pudieron, en toda la recta, poner en aprietos al hijo de Daddy Long Less que dejó bien en claro su superioridad sobre el lote que disputó el Ramírez en la víspera en Maroñas.

Su viaje, sus primeras horas no entraban en los planes del equipo de Juan Saldivia, cuando William Pereyra le hizo el último trabajo desde las gateras el talante del equipo del entrenador.

William Pereyra celebra el triunfo de Ever Daddy en el Gran Premio Ramírez.
William Pereyra celebra el triunfo de Ever Daddy en el Gran Premio Ramírez.
Foto: Leonardo Mainé.

Y el pingo respondió con creces, de la mejor manera superando el escollo del viaje, de su primera vez con luces y en una cancha que recién conoció el pasado lunes. Los nuestros tuvieron Rock Walk a su mejor exponente al ser escolta a varios del ganador dejando tercero a Pluto que llegó a cuatro largos de su compañero de sedas. Cerraron el marcador Don Musa y Join Battle ya que Mapa Mundi fue llevado al último lugar dado que el jockey no pesó en la segunda balanza.

Ever Daddy repite lo de Clorhidratante en 1983 cuando luego de ganar el Derby de Palermo en 1982 ganó el Ramírez el 6 de enero del siguiente año. La bolsa (u$s 200,000), la cancha de arena igual a la de Palermo les valió a las huestes de las sedas Tramo 20 viajar a Maroñas y el resultado fue por demás halagüeño ya que el potrillo logró el segundo G1 de su corta campaña y demostró que está para seguir viajando y demostrando su valía en otros hipódromos del orbe turf.

Maroñas vivió su fiesta, se batió nuevamente el récord de apuestas largamente llegando a los 54 millones de pesos, un aficionado se fue en camioneta, el público disfrutó de una gran jornada que tuvo su epicentro con Ever Daddy en la pista y en el podio Pablo Falero cuando el Presidente de la República Luis Lacalle Pou le entregó las copas a los ganadores del Gran Premio José Pedro Ramírez G1.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad