TORNEO CLAUSURA

Nacional 1-0 Cerrito: Leandro Fernández y un zurdazo salvador en el minuto 92

Martín Ligüera había puesto un equipo súper ofensivo, pero no encontraba los caminos, hasta que el argentino marcó un tanto que mantiene al tricolor con vida.

Leandro Fernández celebra el gol anotado en el Nacional-Cerrito. Foto: Estefanía Leal.
Leandro Fernández celebra el gol anotado en el Nacional-Cerrito. Foto: Estefanía Leal.

Nacional tenía que ganar y lo hizo. ¿Jugó bien? No. ¿Gustó? Menos. Sin embargo, ese gol en el segundo minuto de descuento convertido por Leandro Fernández se gritó como si valiera un título, porque al hincha solo le importaba vencer a Cerrito. Fue 1-0 en el partido que marcó el inicio de la fecha 13 del Torneo Clausura, ese del que el tricolor por ahora no se baja, aunque sabe que solo un milagro le permitirá ganarlo.

Primer tiempo

La tabla obligaba a Nacional. A falta de nueve puntos por disputar, está a seis de la punta del Torneo Clausura, por lo cual ganar era impostergable. Y la cosa no empezó bien, porque en el calentamiento se lesionó Facundo Píriz y luego, una vez iniciado el partido, la defensa volvió a mostrar esas dudas que deja en cada partido y Juan Manuel Ortiz pudo haber facturado a los 14', luego que un desborde de Esteban Da Silva lo dejara de cara al gol. Pero el Pelo levantó su zurdazo demasiado y perdonó.

El auriverde jugaba mejor, con más paciencia para mover la pelota, las piezas y generar los espacios ante un Nacional más vertical, que buscó avanzar con envíos largos. Uno de ellos puso mano a mano a Leandro Fernández a los 30 minutos y fue bajado por Julián Perujo.

El árbitro Gustavo Tejera le mostró la amarilla al jugador de Cerrito, pero desde el VAR fue convocado al monitor, observaron juntos el planchazo y cambió la decisión: a los 33' salió la roja del bolsillo. Bien utilizado el VAR en esta ocasión.

Nacional vs. Cerrito
Tejera le muestra la roja a Perujo a los 33' luego de ver la jugada en el VAR. Foto: Estefanía Leal

La visita automáticamente se refugió sobre su área, intentó sacar algún contraataque que no logró concretar y Nacional llegó al gol con un disparo cruzado de Santiago Ramírez, pero fue anulado por posición adelantada. Bien cobrada por el línea Agustín Berisso y ratificada por el VAR.

Se fue la primera parte con Nacional atacando, pero fallando, como ya es costumbre.

Segundo tiempo

Ante la falta de desborde y profundidad del equipo, Martín Ligüera metió dos variantes a la vuelta del vestuario. Felipe Carballo ingresó por Joaquín Trasante, mientras que el juvenil Franco Fagúndez lo hizo por Matías Zunino.

También retocó su formación Ronald Marcenaro, pues rearmó la línea de cuatro al colocar a Facundo Vega como lateral derecho en sustitución de Ignacio Avilés. Cerrito quedó parado 4-4-1.

Nacional vs. Cerrito
Diego Rodríguez anticipa a Maximiliano Silvera. Foto: Estefanía Leal

Las variantes iniciales no le dieron resultado al técnico tricolor, porque Nacional seguía sin generar, así que el técnico siguió buscando meter a su equipo arriba. Puso a Ocampo, D'Alessandro y Juan Manuel Gutiérrez (otro que debutó) y dejó tres en el fondo: Méndez, Laborda y Polenta. Pero no había forma.

El 0-0 parecía inexorable, porque el duelo entre los dos goleadores del Campeonato Uruguayo (Maximiliano Silvera con 19 y Gonzalo Bergessio con 14) nunca se armó, ya que ninguno de los dos tuvo siquiera una posibilidad clara de anotar.

Cuando ya desde las tribunas bajaban algunos silbidos para un equipo tricolor que desde el minuto 33 había jugado con un futbolista más y no lo había sabido aprovechar, llegó el gol del desahogo.

Felipe Carballo peleó una pelota que Cerrito no terminaba de sacar del área, logró puntearla para Leandro Fernández y el argentino sacó un zurdazo potente y contra el palo para marcar, en el minuto 92, el tanto de la victoria.

Merecida por Nacional porque siempre buscó. Merecida la derrota para un Cerrito que jugó a no jugar, porque su prioridad fue hacer tiempo más que atacar, por más que nada puede reprochársele porque estaba con uno menos y estaba haciendo su negocio.

Leandro Fernández le dio otra vida al tricolor en el Clausura, que ya mira de otra manera el duelo del lunes entre Peñarol y Cerro Largo. Un empate o un triunfo arachán le daría una gran mano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados