FIN DE UNA ERA

Las razones por las que sigue el suspenso sobre el nuevo club de Messi

En París lo esperaban ayer pero no llegó: se sigue discutiendo su contrato y aparecen otros imteresados

Messi
Los hinchas del PSG se juntaron para esperar a Lionel Messi, pero el argentino todavía no llegó a París.

La foto del día fue la de los hinchas del PSG en el aeropuerto Le Bourget de París esperando lo que creían era la inminante llegada de Lionel Messi para ponerse la camiseta azul y roja de su equipo. Pero las horas fueron pasando y el avión del crack nunca apareció en el horizonte. En cambio, asomaron algunos nubarrones que demoran el plan del club de anunciar ya un súper equipo con vistas al viejo sueño de la Champions League.

La locura de los hinchas es una imagen poco común en la elegante y cosmopolita París, donde el fútbol nunca resultó tan popular como en Madrid, Barcelona, Londres o Milán; de allí los esfuerzos que tuvo que hacer el PSG durante años para crear una masa importante de aficionados que lo siguieran.

En la tarde parisina de ayer, el corresponsal de ESPN Christian Martin tuiteó: “Finalmente la llegada de Leo Messi a París será el martes a primera hora de Francia. Revisión medica por la mañana y presentación en el Parque de los Príncipes al mediodía”. Pero más tarde volvió a comunicar: “Último momento: Leo no vendría mañana y se tomaría más tiempo para analizar propuesta del PSG”.

L’Equipe especulaba anoche sobre la posibilidad de que los términos del acuerdo entre el club y el jugador se definan en las próximas horas en Ibiza, lejos del ruido de la Ciudad Luz.

Además del salario del futbolista, hay un punto clave que significa también mucho dinero: los derechos de imagen de Messi, que le pertenecían durante su etapa en Barcelona.

Esas demoras no desvelan a la prensa francesa, que ya especula sobre el debut de Messi con el PSG podría ser contra el Reims, el 29 de agosto, o frente a Clermont el 12 de septiembre.

En este tema todos tienen algo para decir. Y el Clermont también. El club tuiteó una broma: “Pensalo Leo, siempre hay tiempo para cambiar de planes”, acompañada por una imagen de la tabla de posiciones de la Ligue 1, donde se ve al Clermont en la primera posición tras la disputa de la primera fecha.

El PSG tendrá además la posibilidad de presentarlo ante un estadio lleno. Ayer recibió la confirmación de la prefectura de que podía disputar su primer partido de la temporada en el Parque de los Príncipes, el sábado, sin límite de aforo.

A esta altura, ya ni el fair play financiero parece ser obstáculo y en Francia creen que Messi podrá compartir equipo con Neymar y Mbappé pese al costo que eso significaría: recordaron palabras en mayo del presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, sobre la pertinencia de “adaptar y actualizar” las normas en ese sentido para permitir las inversiones de los equipos en tiempos de pandemia. Las pérdidas de entre 200 y 300 millones en el último ejercicio del PSG tampoco importan: los dueños cataríes se harán cargo.

EN CONTRA.. Cuando todo parecía definido a favor del PSG, Manchester United apareció en el medio de la historia para ofrecer al argentino un contrato de 570.000 libras a la semana, unos 672 mil euros semanales o 35 millones al año, según informó el diario británico The Sun, .

De cualquier forma, la oferta del PSG es superior, de acuerdo con L’Equipe: 40 millones netos anuales durante dos años, más uno opcional. Eso es más de lo que gana Neymar, el mejor retribuido en París, con 36 millones.

También se mencionó el interés del Chelsea, actual campeón de Europa y propiedad del oligarca ruso Roman Abramovich, que desde hace años ha puesto cientos de millones de euros para reforzar al equipo. Medios europeos aseguran que Abramovich le pidió a un intermediario inglés una reunión con Messi.

A última hora, el medio en catalán La Portería aseguró que Barcelona, a través de su CEO Ferrán Reverter, le hizo una última oferta a Messi para que se quede, ya en la madrugada del martes español.

. Mientras tanto, un grupo de socios del Barcelona encomendó al abogado Juan Branco, que representa a Julian Assange en Francia, para entablar una demanda de suspensión provisional de la contratación de Messi por el PSG ante la justicia civil y administrativa en Francia.

El planteo tendrá un desenlace “en cuestión de horas”, dijo a EFE el abogado Juan Branco, que representa los intereses de una peña de Lyon, la más numerosa en el país. Paralelamente a este proceso, este grupo ha pedido también que la Comisión Europea actúe de oficio alegando una “distorsión” del mercado interno por la supuesta violación del fair play financiero del PSG.

“En términos de derecho vamos a acabar ganado, el problema es que lleguemos demasiado tarde, si Messi ya ha firmado cuando se pronuncie la Justicia. Entonces podrán haber solo sanciones retroactivas”, asumió. En caso de que rubrique antes de que haya una decisión judicial, tampoco se podrá invocar la “urgencia” en el procedimiento, agregó.

“La Liga de Francia ha decidido posponer las sanciones a los que no cumplen esas reglas a 2023, o sea después del mundial de 2022 de Catar. Hasta entonces el PSG puede hacer lo que le dé la gana, mientras que el Barça tiene que acatar esa normativa”, denunció.

Es por ese motivo que Branco ha presentado la queja ante las instancias comunitarias. “Nos han dado un acuse de recibimiento”. Sin embargo, este proceso puede llevar hasta un año, reconoció el abogado.

Branco adelantó que prepara una tercera acción judicial: una medida conservatoria que impida que se homologue el contrato de Messi en Francia, sin finalmente lo rubrica. Para ello debe ser notificada la Liga de Fútbol Profesional (LFP) de Francia.

Por último, el letrado reconoció que luchan contra “grandes poderes”. “Sabemos que el Gobierno francés apoya la llegada de Messi”, adujo.

. Mientras tanto, los hinchas del PSG solo preguntan a qué hora arribará Messi. Mehmbt, de 16 años, llegó a Le Bourget a las dos de la mañana de ayer, acompañado de su hermano mayor y durmió en su auto para intentar hacerse una foto con él: “Es una leyenda. Que venga a París ha sido una sorpresa, pero también un sueño”, contó a la agencia EFE.

“Todos estamos impacientes”, añadió Hugo, otro aficionado. “Con Messi, Neymar, Mbappé, Di María, Marquinhos, Verratti y todo el equipo, estamos obligados a soñar”, dijo.

Después que se comprobó que por este día no habría aterrizaje, la agitación se mudó a los alrededores del Parque de los Príncipes, donde los hinchas se reunieron espontáneamente para gritar “¡Messi, Messi!”(En base a informaciones de EFE y L’Equipe)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error